China relanza su caza más avanzado, el J-20, con un nuevo motor y rediseño del fuselaje

El avión de combate comenzará a instalar este año un motor de alto rendimiento desarrollado en China

Un caza chino J-20
Un caza chino J-20 FOTO: La Razón La Razón

China sigue dando pequeños pasos para completar la transformación de su fuerza aérea en una capaz de realizar operaciones ofensivas y defensivas. El último avance es el anuncio de que los nuevos motores de su avión de combate más avanzado, el J-20, comenzarán a actualizarse a lo largo de este año. Según el medio South China Morning Post, se trataría de un intento de acercarse al rendimiento del caza estadounidense F-22 Raptor. Hasta ahora, el gigante asiático ha tenido problemas para diseñar motores de aviones de alto rendimiento.

Desde su entrada en servicio en el año 2017, el J-20 ha usado un motor provisional ruso AL-31, que posteriormente sustituyó por el motor chino WS-10C, también provisional. Este hecho le ha impedido alcanzar su potencial pleno en diversas misiones. A partir de ahora, el exigente caza chino, también conocido como Poderoso Dragón, utilizará motores de alto rendimiento desarrollados íntegramente en China que acentuarán sus principales logros, como son la maniobrabilidad y el sigilo.

Las pruebas realizadas hasta ahora con el nuevo motor demuestran que el J-20 puede operar en entornos extremos, a gran altitud y bajo temperaturas muy frías y con alta humedad. Así lo explicó Gong Feng, el subjefe de diseño del J-20, quien hace unos días compartió algunas ideas sobre el cambio de motor de producción china, informa The Global Times.

Los motores que ha estado usando el JH-20 hasta ahora no estaban personalizados para el avión por lo que el aparato no pudo obtener el mejor rendimiento. La renovación de este poderoso caza chino no se limita al motor sino que también se ha rediseñado el fuselaje, la estructura, las tuberías, los circuitos eléctricos y los subsistemas, según anunció Gong.

Los ingenieros chinos realizaron pruebas de fiabilidad con éxito para demostrar que los nuevos motores del J-20 pueden volar en regiones a gran altitud, bajo un clima muy frío y con mucha humedad. “Puedo decir con orgullo a todos que el J-20 con los motores chinos lo tiene todo, tanto por dentro como por fuera”, proclamó Gong.

La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China exhibió el J-20 con el nuevo motor chino en la feria Airshow China 2021. El éxito de este desarrollo ha impulsado a las autoridades a acelerar la producción del avión.

Comparativa de tamaña de los cazas J-20, F-22 y T-50 PAK FA
Comparativa de tamaña de los cazas J-20, F-22 y T-50 PAK FA FOTO: CSIS CSIS

El Chengdu J-20, un avión monoplaza, realizó su primer vuelo en 2011 y se convirtió en el primer caza furtivo del Ejército chino. Su puesta de largo sorprendió a propios y extraños al presentar un caza de quinta generación que hasta entonces solo había logrado desarrollar con éxito Estados Unidos. Entre sus características destacan su capacidad para alcanzar una velocidad de crucero supersónica.

Algo más ligero que el F-22 Raptor estadounidense y con 20,5 metros de largo, el J-20 está propulsado por dos motores turbofan de poscombustión. Posee compartimentos ocultos para misiles aire-aire más pequeños y también para misiles aire-aire, antibuque y aire-tierra más grandes. Está capacitado para ejecutar acciones escoltar a bombarderos estratégicos y efectuar ataques electrónicos, ya que tiene potencial para disparar misiles antisatélite y dispone además de un sistema de detección electro-óptico pasivo que proporciona una cobertura esférica de 360° alrededor de la aeronave. El elevado coste unitario del avión, la falta de una clara misión aire-aire debido a los largos retrasos en los programas de cazas de quinta generación de Rusia, India y China, la prohibición estadounidense de exportar el Raptor a otros países, y el desarrollo del más económico y versátil F-35 Lightning II dieron lugar a los llamamientos de finalizar la producción del F-22.

En 2014, la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China describió al J-20 como “más avanzado que cualquier otro caza actualmente desplegado por los países de Asia Pacífico”. El J-20, como otros cazas de quinta generación, están diseñados para vincularse con las redes de defensa nacional, lo que les permite tener acceso a información en tiempo real proporcionada por satélites y vehículos aéreos no tripulados. El J-20, al igual que el F-35, no son tanco aeronaves independientes sino aparatos que forman parte de una “familia de sistemas”.