La anécdota sobre el hacha en Urgencias que contó César Carballo a Iker Jiménez en “Cuarto Milenio”

El médico visitó el programa de Cuatro para hablar del trato que recibe el personal sanitario

El doctor Carballo entrevistado por Iker Jiménez
El doctor Carballo entrevistado por Iker Jiménez FOTO: Twitter Cuatro

El doctor César Carballo es un habitual de las televisiones. El adjunto del servicio de urgencias del Hospital Ramón y Cajal acudió en esta ocasión al programa de las noches de Cuatro presentado por Iker Jiménez para hablar de su experiencia profesional plasmada en el libro “Desde la trinchera”.

En el libro del doctor Carballo se relatan historias que ha vivido en su piel el vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina y Emergencias de Madrid, en 20 años que lleva en el servicio de Urgencias. Iker Jiménez quiso conocer de primera mano alguna de las historias más surrealistas y peligrosas que le han sucedido.

Quizá la más interesante y que pone los pelos de punta es aquella que narró sobre un hombre de entre 40 y 45 años que ingresó en el servicio con un cuadro de brote psicótico en una noche que le tocaba guardia a Carballo: “Parecía una persona normal dentro de su patología pero la auxiliar de enfermería recogió su bolsa y se dio cuenta de que dentro había algo pesado”, explicó el médico, que luego resovió: “Era un hacha de leñador”.

Fue gracias a esa auxiliar de enfermería que salvó la vida de todos los compañeros que trabajaban aquella noche: “Había escondido un hacha entre sus cosas y pensaba usarla en el hospital”. Además, añadió que aquella persona “escuchaba voces y esa noche yo estoy seguro de que nos salvamos de morir, si no hubiera sido por aquella auxiliar yo no estaría aquí sentado contigo”.

Más agresiones

Siguió relatando el doctor otros casos como patadas de los pacientes o escupitajos, que son desgraciadamente “algo frecuente. hay personas que no entienden que tengan que quedarse en el hospital en contra de su voluntad, otros no son capaces de soportar las esperas para ser atendidos”.