Coronavirus: así traslada el Summa 112 a los infectados al Hospital Carlos III

Al lugar se desplaza una UVI Móvil totalmente plastificada y un vehículo de apoyo con material de protección

Thumbnail

El Summa 112, el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid, cuenta con un procedimiento de actuación perfectamente implantado ante casos tanto de sospecha como confirmados de enfermedades altamente infectocontagiosas. Es el caso de los últimos pacientes que se ha confirmado que padecen coronavirus.

Así, el proceso es el siguiente: a criterio de Salud Pública, una vez que se confirma que se trata de un caso positivo (como ocurrió con el primer paciente en Madrid), se activa al equipo especializado de traslados con riesgos biológicos (formado por médicos, profesionales de enfermería y técnicos de Emergencias). Irán provistos con un Equipo de alta Protección Individual (EPI): monos, mascarilla de alta protección (FFP3) y protección ocular.

Estos equipos están en permanente revisión para asegurar que su estado es óptimo. Siempre están a disposición de los profesionales, previa solicitud, cuando las circunstancias clínicas lo aconsejan.

Para estos traslados se dispone de vehículos tipo UVI Móvil que se plastifican por completo. Hasta el lugar donde se encuentra el paciente se desplaza esta UVI móvil y un vehículo de apoyo logístico con material de protección extra. El paciente siempre es trasladado en el interior de una cápsula especialmente fabricada para este tipo de traslados y que cuenta con un sistema de ventilación y filtros que introducen aire al interior de la cápsula donde va el paciente y devuelven el aire al exterior completamente filtrado y libre del agente infeccioso.

Tras realizar el traslado, el vehículo es retirado y se procede a una desinfección de alto nivel tanto ambiental como de los elementos que han estado en contacto durante el traslado. Esto se hace siempre siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Ministerio de Sanidad.

El personal se retira el traje por parejas, siempre bajo observación de un tercero, y en los diferentes procesos se va rociando de desinfectante a la persona y se van depositando el traje y los equipos en un contenedor especial para residuos biosanitarios. Hay que destacar que el procedimiento es altamente garantista, pues se utiliza siempre una alta protección sumado al uso de una cápsula de transporte del paciente.

El personal que forma parte del equipo de traslados de riesgos biológicos no solo cuenta con la formación teórico-práctica especializada para afrontar este tipo de traslados, sino que realizan un entrenamiento periódico en el que se incluyen los ejercicios de colocación y retirada de trajes de protección, uso del equipamiento y simulación de traslado.

Recientemente realizaron junto a la Unidad de Aislamiento del Hospital Carlos III un simulacro de traslado por parte del Summa 112 con el fin de verificar la idoneidad de los protocolos.