El mejor regalo de Navidad de Carlos Alsina

Lola Herrera, José Sacristán o Concha Velasco protagonizan las radionovelas, escritas por el locutor, que emitirá Onda Cero el día de Navidad

Lola Herrera protagoniza "Madre en Belén", una de las ficciones navideñas de 'Más de uno' de Onda Cero
Lola Herrera protagoniza "Madre en Belén", una de las ficciones navideñas de 'Más de uno' de Onda Cero FOTO: Onda Cero La Razón

Ya es una tradición ineludible más de estas fechas. Al turrón y los villancicos, desde hace unos años, se suman las ficciones navideñas de «Más de uno», el magacín informativo de Onda Cero comandado por Carlos Alsina. En un año en el que la Navidad se verá inequívocamente cruzada por lo pandémico y ese virus que todo lo arrasa, la respuesta del equipo del programa pasa por su producción original, única en el panorama radiofónico español: «Aunque el contexto sea el de la pandemia, no son historias tristes. De hecho, una de ellas es un relato casi infantil, pero desde la senectud, sobre esas relaciones tan sinceras y tan transparentes que nos evoca la Navidad», explica un emocionado Alsina sobre su «capricho», palabra que elige cariñosamente para referirse a las radionovelas de su propio puño y letra que se emitirán en la mañana del 25 de diciembre.

Tomándose un respiro de la vorágine informativa en la se ve inmerso día a día, el periodista confiesa que dedicar su tiempo libre al montaje de las producciones le «satisface profundamente» y es donde se puede encontrar una versión «más puramente radiofónica» de sí mismo: «Me gusta pensar que es como un regalo del tipo ese serio que el resto del año está entrevistando a los ministros», añade irónico.

Este año, la Navidad para los oyentes de Onda Cero tendrá las inconfundibles voces de Concha Velasco, José Sacristán o Lola Herrera. Esta última protagonizará «Madre en Belén», una especie de monólogo casi teatral que la transportará a los tiempos de Jesús, recordando su nacimiento y los últimos días de su vida, desde la perspectiva de la mujer que lo trajo al mundo. Con el arranque a las nueve de la mañana, Herrera cerrará un curioso círculo profesional volviendo a las ondas, ya que en sus comienzos profesionales se encargó de la fonoteca de Radio Valladolid: «Para ella, volver a ponerse frente a un micrófono de radio ha sido una experiencia muy bonita. Ver ese nerviosismo y esa emoción por volver a transmitir solo con su voz es algo único», dice con entusiasmo Alsina.

Por su parte, el exitoso tándem formado por Sacristán y Velasco, que nació en el filme «Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?», pero que se hace eco de un tiempo que parece volver mágicamente gracias a los textos de Alsina, dará forma a «La hoja de pascua». En emisión desde el mediodía, se trata de una comedia inmediatamente contextual: «Es la historia de una escritora retirada (Velasco) que, aunque cuente con la oferta de vivir con su hija, elige internarse en una residencia. Ahí conocerá a un viudo (Sacristán), enamorado de las plantas, con una vinculación con el mundo rural al que realmente añora y echa de menos. Entre ellos dos se va a establecer una relación de afecto y afinidad que se verá rota cuando llegue la pandemia. Antes del confinamiento, el personaje de Velasco se verá forzado a irse a vivir con su hija», explica el conductor. Y sigue: «A partir de ahí se desarrolla la parte más divertida de la comedia, porque hay otros tres residentes de la misma edad de esta señora, que deciden urdir un infalible plan de fuga». Entre esos secundarios de lujo, destacan las voces de clásicos como Miguel Rellán, Emilio Gutiérrez Caba o la siempre entrañable María Galiana.

«La esencia», explica el locutor, «es comprobar cómo personas de ochenta años, al final, pueden hacer cosas propias de los niños que una vez fueron. Nosotros la hemos definido como una historia de niños muy mayores, de esas personas que han llegado a una etapa de su vida en la que el tiempo comienza a ser distinto. Todos nos hemos mentalizado con que las próximas Navidades serán “normales”, pero un año, dependiendo de a quién se lo propongamos, puede ser mucho tiempo».

Aunque el periodista niegue una intención ulterior para con sus cuidadas novelas radiadas y entienda que «solo tienen sentido en la voz de los profesionales» con los que cuenta cada Navidad, lo cierto es que son capaces de transportarnos a un tiempo en el que la radio era más pura. Si bien el recuerdo está adulterado por nuestro propio gozo navideño y el agravio comparativo, las radionovelas de Alsina nos regalan un lugar abstracto en el que, entre mascarillas, reuniones matemáticas y distancias insalvables de la realidad, quizá es bueno refugiarse.