Exponen las tres claves para acabar con el tabaquismo

Uno de cada tres españoles entre los 15 y los 64 años fuman diariamente, a pesar de que hay 15 tipos de cáncer vinculados con el consumo de tabaco

El tabaquismo es el factor de riesgo primordial para el cáncer de pulmón
El tabaquismo es el factor de riesgo primordial para el cáncer de pulmónJesús DigesEFE

El tabaquismo es una de las lacras que más pesa en la salud de los ciudadanos, hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud recuerda que actualmente afecta a seis millones de personas y que más de 600.000 muertes ocurren cada año entre personas no fumadoras expuestas al humo de tabaco. Consciente de ello, la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología ha publicado un manifiesto, coincidiendo con el Día Mundial sin Tabaco, donde presenta los Retos “ECO” −Educar, Concienciar y Orientar− en la lucha contra el tabaquismo. Unas recomendaciones que, según los expertos en Oncología, son “determinantes para reducir el hábito tabáquico en España”.

El consumo de tabaco es el principal causante de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo. En concreto, en nuestro país uno de cada tres españoles entre los 15 y los 64 años fuman diariamente, según la última Encuesta EDADES elaborada por el Ministerio de Sanidad. Pero no solo eso, ya que el tabaquismo también es el primer factor de riesgo para el cáncer de pulmón, el tumor más mortal en 2020. De hecho, el 90% de los nuevos casos se diagnostican en población fumadora, aunque también existen otros quince tipos de cáncer claramente vinculados con el consumo de tabaco; entre ellos, el cáncer de boca, laringe, tráquea, esófago, estómago, páncreas, hígado o recto. El pronóstico para los pacientes oncológicos que fuman es sensiblemente peor frente al de los no fumadores.

Conocedores de esta situación, los especialistas en Oncología de la Fundación ECO hacen un llamamiento para que se aborde una realidad que provoca más de 50.000 muertes al año en España. En esta línea, el doctor Vicente Guillem, presidente de la Fundación ECO, destaca que “la pandemia del tabaco debe combatirse a través del terceto educativo-sanitario-normativo”.

Tres retos clave

El primer Reto “ECO” recomienda educar a toda la población sobre los efectos negativos del consumo de tabaco, así como en los beneficios de dejar de fumar. Para ello, propone promocionar los programas de deshabituación tabáquica, y desarrollar programas o campañas de educación precoz en esta materia desde los colegios.

Desde el punto de vista clínico, es esencial concienciar a la sociedad acerca del tabaquismo como primera causa de enfermedad y muerte en el mundo. Pues el tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, entre ellos la nicotina y el alquitrán. De los cuales, al menos, 250 son nocivos y más de 50 causan cáncer. Por ello, la Fundación destaca la importancia de dejar de fumar y de hacerlo “cuanto antes”, ya que la población normalmente se conciencia de forma tardía.

Por su parte, desde que en enero de 2011 entrara en vigor en España la ley que prohibía fumar en espacios públicos se ha evidenciado un avance en la lucha contra el tabaquismo, pero aún queda trabajo por hacer pues el 24% de la población sigue siendo fumadora. En este sentido, el tercer Reto “ECO” sugiere orientar la legislación vigente en materia de tabaquismo en España hacia el incremento de los espacios sin humo y el encarecimiento del precio del tabaco.

Aumentar el coste del tabaco, a través de una subida exponencial de los impuestos a este producto, y reducir los espacios en los que se permita fumar −tanto interiores como exteriores−, podrían ser, a juicio de la Fundación ECO, dos grandes aliados tanto para reducir el consumo, como para limitar el acceso de la población más joven a los cigarrillos.