MENÚ
miércoles 16 enero 2019
17:07
Actualizado

Los radares de tramo de la A5, preparados para multar

El Ayuntamiento prevé que entren en funcionamiento a finales de enero o principios de febrero

  • El radar de tramo en sentido salida que ha sido instalado en sentido salida de la A-5
    El radar de tramo en sentido salida que ha sido instalado en sentido salida de la A-5

Tiempo de lectura 2 min.

14 de enero de 2019. 07:41h

Comentada
R. Ruiz .  14/1/2019

La polémica conversión de una autovía como la A-5 en vía urbana avanza. El Ayuntamiento ya ha instalado un radar de tramo en sentido salida entre los puntos kilométricos 4.000 y 5.750 que están preparados para multar, aunque no han entrado aún en funcionamiento.

El primer punto de entrada está instalado a los pocos metros del radar fijo instalado en el pórtico a la salida del túnel de la M-30, que durante mucho tiempo fue uno de los más recaudadores de España. El punto de salida se encuentra poco antes de la salida a la carretera de Boadilla. Cuando se ponga en funcionamiento, la velocidad máxima a la que se podrá circular será 50 km/h, aunque, en un primer momento, y hasta que se ejecute la transformación total del tramo en vía urbana, el límite establecido será de 70 km/h, una velocidad de por sí difícil de cumplir por los conductores en una vía con tres carriles por sentido de circulación en algunos tramos.

La previsión del Consistorio madrileño es que su entrada en funcionamiento sea a finales del mes de enero o principios de febrero.

Desde que el Ayuntamiento instaló en noviembre los primeros semáforos para apaciguar el tráfico dentro del plan que tiene previsto de transformar 11 kilómetros de autovía en una calle, no ha cesado la indignación entre los municipios del sur con gobiernos de todo signo político, que encuentran en la autovía la el único acceso única vía natural para acceder al centro de la capital (Alcorcón, Móstoles, Arroyomolinos y Navalcarnero). Y es que se calcula que los afectados serán cerca de un millón de conductores en una vía que atraviesan diariamente 120.000 conductores.

Mientras, queda pendiente de realizar el Bus Vao, que plataformas ciudadanas como Operación Campamento sí vienen reclamando para facilita rel trasvase del vehículo privado al público. «No entendemos cómo en esta vía no se ha puesto en marcha ya cuando en hora punta es la vía que más volumen de vehículos concentra», explica un portavoz, Antonio Rey.

Alcaldes y concejales del PP de municipios afectados recurrieron al Defensor del Pueblo para denunciar la iniciativa del Gobierno de Ahora Madrid, pero la respuesta de la institución no ha sido positiva.

¿Cómo funciona?

El radar de tramo no controla la velocidad en puntos concretos, sino en varios kilómetros de carretera. Las cámaras graban las matrículas y calculan la velocidad media de los coches que circulan. El primero que se puso en marcha en España fue el de la A-6 entre Madrid y Segovia.

Últimas noticias