Los ocho destinos más aterradores de España

En algunos pueblos de España todavía se susurran leyendas oscuras sobre tiempos pasados. Muertes misteriosas, extraños ruidos que nadie puede explicar, fantasmas en el hospital... Crédulos de lo paranormal o no, estos ocho destinos son los más escalofriantes.

En Belchite todavía pueden escucharse los aullidos de la guerra.
En Belchite todavía pueden escucharse los aullidos de la guerra.pixabay (nombre del dueño)

1. Bélmez de Moraleda

En el número cinco de la Calle Real de Bélmez de Moraleda (Jaén) se encuentra uno de los lugares más misteriosos de España desde principios de los años 70, cuando comenzaron a aparecer extrañas humedades con forma de rostros en las paredes. Numerosos estudiosos de los paranormal han acudido a esta pequeña casa blanca para estudiar el fenómeno de sus caras, y aunque algunas que han ido surgiendo se demostraron falsas, todavía no se ha desvelado el misterio de los rostros de la casa de María Gómez Cámara. Y es que no importa que las autoridades cerraran con candado la casa cuando comenzaron, estas siguieron apareciendo durante los años siguientes.

Este año se han cumplido 45 años de la aparición de «Las caras de Bélmez»
Este año se han cumplido 45 años de la aparición de «Las caras de Bélmez»

2. Isla de Pedrosa

En la bahía de Santander, unida por un puente a la localidad de Pontejos, se alza rodeada de aguas cántabras la isla de Pedrosa. Fue aquí donde a principios del siglo XIX se edificó un hospital para recluir a los marineros que llegaban a puerto, si estaban contagiados por tuberculosis o malaria o cualquier enfermedad tropical. Unos años más tarde, se ampliaron las habitaciones para tratarse nuevas enfermedades. De aquí es conocida la historia de las niñas pájaro, dos pequeñas con anemia de Fanconi que estuvieron recluidas durante años en el último piso.

Centenas perecieron tras sus muros hasta que fue cerrada en 1989. Poco después fue habilitado como centro de desintoxicación para drogodependientes y fue entonces cuando comenzaron los misterios. El Diario Montañés organizó con la investigadora Anita Lauda una sesión de ouija, y tras poner con el móvil una canción del grupo The Police, apareció causando un gran estrépito una turbamulta de niños fantasmagóricos. Guiados por una enfermera corrieron hacia ellos. ¡Imaginen el susto! Cualquiera les dice que solo tenía guardada esa canción del grupo británico.

3. Zugarramurdi

Famoso por el proceso de Inquisición que vivió a mediados del siglo XVII, más concretamente dedicado a la caza de brujas, este pueblo de Navarra tuvo hechiceras mucho antes de que Alex de la Iglesia decidiera rodar su película. Treinta y un personas fueron juzgadas y varios no superaron el proceso. Si queremos entender lo que ocurrió en aquellos tiempos, es indispensable la visita al Museo de las Brujas. Allí leeremos los nombres de los juzgados, ejecutados o redimidos, y los motivos más intrincados de su famosa historia.

A pocos metros del centro urbano, junto al riachuelo conocido como “la regata del infierno”, se encuentran las famosas cuevas de Zugarramurdi. Fue precisamente aquí donde se celebraron los Autos de Fe que organizó la Inquisición, y desde sus húmedas paredes todavía parecen manar los llantos de las condenadas.

Cuevas de Zugarramurdi
Cuevas de Zugarramurdipixabay (nombre del dueño)

4. Ochate

En el condado de Treviño, escondido entre la maleza, alejado de todos como apestado por los lugareños, se esconden las ruinas del pueblo de Ochate. Este fantasma de ladrillo y arbusto ha suscitado desde hace años el interés de los fanáticos por lo paranormal, y son tantas y tan variadas las leyendas que corren sobre el lugar, que a veces cuesta creerlas.

La leyenda principal del lugar es que siempre estuvo maldito. Numerosas epidemias lo asolaron a lo largo de su historia, desde la Edad Media hasta la gripe española de 1918. Asesinatos también hubo. Se dice que el pueblo fue deshabitado finalmente después de que un violento habitante, Jacinto Ramírez, asesinase al penúltimo pastor que quedaba en Ochate. Esto motivó su abandono total en 1936. Otro de los fenómenos conocidos del famoso el pueblo son los continuos avistamientos de OVNIS en los años ochenta. Aunque estos avistamientos han sido probados falsos, sirvieron para aumentar la fama del lugar.

Vista de Ochate
Vista de Ochate

5. Hospital de Tórax

¿Qué es más aterrador, un viejo caserón o un viejo hospital abandonado? Quizás salgamos de dudas al visitar este hospital en la localidad de Tarrasa, donde miles estuvieron internados por tuberculosis y enfermedades cardiorrespiratorias. Abierto en el año 1952 y cerrado definitivamente en 2004, el hospital fue conocido por su descontrol en cuanto a cuidados médicos y los continuos cambios de personal.

Ahora, la leyenda se oscurece. Debido a que algunas enfermedades que se trataban podían derivar en demencia y psicosis, numerosos pacientes se suicidaron lanzándose desde la novena planta hasta La Jungla, que es como apodaban al jardín. Los enfermos que mantenían la cordura, desmoralizados por la situación general, también se lanzaban a los brazos de la muerte. Terminó por convertirse en hospital de España con mayor índice de suicidios, y aunque nunca se ha demostrado ningún fenómeno paranormal, sigue siendo uno de los destinos más escalofriantes para visitar.

6. La habitación 712 del Parador de Cardona

Cuando Samuel L. Jackson y John Cusack protagonizaron la película 1408, ambientada en el Hotel Delfín, seguro que no conocían la leyenda de la habitación 712 del Parador de Cardona. Este hermoso castillo barcelonés del siglo IX alberga uno de los fenómenos paranormales más misteriosos de nuestro país. La leyenda se remonta a mediados del siglo XI, cuando una joven cristiana se enamoró locamente de un musulmán y su padre la encerró en la Torre Minyona como castigo, donde murió de pena. Se dice que su alma todavía vaga por el castillo, y es la habitación 712 en la que han ocurrido la mayoría de los fenómenos.

A lo largo de los años, los huéspedes han sido testigos de extraños ruidos en la habitación superior, pese a siempre ha estado vacía, extrañas apariciones en sueños y grifos que se abren y cierran sin motivo alguno. Incluso las limpiadoras acuden a la habitación de dos en dos para no estar solas, y hubo una vez que encontraron todos los muebles en el centro de la misma. Si alguno quiere probar suerte debe pedirlo de antemano al reservar el hotel, ya que los responsables no ofrecen esta habitación.

Parador de Cardona.
Parador de Cardona.pixabay (nombre del dueño)

7. Belchite

Este pueblo de Zaragoza se conoce por haber sido escenario de uno de los episodios más sangrientos de la Guerra Civil Española. La leyenda negra de este pueblo en ruinas viene de la mano de la violencia fratricida. Belchite sufrió un duro asedio durante el verano de 1937 a manos de las fuerzas republicanas, y fue tal la intensidad del bombardeo que Franco decidió construir un pueblo nuevo a su lado, conocido coloquialmente como la pequeña Rusia. Cientos murieron en sus apacibles calles, y sus gritos de dolor roto todavía pueden escucharse entre los ladrillos desmenuzados. Algunas fuentes llegan a confirmar que también puede oírse el siniestro silbido de los bombarderos abalanzándose sobre el pueblo.

Ruinas de Belchite
Ruinas de Belchitepixabay (nombre del dueño)

8. Monte de las Ánimas

En los montes de Soria se ambienta uno de los cuentos más aterradores de Gustavo Adolfo Bécquer. Cuenta el famoso escritor que los primos Alonso y Beatriz no hicieron caso de la leyenda que ya corría sobre este monte, y que por eso fue aquí donde perdieron la vida. Alonso fue devorado por los lobos tras intentar recuperar un pañuelo de su prima la noche de los difuntos, y Beatriz fallece misteriosamente al encontrarse el trapo ensangrentado junto a su mesilla.

Esta historia se basa en otra más antigua, más oscura, que pasó de boca en boca hasta aterrizar en la pluma de Bécquer. Ocurrió en la Baja Edad Media, cuando los reyes cristianos reconquistaron Soria de las fuerzas musulmanas y encargaron a los caballeros templarios defender el territorio. Esta orden significó una afrenta para los nobles castellanos, que se lanzaron contra los caballeros del Temple en una sangrienta batalla y perecieron junto a ellos en los bosques cercanos. Por eso, todas las noches de los difuntos, soldados de uno y otro bando se levantan de la tumba y corren junto a las bestias por entre las ramas. Se persiguen a sí mismos, persiguen a excursionistas extraviados, corren tras el fantasma desmelenado de la desdichada Beatriz.