Las medidas anti-Covid que impondrá hoy Madrid: cierre nocturno, por zonas de salud y al margen de Illa

Finalmente no habrá un toque de queda: se limitarán las actividades pero no la movilidad, porque esto necesitaría un marco jurídico que el Gobierno de Sánchez no ha diseñado en estos meses

La Comunidad de Madrid aprobará hoy la orden sanitaria que se aplicará para contener la propagación del virus una vez decaiga este mismo viernes el estado de alarma decretado hace dos semanas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez en nueve municipios de la región.

Fuentes del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso aseguran a LA RAZÓN que esta nueva orden de la Consejería de Sanidad estará basada en las ya aprobadas por la administración autonómica en esta segunda oleada del virus. De hecho, se tratará de una «reposición» de esa misma orden, aclaran en Sanidad, con unos ligeros retoques. Establecerá limitaciones de movilidad en aquellas zonas básicas de salud que presenten una mayor incidencia de contagios. A última hora de la noche de ayer se estaba aún perfilando el umbral de incidencia acumulada que se fijará para «confinar» estas zonas sanitarias. Hay que recordar que el Gobierno de Ayuso estableció ese límite en un primer momento en los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, para posteriormente –casi en el descuento de la aplicación del estado de alarma por parte de Moncloa– bajarlo a 750 casos de incidencia acumulada.

Al margen de ello, el Gobierno madrileño también establecerá un límite nocturno de actividades. Desde el entorno de Ayuso aclaran que no se impondrán límites nocturnos a la movilidad. Se descarta así, al menos de momento, la implantación de un toque de queda. Tras ser analizada jurídicamente esta posibilidad, la Comunidad de Madrid ha llegado a la conclusión de que este toque de queda, aplicado como una prohibición para moverse libremente en un horario determinado, supondría una limitación de un derecho fundamental, extremo que sólo podría estar amparado en estado de excepción. De esta manera, lo que se establecerá en la orden sanitaria es un parón nocturno de actividades económicas, en un horario comprendido entre las doce de la medianoche y las seis de la mañana. Con ello se busca limitar al máximo el riesgo de concentraciones que puedan derivar en botellones o fiestas privadas. En paralelo, se intensificarán los controles con el fin de garantizar que se cumplen las limitaciones impuestas a todo tipo de reuniones, tanto en el ámbito público como el privado. El espíritu de la orden sanitaria será el de actuar con contundencia en las zonas de salud con una mayor transmisión del virus sin establecer un parón económico.

Será, en todo caso, una orden que no necesariamente tenga en cuenta las recomendaciones que el Ministerio de Sanidad estableció en el documento que se debatió ayer en el Consejo Interterritorial. «El último documento definitivo con las ultimas aportaciones técnicas no se ha remitido a la Consejería de Sanidad y por lo tanto no se ha podido estudiar», señalan ayer desde el departamento de salud madrileño. Y añadían: «No nos oponemos al documento de alertas pero tampoco lo apoyamos porque llega cuatro meses tarde, tendría que haber estado preparado cuando terminó el estado de alarma». Respecto al debate en torno al toque de queda –cuya implantación en el conjunto del país ha quedado aplazada–, el Gobierno de Ayuso sí solicitó al equipo del ministro Salvador Illa que «aclare si las limitaciones nocturnas serían de actividad o también a la movilidad» para tener clara la cobertura legal necesaria. El ministro, según fuentes regionales, aclaró «que de tomar esa medida sería la de movilidad y para eso sería necesaria una decisión jurídica».

Madrid especificará hoy qué zonas de salud tendrán limitada su movilidad. Según las recomendaciones del Ministerio, estas restricciones deberían aplicarse en aquellos puntos con una incidencia acumulada superior a los 250 casos en los últimos 14 días. Más allá de donde finalmente fije la Consejería de Sanidad el límite, las 32 zonas de salud con una incidencia acumulada por encima de los 500 casos por cada 100.000 habitantes son las que más papeletas tienen para tener restricciones a partir de este sábado. De esas 32 zonas, 17 pertenecen a la capital: Valdezarza (Moncloa-Aravaca); Virgen de Begoña (Fuencarral-El Pardo), El Espinillo y San Cristóbal (Villaverde), Entrevías, Numancia, Peña Prieta, Pozo del Tío Raimundo y Rafael Alberti (Puente de Vallecas), Guzmán el Bueno (Chamberí), Villaamil e Infanta Mercedes (Tetuán), Núñez Morgado (Chamartín), Vinateros-Torito (Moratalaz), Vicálvaro Artilleros (Vicálvaro), Puerta del Ángel (Latina) y Martín de Vargas (Arganzuela). Y otras 15 zonas a municipios de la región: San Blas (Parla); Arganda del Rey; Collado Villalba; San Lorenzo de El Escorial; Brújula y Las Fronteras (Torrejón de Ardoz); San Juan de la Cruz (Pozuelo); Cercedilla; Villarejo de Salvanés; Humanes; La Cabrera; Colmenar Viejo Norte; Morata de Tajuña; Guadarrama y Majadahonda.