La Junta pide la declaración de zona catastrófica por el incendio de Zamora

CCOO llevará al Gobierno de Mañueco ante la Fiscalía por su “negligencia” en la gestión de la lucha contra el fuego mientras que UGT pide la dimisión del consejero Suárez-Quiñones

Imagen tomada con un dron de la superficie calcinada en el incendio forestal de la reserva de la Sierra de la Culebra
Imagen tomada con un dron de la superficie calcinada en el incendio forestal de la reserva de la Sierra de la Culebra FOTO: Brais Lorenzo EFE

La Junta de Castilla y León, junto a la Diputación de Zamora y los municipios afectados, ha comenzado a evaluar los daños y perjuicios causados por el incendio forestal que ha calcinado más de 30.000 hectáreas de la Sierra de la Culebra de Zamora con el fin de solicitar al Gobierno de España la declaración de zona catastrófica.

El objetivo es lograr la declaración de zonas afectadas gravemente por una emergencia de protección civil, que es como se denomina formalmente a la declaración de zona catastrófica, para la veintena de municipios afectados por ese desastre natural que ha provocado el fuego de mayor envergadura de España en este siglo.

Para ello se ha tenido en cuenta además los datos y consecuencias económicas, sociales y ambientales que ha tenido el incendio de la Sierra de la Culebra.

Por ello, el Gobierno regional ha considerado concurren las circunstancias que permiten calificar el incendio como catástrofe, según el artículo 2 de la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil.

El reconocimiento como zona catastrófica puede suponer, entre otras medidas, la apertura de líneas de préstamo preferenciales subvencionadas por el ICO, medidas fiscales como la exención del IBI o la reducción del IAE.

La declaración puede contemplar incluso la compensación a las administraciones locales por su falta de ingresos, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

El Gobierno de Mañueco ya ha adoptado unas primeras líneas de apoyo económico y ultima un Plan de Recuperación Económico-social con ayudas para la reconstrucción de infraestructuras públicas y privadas dañadas y la compensación de la pérdida de la actividad económica.

El Gobierno autonómico ha confiado en que, una vez que formalice con la documentación exigida la petición de declaración de zona catastrófica, el Consejo de Ministros adoptará el oportuno acuerdo que haga posible poner en marcha cuanto antes las compensaciones de esa declaración. Eso permitirá que las poblaciones afectadas por el incendio reciban ayudas económicas, beneficios fiscales y se acojan a medidas de otra naturaleza para “recuperar cuanto antes la normalidad en su vida y en el desarrollo de sus actividades económicas”, ha subrayado la Junta de Castilla y León.

Un animal calcinado en el incendio forestal de la reserva de la Sierra de la Culebra, Zamora, que según las mediciones provisionales sería el mayor de España de toda la historia desde que hay registros, con 30.800 hectáreas que han sido pasto de las llamas. EFE/ Brais Lorenzo
Un animal calcinado en el incendio forestal de la reserva de la Sierra de la Culebra, Zamora, que según las mediciones provisionales sería el mayor de España de toda la historia desde que hay registros, con 30.800 hectáreas que han sido pasto de las llamas. EFE/ Brais Lorenzo FOTO: Brais Lorenzo EFE

Dimisión de Suárez-Quiñones

Por otro lado, el sindicato CCOO ha denunciado la “negligencia” y “temeridad” de la Junta en la gestión de este incendio y ha anunciado este martes que van a llevar ante la Fiscalía de Medio Ambiente al Gobierno regional por este motivo, ya que que consideran que “existe una responsabilidad civil, patrimonial y de dejación de funciones muy importante”, que se tendrá que aclarar en los juzgados.

CCOO asegura que es preciso contar con un operativo los 365 días del año, profesional, público, eficaz y flexible, que dé respuesta en cada momento a las necesidades que puedan surgir en cualquier época del año. “Los incendios se apagan en invierno, no se puede limpiar el monte en temporada alta”, señala el secretario de Acción Sindical, Medio Ambiente y Salud Laboral de CCOO Castilla y León, Fernando Fraile.

El sindicalista advierte de que unas horas antes de producirse este incendio, desde CCOO anunció que pese al anuncio de una ola de calor con condiciones extremas, la Junta continuaba con el nivel medio del operativo antiincendios. “Subrayamos que era preciso activar el alto pero no lo podían hacer porque no tenían contratada a la gente. La Junta cruzó los dedos a ver si no pasaba nada y sin embargo sí ha pasado, y ahora nos encontramos con un problema grave”, apunta.

Por otra parte, la federación de UGT Servicios Públicos de Castilla y León remitió este lunes un escrito al presidente de la Junta, Alfonso Fernandez Mañueco, en el que reclaman el inmediato cese del consejero de Medioambiente, Juan Carlos Suarez-Quiñones Fernández, por su gestión del incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora.

“Dicha petición está basada en la nefasta política que mantiene dicha Consejería con el operativo de incendios, que viene provocando que proliferen los grandes incendios de nuestra comunidad porque no hay personal suficiente para su extinción ni labores de prevención a lo largo del resto del año”, apunta el sindicato en un comunicado al que ha tenido acceso este periódico.

En ese sentido, UGT culpa al “modelo público-privado” que defiende Suarez-Quiñones de la proliferación de grandes incendios e insisten en que es necesario realizzar tareas de prevención a lo largo de los 12 meses del año y que el operativo de incendios no esté solo en funcionamiento del 1 de julio al 30 de septiembre “con el fin de intentar demostrar que funciona mejor el sistema privado que el público y así poder privatizar íntegramente todo el operativo”.

La Junta defiende su gestión

Ante estas críticas, el presidente Mañueco ha defendido que los medios de la Junta, el Gobierno central y las autonomías vecinas han trabajado “desde la unidad para resolver desde el primer momento” la situación vivida en Zamora.

“Ha habido medios suficientes para responder al incendio”, decía Mañueco este martes mientras aseguraba que su corazón “está con quienes han perdido la cosecha y con los que ven una campaña turística complicada”. Además, reiteraba el ofrecimiento de ayudas de estos días, convencido de que la Junta responderá del mismo modo que el pasado año tras el incendio en la provincia de Ávila, con medidas para los ganaderos y los habitantes de la zona afectada.