Estas son las opciones militares de EEUU si Rusia ataca Ucrania

El envío del portaaviones USS Truman al Báltico, el uso de cazas y misiles de crucero y el despliegue de infantería, piezas claves para el Pentágono

Un avión F/A-18 en el portaaviones USS Harry S. Truman
Un avión F/A-18 en el portaaviones USS Harry S. Truman FOTO: ALKIS KONSTANTINIDIS REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha descartado el envío de tropas a Ucrania ya que las tensiones con Rusia han disminuido en las últimas horas, sobre todo después de la reunión virtual que mantuvo con el presidente ruso, Vladimir Putin. Sin embargo, el Gobierno de Ucrania ha pedido una y otra vez a la OTAN y a Estados Unidos que aumenten su presencia militar en la región para evitar cualquier tentación rusa de invadir el este de Ucrania. Kiev ha reclamado a Washington una serie de medidas para apoyar a sus Fuerzas Armadas, que consistirían básicamente en apoyo para la defensa aérea y naval y también para la guerra electrónica con el fin de detener un hipotético ataque ruso. Ucrania también pretende hacerse con el control de los helicópteros Mi-17 soviéticos propiedad estadounidense estacionados en Ucrania para su mantenimiento tras estar en servicio en la guerra de Afganistán, según publica la revista Foreign Affairs

Rusia, por su parte, asegura que no invadirá al país vecino, pero ha dejado claro que no puede permitir que la Alianza Atlántica y EEUU avancen hacia países de la antigua órbita soviética. La Casa Blanca ha insistido en que Moscú se verá sometido a las sanciones económicas más duras jamás impuestas contra un país. Al mismo tiempo, ha reconocido que “es probable” que Estados Unidos “tenga que reforzar su presencia en los países de la OTAN para tranquilizar especialmente al frente oriental” y que Washington podría suministrar capacidades defensivas a los ucranianos”.

Lo cierto es que Estados Unidos tiene a su disposición una serie de opciones militares para disuadir a Rusia de agredir militarmente territorio ucraniano. El experto Kyle Mizokami explica en Popular Mechanics algunas de las operaciones que el Pentágono podría ordenar

Aumento de la vigilancia

Ni la OTAN ni Estados Unidos saben exactamente cuáles son las intenciones de Putin y cuál es la función de las casi 100.000 tropas rusas destacadas cerca de la frontera con Ucrania. Para tener más detalles, el Ejército norteamericano podría desplegar su avión espía RC-12 Guardrail, estacionado en los países bálticos donde este aparato es utilizado para vigilar las comunicaciones rusas alrededor de Kaliningrado, la provincia rusa situada entre Polonia y Lituania.

Otra pieza fundamental para EEUU sería el uso de la Fuerza Aérea para misiones de vigilancia con los drones RQ-4 Global Hawk. Este tipo de operaciones, dice Kyle Mizokami, se llevan a cabo desde las bases estadounidense en Italia, concretamente en Sicilia, entrenadas para misiones de vigilancia en el Mar Negro.

El Beechcraft RC-12 es un avión espía de EEUU
El Beechcraft RC-12 es un avión espía de EEUU FOTO: Wikipedia Wikipedia

Despliegue de infantería

Las fuerzas de operaciones especiales podrían participar sobre el terreno en Ucrania. Para ello, EEUU podría activar la flota del Comando de Transporte Marítimo Militar, la encargada de trasladar tanques, vehículos de combate de infantería y otro tipo de maquinaria pesada a través del Atlántico. Esto “enviaría una fuerte señal de que el Pentágono está preparado para enviar fuerzas terrestres a Europa”, sostiene el experto, quien también apunta otras ideas, como la activación de las unidades de combate de la Guardia Nacional, el equipo de combate de la Brigada Blindada 30 de Mississippi y la División de Infantería de la Guardia Nacional del Ejército de Texas 36. Todo ellos “enviaría una señal de que Estados Unidos se está preparando para una crisis prolongada, incluso alterando la vida de los reservistas”.

La 82.ª División Aerotransportada, una división de infantería paracaidista del Ejército de Estados Unidos
La 82.ª División Aerotransportada, una división de infantería paracaidista del Ejército de Estados Unidos FOTO: HUBERT DELANY / US ARMY HANDOUT EFE

Marina de guerra: el USS Truman y Submarinos Ohio

La Marina estadounidense es otro activo que puede participar en las operaciones de disuasión. Actualmente, según Popular Mechanics, solo hay un portaaviones operando entre la costa este y el mar de Filipinas. Se trata del grupo de combate USS Harry S. Truman, que podría desplazarse hacia el Mar Báltico, lo que permitiría a sus cazas y misiles de crucero Tomahawk amenazar a las fuerzas rusas que se concentran contra el norte de Ucrania. Otra herramienta a disposición de la Armada norteamericana sería la aparición en puertos europeos de submarinos de misiles guiados clase Ohio, armados con hasta 154 misiles de crucero Tomahawk.

El portaaviones USS Harry S. Truman podría dirigirse al Mar del Báltico
El portaaviones USS Harry S. Truman podría dirigirse al Mar del Báltico FOTO: La Razón (Custom Credit) U.S. Navy

Fuerza Aérea: F-35

Los cazas y los misiles de crucero de largo alcance serían la fuerza determinante de Estados Unidos ante una posible invasión rusa. Los F-22 Raptors, F-35 y los F-15E podrían cruzar el Atlántico y aterrizar en bases en países de la OTAN como Polonia y Rumania, que comparten frontera con Ucrania. Mizokami también apunta que el Comando Estratégico de EEUU podría desplegar bombarderos, cargados con misiles de crucero, a bases militares del Reino Unido. Otra opción es el envío de bombarderos B-1B Lancer debido a su capacidad para transportar hasta 24 misiles de separación conjuntos aire-superficie a la vez. “Una fuerza de solo diez B-1B, armados con misiles de crucero JASSM, pueden atacar hasta 240 objetivos separados, devastando la capacidad del ejército ruso para sostener una fuerza de invasión”, apunta el experto.

Un F-35B Lightning II de EEUU
Un F-35B Lightning II de EEUU FOTO: US NAVY REUTERS