Los peligros para la salud de dormir con nuestro perro

Algunas personas pueden sufrir problemas cuando descansan al lado de sus mascotas

Cachorro de dachshund de pelo largo
Cachorro de dachshund de pelo largo FOTO: moshehar / Pixabay Creative Commons

El perro es desde hace siglos un compañero destacado del ser humano. Además, en las últimas décadas este ha llegado a ser incluso un miembro más de las familias. Su inteligencia o fidelidad son solamente dos ejemplos de aquello que ha llevado a los canes a ser considerados el mejor amigo del hombre.

Así, las historias entre humanos y perros se han escrito en miles de paginas a lo largo de los años. Incluso, esta bonita conexión ha sido llevada a la gran pantalla en más de una ocasión con diferentes guiones donde destacaban las aventuras perrunas o los lazos entre personas y sus mascotas. Algunas personas, además, llegan a establecer unos vínculos fortísimos con estos animales.

No obstante, la primacía del can cuenta con una competencia dura y feroz con otro animal doméstico también milenario, el gato. Los felinos también han formado parte de la humanidad desde tiempos lejanos aunque parece que el perro siempre cuenta con una ligera ventaja gracias a su gran fidelidad y amistad con los humanos que le rodean.

En ese sentido, la amistad establecida entre ambos ha llevado a los perros a ser considerados prácticamente como los humanos en algunos hogares. En el campo de los cuidados, además, los canes han visto como cada vez es más común que se les trate parecido a las personas.

En España, por ejemplo, los derechos de los animales han aumentado exponencialmente con el paso de los años. A principios de este 2022, por ejemplo, nuestro país ha cambiado el código civil para considerar a los animales un miembro más de la familia y no cosas para poder dotarlos de mayor protección.

Dormir con nuestro perro

Prácticamente la mayoría de personas que cuentan con una mascota duermen acompañados de estas. En invierno, además, llegan a ser todo un calefactor natural que nos permite en ocasiones apagar la calefacción. Incluso, hay quien se llega a sentir muy acompañado con la presencia de un can en la cama aunque debemos tener en cuenta una serie de riesgos para la salud.

Según el Instituto del Sueño (IIS) las normas de higiene con nuestras mascotas deben ser exhaustivas. Los perros son transmisores de infecciones a través de bacterias, parásitos o virus que portan de forma natural por lo que deberemos vigilar.

Por ello, se pueden transmitir infecciones en todo momento y especialmente durante el sueño. Mientras descansamos nuestra mascota podemos recibir lamidos o respirar muy cercanos por lo que desde el IIS se señalan una serie de problemas de salud. Entre estos destacan “el anquilosotoma, la tiña, los nemátodos, la enfermedad del arañazo de gato, las infecciones por estafilococo resistentes a los medicamentos, problemas respiratorios o de alergia.” Además, los expertos destacan que también pueden surgir trastornos del sueño por los movimientos de los animales.