Los obreros que taparon la fosa de Cerro Blanco compraban droga al ‘Pollino’ y tuvieron “miedo”

La madre de Sandra Capitán tuvo "muy mal presentimiento" cuando llegó a la casa que habitaban su hija y Yilmaz Giraz

Tres testigos citados este lunes al juicio con jurado que celebra la Audiencia de Sevilla por el asesinato del ciudadano turco Yilmaz Giraz, su pareja Sandra Capitán y la hija de esta última han declarado que Ricardo G.H., alias el 'Pollino' y dueño de la casa donde fueron sepultados los cadáveres de las víctimas, les vendía drogas a ellos mismos y les encargó tapar con mortero la fosa donde fueron ocultados los cuerpos, previamente rellena de hormigón, asegurando dos de ellos que tras conocer el caso no acudieron a la Policía "por miedo".

También ha testificado Josefa Capitán, madre de Sandra, quien ha relatado que cuando al día siguiente acudió al domicilio familiar de su hija y el ciudadano turco al no poder entablar contacto con ellos tuvo "muy mal presentimiento" al comprobar que los vehículos de ambos estaban estacionados en las inmediaciones y en la vivienda había comida a medio preparar, sin que hubiese nadie en la misma.

Igualmente, ha declarado un vecino de la barriada de Cerro Blanco, en Dos Hermanas, donde se ubica la vivienda propiedad del ‘Pollino’ donde fueron hallados los cadáveres, explicando que escuchó a unos familiares suyos decir que “al turco le habían dado un tiro”, narrando además que un día de mediados de septiembre escuchó lo que interpretó como “un petardazo o un disparo” sobre las 19:00 o 20:00 horas de aquella jornada.