Internacional

Las cicatrices de la guerra de Ucrania: “Papá, ¿has oído eso? Estoy muy asustado”

El analista Maksym Yali narra para LA RAZÓN el desgarro de su familia en una guerra que es existencial para Europa

lena Holovko se sienta junto a las ruinas de su casa tras el impacto de un misil en Druzhkivka
lena Holovko se sienta junto a las ruinas de su casa tras el impacto de un misil en Druzhkivka FOTO: Bernat Armangue AP

Quiero compartir mis impresiones y sentimientos personales después de superar los 100 días de invasión rusa en Ucrania no sólo como un analista político, sino como una persona, cuya familia sufre esta guerra sangrienta y horrible que seguirá golpeándonos después de que termine. Al igual que millones de ucranianos, que ya se han dado cuenta y han sentido todas sus horribles consecuencias no desde las noticias de la televisión de un país lejano, sino en su propia piel. Quiero compartir recuerdos que nunca olvidaré, que ya han dejado profundas cicatrices y heridas en mi corazón y mi alma, que siguen sangrando. Y las conclusiones a las que llegué sobre la naturaleza de esta Guerra. Hay un proverbio muy conocido: «El tiempo cura todas las penas». Durante estos cien días me he dado cuenta de que no es así. Ahora comprendo mucho mejor a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, que venían a mi escuela el Día de la Victoria cuando yo tenía 8 o 9 años.

Podía verse la tristeza en sus ojos y en su voz al narrar esas historias sobre la guerra. Por supuesto, no podían contar a los niños todos los detalles de los horrores que habían visto y presenciado. Aunque han pasado más de 30 años, todavía recuerdo cómo me impactó escuchar sus historias. Ahora puedo contar muchas de ellas yo mismo.

En la Unión Soviética, al igual que en Rusia hoy en día, había un culto a la Gran Guerra Patria. Que no comenzó el 1 de septiembre de 1939, cuando la Alemania nazi atacó Polonia, sino el 22 de junio de 1941. Cuando a las 4 de la mañana, debido a la propaganda oficial soviética, la Alemania nazi atacó la Ucrania soviética y Bielorrusia sin declarar la guerra. La ironía de la vida es, que casi 81 años después, en la madrugada del 24 de febrero la sociedad ucraniana se sorprendió al despertarse con las explosiones de cohetes y misiles, esta vez, de los rusos. Igual que nuestros abuelos en 1941. Aquella vez las tropas nazis no tenían misiles de largo alcance tan potentes, así que bombardeaban Kyiv desde aviones. Otra ironía de la vida es que los misiles vinieron de Bielorrusia, que junto con Ucrania fue la que más sufrió durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, al igual que en aquellos tiempos, la guerra en Europa fue iniciada por dos dictadores. El primero - Putin, al igual que su predecesor Hitler, guiado por su resentimiento, considera el colapso de la URSS tras la derrota en la Guerra Fría como la “mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”. Y declaró oficialmente muchas veces que los ganadores de la misma, Occidente, liderado por Estados Unidos, humillaron y engañaron a Rusia en la década de 1990, prometiendo no ampliar la OTAN, incluyendo los estados de Europa del Este, que estaban bajo su control después de la Segunda Guerra Mundial, o incluso eran parte del imperio ruso hasta que se derrumbó durante la Primera Guerra Mundial después de la Revolución de Octubre en 1917.

Otra alegoría histórica es que, tratando de justificar su invasión a Ucrania, Putin repetía constantemente que Ucrania es un “estado artificial”, cuya mayor parte del territorio le fue regalado en 1922 por Lenin, el arquitecto de la URSS y el destructor del Imperio Ruso. Ahora, 100 después de la aparición de la URSS, Putin quiere restaurarla, devolviendo los “territorios históricos rusos” regalados a Ucrania por Lenin. Pero sin que Ucrania recupere el estatus de imperio, tal y como escribió el ex asesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos durante la Guerra Fría y una de las mentes más brillantes en el análisis político, Zbigniew Brzezinski, en su famoso libro “The Grand Chessboard” en 1997, es imposible.

Pero Putin no ve ninguna contradicción histórica. El segundo dictador - el autoproclamado presidente de Bielorrusia Lukashenko, que reprimió sangrientamente la protesta de su pueblo en 2020 con la ayuda de la policía rusa después de haber falseado los resultados de las elecciones presidenciales. Habiéndose convertido en totalmente dependiente de Putin después de las sanciones occidentales impuestas después de eso, dio el territorio de Bielorrusia para la invasión en Ucrania. Ambos, al igual que Hitler y Mussolini en 1941, estaban seguros en la estrategia de “blitzkrieg”. De nuevo, ambos se equivocaron.

Al igual que la mayoría de los líderes mundiales, incluido el presidente de EE.UU. Joe Biden, engañados por sus servicios de inteligencia. Al igual que la mayoría de los ucranianos, incluyéndome a mí, que no podía creer que una guerra tan sangrienta a gran escala pudiera comenzar en el centro de Europa en el siglo XXI. Especialmente con la participación de Bielorrusia, cuyo líder nos aseguró cientos de veces que nunca dejaría que las tropas rusas nos atacaran desde su territorio, persuadiéndonos de que somos “pueblos hermanos”. Al igual que Putin hizo antes e incluso después de 2014.

Nunca olvidaré cómo me despertó a eso de las 6 de la mañana la llamada de mi amigo, que me preguntaba qué podían significar esas enormes explosiones. Él vive en una mansión a pocos kilómetros de Kyiv. «¡Maksym! ¿Qué significa esto? ¿Ha empezado la guerra? ¡Mis ventanas están rebotando!».

No podía entender de qué estaba hablando, ya que esa noche estaba durmiendo como un bebé. Yo había tratado de convencerme de que Putin que había dado la orden de reconocer las repúblicas populares de Donetsk y Luganks se limitaría a ocupar estas zonas, que terminará con la ocupación oficial de esos territorios por las tropas rusas. Parte de las cuales, sobre todo los oficiales y generales, estaban allí desde 2014.

El 22 de febrero otro amigo me aviso de que me llevara a mi madre de Mariupol, porque era la ciudad más grande de Donbás y el peligro de invasión era mucho más elevado que en Kyiv. y el resto de Ucrania. Aún así, pensé que nuestras posiciones en el Donbás estaban muy bien fortificadas tras los últimos ocho años, así que estaba seguro de que en cualquier caso quedaba algo de tiempo para la evacuación. Después de que mi madre se negara a venir conmigo durante una semana a Kyiv, le pedí que lo pensara y se preparara. Y se fue a la cama. Sabía lo testaruda que era.

Yo, al igual que la mayoría de los expertos políticos, no podía creer en una invasión a gran escala, porque sabíamos que iba a fracasar. Todos estábamos seguros de que Putin era racional. Todos nos equivocamos. Por qué, es otra pregunta. Ahora tengo algunas respuestas.

No olvidaré la llamada de mi hijo de 9 años, que vio por primera vez en su vida explosiones de misiles y proyectiles: «Padre, ¿estás en un refugio? ¿Has oído eso? Estoy muy asustado». No olvidaré cómo le ayudé a él y a su madre a evacuar a Eslovaquia y a instalarse allí en los primeros días de la guerra. No olvidaré el primer impacto de misiles en un bloque de pisos en la capital, los primeros civiles muertos, que estaban durmiendo en sus camas... Las explosiones se acercaban cada vez más a mi casa. Las constantes sirenas antiaéreas a las que la mayoría nos acostumbramos y a las que ahora ni siquiera reaccionamos.

Las explosiones se acercaban cada vez más a mi casa. Las constantes sirenas antiaéreas a las que la mayoría nos acostumbramos y a las que ahora ni siquiera reaccionamos. Nunca olvidaré cómo intentaba tranquilizar a mi madre y a mi hermana para que se marcharan de Mariupol. Aquella vez la situación en Kyiv era aún peor, por lo que ella incluso me decía que había sobrestimado el peligro. Y luego, cuando una semana después no podía localizarla por teléfono y Mariupol estaba sitiada... Y los bombardeos en Mariupol no cesaban...Cientos de niños y mujeres murieron en el Teatro Drama, después de que los cazas rusos lanzaran enormes bombas sobre él... Cada día, cada hora, cada minuto de noticias horribles de Mariupol, que era el único obstáculo en el camino de Rusia a Crimea.

Durante semanas no supe nada de ella. Si estaba viva o no. Nunca olvidaré la llamada de mi amigo a mediados de marzo. Cómo me contaba los horrores de sobrevivir en sótanos sin comida ni agua y con constantes bombardeos de la aviación rusa. Y cuando le pedí que comprobara si mi madre y mi hermana estaban vivas, me dijo: «¡Maksym! Lo siento. No puedo. Aunque estoy a menos de un kilómetro, no puedo hacerlo. Ese distrito ya no existe. Los rusos lo han destruido todo y ya están allí».

Nunca olvidaré cómo me sentí después de escucharlo... Por primera vez sentí desesperación. Nunca olvidaré cuando mi sobrina me llamó unos días después de aquello y me dijo que había conseguido, por suerte, escapar de Mariupol a Berdyansk con sus dos hijos pequeños y su marido bajo constantes bombardeos. Me alegré mucho de escuchar su voz después de dos semanas de ausencia de mi familia en Mariupol, que me parecieron dos años. Pero los bombardeos eran tan intensos que durante la última semana no pudo ver a mi madre y a mi hermana, que vivían separadas. Así que seguía sin saber si estaban vivas o no.

Nunca olvidaré cuando finalmente encontramos a una persona que vivía en un pueblo cercano y aceptó evacuarlas. Nunca olvidaré esas horas de espera antes de que me llamara para decirme si los había encontrado o no. Para entonces ya sabía que las casas contiguas a la de mi madre estaban completamente arruinadas, y que mi hermana había dejado su piso y estaba sentada en el sótano. Pero fue una semana antes, y desde entonces los bombardeos de Mariupol se intensificaron enormemente. Así que sólo podía rezar a Dios y esperar que sobrevivieran en ese infierno de la oreja.

Nunca olvidaré el alivio que sentí cuando el voluntario me llamó y me dijo que había encontrado a mi madre sana y salva, pero que no había encontrado a mi hermana. Y mi madre se negó a irse sin ella. Así que al día siguiente hubo otro intento. Esta vez, con éxito. Nunca olvidaré lo que sentí cuando por fin oí sus voces. Qué feliz me sentí. Todavía faltaban días para que finalmente salieran de la Berdyansk ocupada, pérdidas de conexión, luego más 20 puntos de control antes de salir de los territorios ocupados. Nunca olvidaré los relatos de mi hermana y mi sobrina sobre los horrores de vivir en la sitiada Mariupol, donde cada día de tu vida podía ser el último. Sin hablar de los problemas con el agua, la comida, la gente muerta, los cadáveres esparcidos por toda la ciudad .

Una cosa es leer sobre ello o ver las noticias. Otra muy distinta es superarlo por uno mismo. Las pesadillas que estas personas vieron les siguen incluso después de llegar a un lugar seguro. El problema también es que estas personas por su mentalidad no quieren pedir ayuda psicológica. Yo todavía no le he preguntado a mi madre por lo que ha pasado, sabiendo lo que hiere sus sentimientos. Pero a mi hermana y a mi sobrina, que estuvieron varias veces a punto de morir, sí.

Nunca olvidaré lo que sentí aquella vez y sigo sintiendo hacia los rusos, que vinieron a mi país a matar, violar a mujeres y niños, robar todo lo que pudieran encontrar y llevarse y destruir nuestras casas y nuestro país. El mundo entero vio lo que significa el “mundo ruso” cuando llega a tu casa en Bucha. Lo cruel que es. El mundo entero vio las ruinas de Mariupol, que era una ciudad hermosa y pacífica cerca del mar, antes de que los rusos llegaran allí.

Ahora me temo que el mundo no verá los crímenes que los rusos cometieron allí y la magnitud de los mismos. Más de 20 mil civiles fueron asesinados allí, quemados vivos, y muchas más mujeres violadas. Ahora las autoridades locales dicen que el número puede llegar a 40 mil y cada vez se encuentran más “tumbas de hermanos” en la ciudad. Cada día se encuentran cientos de muertos bajo las ruinas. Me temo que el mundo no sabrá cuántos niños, mujeres y ancianos murieron en el Teatro Dramático de Mariupol después de que los pilotos rusos lanzaran enormes bombas sobre él, sin importar que hubiera enormes letras de 3 metros de largo “C.H.I.L.D.R.E.N” hechas desde ambos lados.

Me temo que el mundo no sabrá cuántos civiles siguen muriendo bajo los proyectiles y bombas rusas hoy en día en Severodonetsk, que es la única ciudad bajo control parcial de las fuerzas armadas ucranianas en la región de Luhansk. Porque después de que el mundo conociera la masacre de Bucha e impusiera estrictas sanciones a Rusia, están eliminando a fondo las pruebas de sus crímenes en las ciudades que ocupan. Pero sobre todo me temo que el mundo y Europa se están cansando de esta guerra, viendo los horrores que trae a los ucranianos cada día.

El mundo y Europa temen más la inflación y la crisis alimentaria que Putin está provocando al no permitir la importación de grano ucraniano, bloqueando su único gran puerto que queda bajo control en Odessa. Me temo que los líderes europeos y mundiales están dispuestos a llegar a “compromisos” con Putin a costa de nuestros territorios. Me temo que están dispuestos a olvidar y perdonar los horrores de Bucha, Mariupol y muchos otros lugares de Ucrania, donde millones de personas perdieron sus casas, decenas de miles de niños perdieron a sus padres y fueron deportados a los rincones más deprimentes de Rusia. Más de 1,5 millones hasta ahora, según las estadísticas oficiales.

Me temo que el mundo aún no ha entendido que Putin no quiere simplemente poner a Ucrania bajo su control y frenar nuestra voluntad de resistirse a él, para hacernos sus esclavos, como lo son los rusos. Me temo que la gente de Europa aún no se ha dado cuenta de que Putin también quiere arruinar la UE, porque hacer un trato en sus condiciones con gobiernos separados es mucho más fácil que con una comunidad europea unida, rica y fuerte.

Por lo tanto, no se detendrá y repetirá la crisis migratoria a Alemania, Francia, Italia, España y otros países después de la crisis alimentaria se desarrolla. Incluso si el Occidente de nuevo, al igual que lo hicieron en 2014 después de la anexión de Crimea y el comienzo de la guerra en Donbass cerrarán los ojos, prefiriendo volver a la política de “negocios como de costumbre”, la compra de petróleo y gas barato. Lo mismo que después de haber provocado la crisis migratoria a la UE desde Siria, habiendo borrado Alepo en 2015 . En lugar de imponer sanciones estrictas, los líderes occidentales, encabezados por el presidente estadounidense Obama, le hicieron volver a la mesa de negociaciones.

Alemania empezó a construir el “North Stream -1″, y luego el “NS-2″, permitiendo a Putin deshacerse del mayor obstáculo para la invasión de Ucrania: su sistema de transporte de gas, a través del cual el gas ruso llegaba a Europa. Me temo que Europa y Occidente aún no se han dado cuenta de que Putin no está haciendo la guerra contra Ucrania, tratando de restaurar la URSS o el Imperio Ruso. Que está haciendo la guerra contra el mundo libre y el orden mundial donde la libertad, la democracia, los derechos humanos, la dignidad no son palabras vanas, como en Rusia. Sino una espina dorsal que quiere romper.

Y si Occidente no ayuda a los ucranianos a romper la columna vertebral de su ejército con las tan necesarias armas pesadas MLRS, por miedo a su chantaje nuclear, a la crisis alimentaria, a la inflación, a los altos precios del gas, a la crisis migratoria, etc., prefiriendo dejarle “salvar la cara” a costa de nuestros territorios y de cientos de miles de muertos, heridos, huérfanos, millones de deportados, etc., después de alcanzar sus objetivos en Ucrania, Putin no se detendrá. Irá más allá. Al igual que Hitler hizo en 1938 después de la “colusión de Munich” con Francia y Gran Bretaña sobre los Sudetes.

Porque es una guerra existencial no sólo para Ucrania, sino para el mundo libre en su conjunto. Los medios y las herramientas pueden ser diferentes. Pero no el objetivo final.