¿Cómo prepararse para salir del aislamiento?

Thumbnail

La pandemia ha alterado la vida de millones de españoles y el aislamiento puede generar una sensación de miedo e incertidumbre. Perder las rutinas, las costumbres y hasta el trabajo o una persona querida provoca un estado de ansiedad que puede llegar a necesitar atención psicológica.

“La sintomatología más frecuente son los ataques de pánico, el nerviosismo y la falta de sueño”, explica la psicóloga María Ros San Juan, de la plataforma de telemedicina Omnidoctor que atiende sus pacientes en sesiones de terapias online. Al estrés del presente a veces se añade otro factor: la preocupación por cómo será la vuelta a la vida “norma” después de este tiempo de “hibernación” que se presenta largo.

“El miedo y la ansiedad a menudo están relacionados con pensamiento negativo hacia al futuro. Pensar en el mañana, en cierto modo, nos ayuda a prepararnos para lo que pueda ocurrir pero al final generamos más ansiedad y duda. La clave es intentar permanecer en el presente y centrarnos en lo que ocurre a día de hoy. La incertidumbre es tan grande que es preferible manejar el presente y no hacer conjeturas del futuro que nos lleva al malestar”.

Gestionar el miedo

¿Cómo evitar entonces en caer en la trampa de preocuparnos por un futuro que no podemos manejar? La clave, según San Juan, es seguir una pautas. La primera: continuar con la rutina. "El aislamiento social ha generado una sensación de descontrol sobre nuestras vidas que es importante mantener la distinción entre las diferentes partes de la jornada y entre los días de semana y de fin de semana”. Es decir: la organización nos da mayor sensación de control.

El ejercicio físico también forma parte del autocuidado: nos permite liberar tensión y entrar en contacto con el cuerpo, además libera endorfinas que generan sensación de bienestar y ayuda a conciliar el sueño. “El miedo es una sensación, no hay que rechazarla. Sin embargo hay tener cuidado con los pensamiento catastrofistas. “Queremos controlar el mañana pero debemos centrarnos en el presente”.

Mantener los contactos sociales

Una red de apoyo proporciona una sensación de estar arropado y no estar solo. “Aunque estemos apáticos nos fortalecerá mantener las llamadas y si en algún momento vemos que no estamos siendo capaces, entonces hay que pedir ayuda”. Omidoctor ha lanzado una iniciativa solidaria para ayudar en la lucha contra el coronavirus y pondrá a disposición sus profesionales gratuitamente durante todo el tiempo que dure el estado de alarma. La plataforma ofrece consultas con profesionales de la salud por videoconferencia desde cualquier dispositivo. Además de la ayuda psicológica, en su plantilla ha también un equipo médico sanitario disponible para consulta de salud con el objetivo de descongestionar el sistema sanitario en un momento de fuerte estrés.