Los mejores MIR confirman el declive de la sanidad catalana y eligen Madrid para formarse

Sólo uno escoge Barcelona, frente a los seis del “Top Ten” que han optado por especializarse en hospitales madrileños, lo que consolida a la capital como un foco de atracción del nuevo talento sanitario

La Sanidad catalana está en crisis. No sólo por los rebrotes, que han destapado en medio de la parsimonia del Ministerio un cúmulo de errores en el control y el rastreo de de nuevos casos de coronavirus por parte de la Consejería de Salud de la Generalitat inexplicable después de más de cuatro meses seguidos de pandemia en España. La elección de destino en el que realizar la especialidad que acaban de realizar los mejores médicos que han aprobado el duro examen MIR certifica el mal momento por el que atraviesan la atención primaria y los hospitales de la comunidad que comanda Quim Torra.

Hace 20 años, Cataluña era un polo de atracción para los facultativos cuyo futuro apuntaba más alto. Las innovadoras fórmulas de gestión en el primer nivel asistencial constituían la envidia del resto de los servicios de salud del país y algunos servicios hospitalarios se habían convertido en verdaderos referentes. Unos polos de atracción de talento procedente de todas partes del país. Decenas de MIR de entre los 100 primeros escogían Cataluña para formarse, y entre el “Top Ten” no había ningún año menos de tres o cuatro que optaran por la Ciudad Condal como destino.

Hoy, la situación ya ha cambiado radicalmente. El pasado año sólo uno de los diez residentes con mejores notas en el examen eligió Cataluña para especializarse. Lo hizo el número cuatro, que escogió Neurología en el Hospital Santa Creu. Este año, la historia vuelve a repetirse. El escaso presupuesto que destina la Generalitat a su Sanidad -figura entre las comunidades que menos dinero dedica a este área-, la política lingüística que dificulta la convivencia de los profesionales que sólo hablan castellano en algunos hospitales y la tensión política que se vive en este territorio ha provocado que en la nueva convocatoria que se ha abierto hoy suceda otro tanto. De los diez médicos que sacaron la mejor puntuación en el examen, sólo uno se ha decantado por la Ciudad Condal. Ha sido el sexto, y ha elegido especializarse en cardiología también en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona. Los nueve restantes, como sucediera en la convocatoria de 2019, han preferido otros destinos.

¿Qué comunidad se ha beneficiado de la caída libre de Cataluña como polo de atracción del nuevo talento médico? Madrid, que consolida un ascenso paulatino año tras año. Se trata de un trasvase que, a juicio de los especialistas, certifica que los centros sanitarios de esta comunidad son hoy lo que eran los catalanes antaño. En la elección, seis de los diez mejores MIR de este año han preferido especializarse en Madrid como destino, frente a los cinco de 2019. El número 1 ha elegido Dermatología en el Gregorio Marañón; el 2, Neurocirugía en La Paz; el 3, Neurología en el Doce de Octubre; el 4, Dermatología en el Ramón y Cajal; el 7, Cardiología en el Hospital Universitario Puerta de Hierro; y el 10, Medicina Interna en el Doce de Octubre. Los restantes mejores residentes han optado por Dermatología en Alicante (el número 5); Cardiología en Son Espases, en Palma de Mallorca (el número 8); y Anestesiología y Reanimación en La Fe de Valencia (el número 9).

La elección de este año lleva mucho retraso y ha estado marcada por la polémica. De hecho, los MiR no se incorporarán a sus puestos hasta finales de septiembre cuando otros años lo hacían en mayo. El motivo es la pandemia y también la demora del Ministerio en la adopción de un sistema de elección, el telemático, que fue criticado por decenas de afectados y por todas las organizaciones médicas del país, por entender que no aportaba las garantías suficientes. Sanidad lo escogió alegando el riesgo de contagio de una elección presencial masiva en la sede del propio Ministerio o ante las subdelegaciones del Gobierno, como pedía la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y las restricciones a la libertad de movimientos con el estado de alarma. El recurso interpuesto por más de una treintena de residentes llevó al Supremo a dictar un auto obligando al departamento que dirige Salvador Illa a rectificar, y a instaurar también un sistema de elección presencial, que es el que se ha activado hoy. Desde hoy y hasta final de mes, la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio ha convocado a 600 MIR diarios por turnos para que puedan elegir, manteniendo, eso sí, las máximas medidas de seguridad.