“Abraza a tus hijos todos los días”: el mensaje del padre del único niño que sobrevivió a la matanza de Texas

La pequeña Amerie murió en el tiroteo de la escuela cuando intentaba llamar desde su móvil al servicio de emergencias

Guadalupe Lieja habla con la NBC sobre su hijo, único superviviente de la clase donde murieron 19 niños
Guadalupe Lieja habla con la NBC sobre su hijo, único superviviente de la clase donde murieron 19 niños FOTO: Captura de vídeo Captura de vídeo

El hijo de Guadalupe Liega ha vuelto a nacer. Esta es la sensación que tiene después de que su pequeño de ocho años lograra salir con vida en el tiroteo de la escuela de primaria Robb de Uvalde, en Texas, donde hasta 19 compañeros del menor y dos profesoras murieron a sangre fría por los disparos de Salvador Ramos en la segunda matanza escolar más grave de la historia reciente de Estados Unidos.

En declaraciones a la NBC relató los difíciles momentos que está pasando la población de esta localidad de 16.000 habitantes, donde vive una amplia comunidad de estadounidenses con orígenes latinos. “Conozco a la mayoría de las familias, el lunes había visto a uno de los niños. Mi hijo juega béisbol, así que solían jugar uno contra el otro, y lo acababa de ver jugar”, contó Lieja.

El tirador entró en un aula del colegio y encerró a los niños y dos profesoras. Antes de ir matando uno a uno les advirtió de que todos iban a morir. Por alguna razón que aún no ha trascendido, el hijo de Guadalupe Liega logró salvar la vida. Cuando entraron en la clase los agentes de la Patrulla Fronteriza descubrieron a decenas de cuerpos tirados en el suelo.

La experiencia de Guadalupe le ha dejado una enseñanza que probablemente nunca olvidará: “Abraza a tus hijos todos los días, todas las mañanas cuando vayan a la escuela o después del colegio. Hazlo cuando puedas porque tú tienes esa oportunidad”.

Peor suerte corrió Amerie Jo Garza, de 10 años. Ella fue la niña que murió de un disparo cuando intentaba llamar al teléfono de emergencias en el momento que el tirador había irrumpido en la clase de la escuela. Así lo ha revelado su abuela Berlinda Arreola en declaraciones a The Daily Beast. “Murió como una heroína tratando de salvar su vida y la de sus compañeros”. La abuela contó que el tirador, Salvador Ramos, en lugar de quitarle el teléfono la disparó cuando estaba al lado de su mejor amiga cubierta de sangre.

“Mi pequeño amor ahora vuela alto con los ángeles”, escribió en Facebook el padre de la niña, Ángel Garza. En declaraciones a The New York Times el padre explicó que su hija estaba “llena de vida, era bromista y siempre estaba sonriendo”. “Era muy sociable”, dijo el progenitor, quien lanzó este mensaje: “No des nada por sentado ni un segundo. Dile a tus hijos que les quieres”.