Los contagios en las residencias valencianas se multiplican por cinco pero las muertes bajan un 97%

Durante la primera semana de enero ha habido cuatro muertes, frente a las 132 de hace un año

La vacunación ha demostrado la eficacia en la protección de las personas más vulnerables
La vacunación ha demostrado la eficacia en la protección de las personas más vulnerables FOTO: MARISCAL EFE

Los fallecimientos en residencias de ancianos durante la primera semana de enero se han reducido un 97 por ciento en la Comunitat Valenciana, a pesar de que hay una incidencia general casi cinco veces mayor que hace un año.

“Desde que se completó el proceso de vacunación, los casos graves y los fallecimientos se han reducido de manera importantísima”, ha destacado este lunes José María Toro, presidente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte).

En la primera semana de enero se han declarado cuatro fallecimientos en los centros residenciales de personas mayores de la Comunitat Valenciana, según los últimos datos publicados por el IMSERSO, frente a los 132 que se produjeron en la misma semana del año 2021, lo que supone un 97 % menos.

Según Aerte, todo ello se produce en un contexto muy distinto, ya que la incidencia acumulada a 14 días el 11 de enero de 2021 estaba en 516,87 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que, un año después, la misma se encuentra en 2.452,26 casos, es decir, casi cinco veces superior.

En cuanto a los casos diagnosticados, en el mismo periodo han sido de 181 en personas residentes frente a los 786 del año pasado (un 76,97 % menos) y de 156 trabajadores frente a los 302 anteriores (un 48,34 % menos).

Esto, según el presidente de Aerte, demuestra una situación mucho mejor que la que se tenía hace doce meses a pesar del aumento disparado de los contagios en el conjunto de la sociedad valenciana.

“La vacunación ha demostrado la eficacia en la protección de las personas más vulnerables y los resultados en las residencias son la prueba más palpable de ello”, afirma.

No obstante, añade que “si la incidencia sigue creciendo de manera tan importante, los casos en residencia lo harán también, aunque esta variante provoque menor número de hospitalizaciones y fallecimientos”.