ASUS ROG Phone 6D Ultimate: 5 aciertos y un error

El fabricante taiwanés ha presentado su último smartphone dedicado a los gamers y esto es lo que debes saber si piensas hacerte con él.

Este teléfono no es ningún juego
Este teléfono no es ningún juego FOTO: Asus

Si ya hace unas semanas nos llamaba la atención Asus con su ordenador plegable en IFA, ahora llega un nuevo dispositivo, destinado al público gamer más activo: el Asus Rog Phone 6D Ultimate, un móvil con todo lo que se le podría pedir si tu momento satori budista llega con los videojuegos, aunque también debes saber que tiene un lado oculto… Un conocimiento que, de aceptarse, impedirá que acabes como Buda: de príncipe a mendigo.

Vamos primero con los aciertos, no por una cuestión de caballerosidad o por que sean más, sino porque es más divertido dejar el suspense para el final en palabras de Hitchcock.

Pantalla

Aquí se puede disfrutar de un panel AMOLED de 6,78 pulgadas, nuestra mirada se regocijará con la resolución FullHD+ y nuestras “pupilas gustativas” disfrutarán de una tasa de refresco de 165 Hz (la imagen se actualiza 165 veces por segundo) con un muestreo táctil de 720 Hz o lo que en términos páganos Buda definía como la cantidad de veces que la pantalla detecta un toque o entrada en un segundo. Es decir, más rápido que las hormonas en pubertad.

Cerebro

Memoria de 16 GB, almacenamiento de 512 ídem anterior y un procesador Mediatek (MediaTek Dimensity 9000+) que, en los juicios elaborados por los fanáticos de los benchmark (estándares que miden el desempeño informático) sobrepasaban con creces la performance (sinónimo de desempeño usado para que Google no penalice búsquedas en temas gamers) del más mediático y conocido Snapdragon 8 Gen1 +. Muy buena tarjeta gráfica añadida. Todo, en conjunto, apunta a no poder ser identificado en el futuro por las huellas dactilares consumidas en disparos, saltos, carreras y demás comportamientos lúdico-electrónicos.

Batería

Aquí es donde se notan los motivos de los 247 gramos de peso específico del Asus Rog Phone 6 D: casi un menú infantil en un fast food. Pero con mayor vida útil: 6.000 mAh y carga rápida de 65 W. Nótese que hablamos de carga rápida y no de carga veloz: la rapidez implica velocidad pero no considera la dirección, sin embargo veloz sí considera la dirección del movimiento. Los 65 W son rápidos pero lo justo para quienes persiguen el nirvana de los pixeles mediante la pulsión continua y constante de botones y mandos. Unos 90 W serían veloces, ya que considerarían como dirección el domicilio del propietario después de un día de uso.

Cámaras

Aquí vamos a jugar futbol sala: cortito y rápido (sí, también veloz). El ASUS ROG Phone 6D Ultimate juega con un sensor Sony IMX766 de 50 MP, un gran angular de 13 MP y un macro de 5 ídem. Los selfies frontales están a cargo de una cámara de 12 MP. Esta será la más usada para hacer grabaciones de partidas y streaming en riguroso directo. El uso de las demás cámaras, en este móvil, será castigado con la automática supresión de vidas en el próximo juego y el borrado de cualquier récord realizado: comprarse uno de los móviles gamers más avanzados para sacar fotos merece este castigo.

Diseño

Si los robots jugaran videojuegos, más allá de que podría catalogarse como esclavitud o sadismo, sin duda tendrían este móvil: por colores, perfiles, accesorios y extras. Una pequeña pantalla trasera se ilumina en cian, los botones son aerodinámicos en sus perfiles y cuenta con unas aletas de disipación de calor en la cámara de vapor para evitar que el uso constante le cobre un peaje a la batería. Y a esto le suma el accesorio AeroActive Cooler 6 un ventilador/mando que emite una corriente de aire para sofocar a la bestia.

El AeroActive Cooler 6 viene incluido en el paquete.
El AeroActive Cooler 6 viene incluido en el paquete. FOTO: Asus

El problema

Todo esto es patrimonio del ROG Phone 6D Ultimate que exige un desprendimiento de 1.429 euros. Por su parte, su hermano menor (que no lleva el AeroActive Cooler 6 y tiene una memoria RAM de 12 GB y almacenamiento de 256 GB, pero en lo demás son dos gotas de acero, vidrio templado y transistores) cuesta 969 euros. Casi 500 euros de diferencia por detalles que solo los profesionales podrán valorar y hacer valer en detalles. Sobre todo teniendo en cuenta que por esa cifra tenemos una memoria externa y un aire acondicionado. Instalado en casa.