• 1

Panamá, mucho más que un canal

El canal que une el Atlántico con el Pacífico, pero es mucho más: playas e islas espectaculares, un ecosistema protegido con 14 parques nacionales, una gastronomía en alza y un café único

  • En Chiriquí resulta una delicia realizar la senda de los puentes, a cada cual más bello y espectacular para el viajero
    En Chiriquí resulta una delicia realizar la senda de los puentes, a cada cual más bello y espectacular para el viajero
Panamá.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de septiembre de 2018. 08:38h

Comentada
Carlos R. Zapata .  Panamá. 7/9/2018

La ciudad de Panamá sorprende a primera vista por su «skyline», que nos recuerda a esas ciudades tanto americanas como asiáticas que luchan por tener el edificio más alto del mundo. Aunque algunas construcciones se han convertido ya en iconos de la ciudad, como el Bahía, en forma de vela o el «F&F Tower», con una silueta similar a un tornillo, nosotros nos quedamos con el «BioMuseo», construido recientemente por el reconocido arquitecto Frank O. Gehry, el autor del Museo Guggenheim de Bilbao. Se trata de un edificio de visita obligada, no sóolo por su arquitectura, que se distingue por su variedad de colores en los techos y muros, sino por el contenido referido a todo lo concerniente a la Biodiversidad.

Pero para conocer mejor la capital, nada mejor que visitar el «casco viejo», construido después de que los ingleses destruyeran el primer asentamiento de la ciudad, conocida hoy como Panamá Viejo. Pues bien, es en este casco viejo, que está considerado Patrimonio de la Humanidad, donde nos vamos a encontrar con una de las ciudades coloniales más interesantes de la América Hispana.

Pasado colonial

Enclavada en una península y rodeada por murallas, merece la pena pasear y perderse tranquilamente por las calles y también por las plazas de esta joya, disfrutando de unos edificios e iglesias que nos hacen retroceder a los tiempos de la colonia. Cuando se termine la rehabilitación a la que está siendo sometido, el casco viejo ofrecerá un esplendor similar al de antaño.

Para empezar el recorrido, lo ideal es hacerlo desde la Plaza de la catedral, considerada la más importante de la ciudad, rodeada de hermosos edificios, como el Museo de Historia, el Museo del Canal y el Hotel más antiguo de Panamá: el Central Hotel (www.centralhotelpanama.com/default-es), todo un lujo, donde durmió, entre otros personajes, Lesseps, el primer constructor del canal.

Por las calles del casco viejo nos encontramos con coquetas iglesias y conventos. De algunas sólo quedan los muros como la de la Compañía de Jesús o el Convento de Santo Domingo. Las casas, con sus típicas terrazas de madera, y las calles, con adoquines antiguos, sirven de buen escaparate a los restaurantes de la zona que presumen de una gastronomía exquisita, aderezados con una decoración muy chic.

Chiriquí: eterna primavera

Dejamos la capital del país para dirigirnos a Chiriquí, la provincia más occidental de Panamá colindante con Costa Rica. Se trata de un lugar mágico, donde podemos encontrar sorpresas tan impresionantes y diversas como bosques tropicales, el volcán Barú (el más alto de Panamá), rutas senderistas e incluso playas e islas paradisíacas ubicadas en la costa del Océano Pacífico.

Nuestro primer destino dentro de esta región es la finca cafetera llamada «Lérida», situada muy cerca de la población de Boquete. La finca-hotel (http://fincalerida.com/es/) está situada a una altitud de entre 1.500 y 1.800 metros, en las laderas del volcán Barú, con un rico suelo volcánico que ofrece unas excelentes condiciones para el cultivo, lo que ha hecho que durante años la variedad denominada «Geisha» haya sido considerada uno de los mejores cafés del mundo.

En Chiriquí resulta casi una obligación pasear por alguno de sus senderos. Nosotros elegimos el llamado «Boquete Tree Trek», pues se trata de un sendero fácil, con tres puentes colgantes a cual más bello, y otro conocido como el Sendero de los Quetzales, en pleno Parque Nacional Volcán Barú, considerado como una de las sendas más espectaculares de todo Panamá.

No parece extraño que personajes tan conocidos y dispares como Charles Lindbergh, Nixon, Sean Connery, John Wayne o Ingrid Bergman se hospedaran aquí en Boquete y, concretamente, en el establecimiento Hotel Panamonte (http://panamonte.com/es/), un alojamiento histórico de hace más de 100 años, con un fabuloso jardín, unas amplias habitaciones con terraza y una gastronomía de lujo, en el que el chef Charlie Collins, considerado como el estandarte de la nueva cocina panameña, ofrece sus manjares a los afortunados huéspedes.

Playas e islas solitarias

Después de tanta intensidad cultural y deportiva nos acercamos a las espectaculares playas de Boca Chica, situadas en pleno Golfo de Chiriquí. Resulta una buena alternativa alojarse en el Hotel Bocas del Mar (http://www.bocasdelmar.com/es/), un elegante establecimiento con mucho encanto. Desde su restaurante al aire libre se obtiene una extraordinaria vista del Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí, lleno de islas solitarias que le dan un hechizo especial. El hotel dispone de un muelle con lanchas que nos llevan a algunas islas paradisíacas como Bolaños, donde recalamos para bucear, y de paso ver corales y tortugas marinas. El espectáculo resulta inolvidable. Más información en la página web oficial www.visitpanama.com.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs