No quiso servir a una clienta sin mascarilla y ha ganado 80.000 dólares en “propinas”

La clienta quiso denunciarle en las redes sociales pero miles de americanos se aliaron con él

Lenin Gutiérrez, de 24 años, trabaja en el Starbucks de San Diego protegido tras su mascarilla personalizada. Lenin tiene muy claras las normas higiénicas que tiene que observar como camarero y manipulador de alimentos. Pero no sabía que su vida iba a cambiar la semana pasada cuando la instructora de yoga Amber Lynn Gilles entró en el local sin mascarilla e intentó hacer un pedido. La negativa de nuestro camarero fue tajante. Gilles, que se autodenomina activista, decidió entonces hacerle una foto para denunciar su comportamiento en redes sociales. La sorpresa fue el movimiento popular para agasajar a Lenin con “algo” de “propina”: más de 80.000 dólares.

El único intercambio entre el joven camarero y la instructora de yoga fue cuando él se estaba preparando para explicarle las reglas de seguridad del local y la normativa de California de salud pública sobre las mascarillas. Pero antes de que comenzara a hablar, según los testigos, ella comenzó a gritar que “no necesitaba ninguna” mascarilla y a insultarle. Gilles también se dirigió al resto de clientes a los que llamó “ovejas”, por seguir las órdenes sin cuestionarlas y abandonó a toda prisa el Starbucks.

Pero lejos de terminar, al rato volvió a Entrar y le preguntó a Lenin su nombre y hacerle una foto, más algunas “palabras malsonantes”, como cuenta el chico en su perfil.

I’ve received numerous messages asking for my side of the story. Since this seems to be the most popular thread I decided to post my personal experience here. Thank you all for the love and support.

Gepostet von Lenin Gutierrez am Mittwoch, 24. Juni 2020

Lo que hizo Amber Lynn Gilles es llegar a su casa y publicar en su Facebook la imagen de Lenin con el comentario: ”Conozcan a Lenen de Starbucks que se negó a servirme porque no estaba usando máscara. La próxima vez esperaré a la policía y presentaré una exención médica”. Esta exposición pública ya ha conseguido más de 5.000 me gusta, 88.000 comentarios y se ha compartido la friolera de 50.000 veces.

Tras esta denuncia pública y lejos de avergonzar a Lenin, el camarero obtuvo la empatía de miles de americanos que querían apoyar al joven de alguna manera, modo de “propina”. Tom Cowan fue el encargado de crear una propuesta en la plataforma GoFundMe que se llamó “Consejos para que Lenin haga frente a Karen de San Diego”, “para dar a todos los que quisieron darle una propina a Gutiérrez tengan la oportunidad de hacerlo virtualmente”. (Karen es un nombre irónico para las mujeres blancas activistas).

Dicho y hecho, el objetivo se colocó en 1.000 dólres y este lunes ya superaba los 80.000 dólares de “propina”. Lenin no ha podido sino agradecer el esfuerzo de todos y promete usar el dinero para dar rienda suelta a su sueño: bailar. También destinará parte del dinero a obras benéficas en San DIego.