Vox salva in extremis la ley de Ayuso contra el hachazo fiscal de Sánchez

Aunque cree que la norma de Autonomía Financiera es «inocua y fake», evita votar con la izquierda porque con ella «no vamos ni a heredar»

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, hoy no a acudido a la Asamblea por encontrarse indispuesta
La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, hoy no a acudido a la Asamblea por encontrarse indispuesta FOTO: Gustavo Valiente Europa Press

Cuando se pensaba que la Ley de Autonomía Financiera de Ayuso, el «escudo» con el que blindarse contra la subida de impuestos la armonización fiscal que pretende abordar el Gobierno de Pedro Sánchez iba a estrellarse en la Asamblea por las enmiendas a la totalidad de todos los grupos de la izquierda y de Vox, en el último momento los de Rocío Monasterio decidieron retirarla suya y facilitar su tramitación parlamentaria.

Vox dejó claro que la norma que ha impulsado Ayuso «es inocua y fake» y, además, «no sirve para lo que el Gobierno dice que sirve: ni blinda a la Comunidad de ningún ataque de Sánchez, ni reduce impuestos a los madrileños». Pero prefirió a última hora de la noche retirar su enmienda a la totalidad y dejar que la ley siguiera la tramitación antes que votar con los grupos de la izquierda porque «con la izquierda no vamos ni a heredar», dijo su portavoz económico, José Luis Ruiz Bartolomé. Ya durante el debate parlamentario dejó claro que «nos revienta votar de la mano de la izquierda» y entonces dio la pista de un posible cambio en el sentido de su votación que luego se materializó horas después.

Tras la votación, el consejero de Economía y Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, celebraba el cambio de rumbo in extremis que había tomado la ley. «La Comunidad de Madrid llevaba 18 años bajando impuestos y eso ahora está amenazado por el PSOE, que nos quiere imponer un hachazo fiscal, pero es una mala noticia para los socialistas y buena para los madrileños, su bolsillo y la economía en los momentos en los que estamos».

Durante el debate parlamentario, el portavoz económico del PP, Pedro Muñoz Abrines, puntualizó que la Comunidad de Madrid, con esta norma «no está haciendo una competencia desleal a otras comunidades autónomas. Nuestra política fiscal no perjudica al resto, sino que genera mayor recaudación media que la nacional. Aportamos el 70% al Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales (...) La uniformidad fiscal no hace mejor a un país», sentenció.

En el lado opuesto del discurso se situó Más Madrid, que calificó la norma como «un artefacto comunicativo sin recorrido jurídico ni constitucional en una estrategia de políticas económicas caducas», dijo su portavoz, Eduardo Gutiérrez. También fue muy crítico con las bajadas de impuestos del Gobierno de Díaz Ayuso, «que esconde rebajitas de centenares de euros para la mayoría y esconden bonificaciones para los milmillonarios».

En la misma línea se pronunció el portavoz socialista, Fernando Fernández Lara, que tachó la norma de «poco respetuosa con el espíritu constitucional. La autonomía financiera debe estar limitada por el principio de coordinación y solidaridad. Solo persigue un gran desnivel en la prestación de servicios entre unas comunidades y otras». Podemos criticó el «lenguaje belicista» de la ley con la que la que la Comunidad Madrid «se declara “indepe”. Su título ya es ofensivo», dijo su portavoz, Soledad Sánchez.

El libro, los número y el tebeo

Las palabras tienen poder y éstas puede que lleguen más al público si se apoyan en otras herramientas que no son solo las meramente verbales. Eso parecen habérselo aprendido los diputados de la Cámara. Alfonso Serrano (PP)exhibió 19 folios numerados para visibilizar las 19 veces que la Fiscalía ha archivado denuncias de la izquierda contra Ayuso. Juan Lobato (PSOE) llevó el tebeo en el que se convierte en personaje de cómic para llevar sus propuestas a los jóvenes. Otro de sus diputados recomendó un libro y las portavoces de Podemos fueron igual vestidas (traje chaqueta beige) al pleno de la Asamblea.