Espacios para la interacción entre mujeres

Integración ‘‘la Caixa’’ fomenta programas de ayuda a inmigrantes para mejorar la lengua y la sociabilización

Llegar como inmigrante a un nuevo país, con una cultura y una lengua diferentes, integrarte en la comunidad de acogida sin ni siquiera poder comunicarte, es difícil, sobre todo, para las mujeres. Éstas tienes más problemas para encontrar espacios propios pero, en contrapartida, es la mujer la que transforma la familia, por lo que trabajar con ella repercute a más amplio nivel.

Conscientes de todo ello, hace ya unos años, Fátima Ahmed y una compañera decidieron crear en el barrio barcelonés del Raval, donde se concentra un importante número de familias inmigrantes, la Asociación Intercultural Diálogos de Mujer, que, a través de su programa «Espacio de acogida, lengua y sociabilización para mujeres inmigrantes», trabaja para que «éstas mujeres aprendan la lengua y salgan de casa, ya que éstas son las principales barreras discriminatorias», señala Ahmed, presidenta y cofundadora de la entidad.

Perder los miedos

Así pues, a través de esta iniciativa se pretende crear «un espacio en el que las mujeres inmigrantes pierdan sus miedos e inseguridades, en el que se cree una red femenina de apoyo, donde puedan establecer un primer contacto con las mujeres locales que ejercen voluntariamente de dinamizadoras del aula y donde se trabaja el empoderamiento lingüístico». Y añade: «En estas sesiones en el aula, que se prolongan durante todo el curso escolar, les enseñamos la lengua oral que se usa en las relaciones cotidianas, les explicamos también cómo funciona la sociedad de acogida e intentamos que conozcan los diferentes equipamientos del barrio», explica Ahmed, quien apunta que la mayoría de las que participa en el programa «tienen entre 20 y 35 años y hace menos de un año que han llegado a Barcelona a través de la reagrupación familiar».

Paralelamente a la actividad que se desarrolla dentro del centro, el programa también incluye un trabajo con los vecinos del Raval con el objetivo de «crear vínculos de confianza entre unos y otros». «Trabajamos el barrio de forma transversal a través de espacios lúdicos y llevamos a cabo acciones de participación en la vida del barrio para que los vecinos se vayan conociendo», comenta la presidenta de la entidad.

El programa, en el que colabora la Obra Social ‘‘la Caixa’’, lleva desde 2013 ofreciendo una atención casi gratuita a cerca de unas 380 mujeres por curso, las cuales solo han de pagar unos simbólicos seis euros de matrícula, y durante este tiempo «se han sucedido los casos de éxito», apunta Ahmed, quien además señala que «eso es importante porque van a seguir llegando muchas mujeres por reagrupación familiar». Para la integración la asociación ofrece clases de lengua y conocimiento del entorno; salidas culturales y de convivencia; talleres, charlas y otras actividades para incentivar la participación.