La residencia San José de El Burgo de Osma (Soria) urbaniza un amplio espacio para dedicarlo a parque y gimnasio

La Diputación soriana adapta las antiguas huertas colindantes para que los residentes puedan disfrutar de un espacio al aire libre sin necesidad de salir al exterior

La residencia San José de El Burgo de Osma (Soria) urbaniza un amplio espacio para dedicarlo a parque y gimnasioLa Razón

La residencia San José de El Burgo de Osma (Soria), dependiente de la Diputación, contará en breve en los exteriores del edificio con un espacio para el disfrute de sus residentes, tanto para las personas mayores como para las personas con enfermedad mental donde podrán llevar a cabo paseos y ejercicios al aire libre sin la necesidad de tener que salir del recinto, debido a las actuales circunstancias de la pandemia.

Según la Diputación, los gestores de la residencia, encabezados por su director, Juan Carlos Romero, han considerado la necesidad de que los residentes puedan llevar a cabo, en la medida de sus posibilidades, el habitual ejercicio diario que por culpa de la situación de alerta sanitaria les impide hacerlo con normalidad, con paseos por el exterior del centro.

Para conseguir un contacto diario con el aire libre desde la dirección se propuso un proyecto que va encaminado a urbanizar un amplio espacio que anteriormente ocupaban unas abandonadas tierras y que actualmente está siendo convertido en un extenso parque para disfrute de los residentes.

La explanación de los viales y extendido de capa de zahorra compactada ha sido realizada por personal del Servicio de Vías Provinciales, mientras el suministro de hormigón se adjudicó a la empresa Del Pino y Mateo S.L. por un importe de 18.813 euros. Los trabajos de hormigonado de 2.000 metros cuadrados de viales han sido realizados por el adjudicatario que fue Pavimentos Tordesillas S.L. por una cantidad de 10.769 euros.

Gracias a las obras que se están llevando a cabo se consigue urbanizar un amplio espacio colindante con la residencia, con una superficie lineal de más de 1.805 metros, con una anchura de tres metros y un espesor de los viales hormigonados de 13 centímetros, sobre base de zahorra artificial.

La urbanización diseñada crea un parque que consiste en unos viales interconectados y centrados en una amplia plaza que será dotada de bancos con el objetivo de llevar a cabo un espacio para la convivencia de los residentes. Además, se han respetado los árboles existentes y en el futuro se procederá a la plantación de nuevos ejemplares de árboles, para que pueda convertirse todo el espacio en un agradable parque, a falta de instalar el tradicional mobiliario urbano.

El objetivo que va a cumplir este nuevo espacio es que los residentes puedan hacer ejercicio o pasear e incluso deambular, en función de sus capacidades, al aire libre, sin necesidad de tener que salir del recinto del la propia residencia. Un espacio que viene a suplir la carencia de poder salir al exterior y hacer vida social, para no sentirse confinados dentro de la propia residencia.

Con este objetivo, se están llevando a cabo diferentes talleres en el exterior que buscan la realización personal de los residentes como el trabajo diario en el huerto o el taller dedicado a la plantación de flores, de floricultura, que entretiene y hace mejorar la estancia de los residentes. Unas tareas que servirán para complementar con zonas verdes las partes no urbanizadas del recinto.