Sección patrocinada por sección patrocinada

Mundial

Todos los secretos de “La absoluta”, el documental definitivo sobre la Selección Española

Jorge Laplace vuelve al documental deportivo, tras su película sobre Carolina Marín, con una reconstrucción en Prime Video de la España campeona del mundo en Sudáfrica 2010

"La absoluta", de Jorge Laplace, ya disponible en Amazon Prime Video
"La absoluta", de Jorge Laplace, ya disponible en Amazon Prime VideoPRIME VIDEOfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@663fb8ff

La gesta siempre tuvo tintes cinematográficos. Bien desde la historia de la gestión de grupo, desde el propio contexto épico o, simplemente, como el retrato de una institución que tuvo que empezar a confiar en sí misma antes de demandar la confianza ajena, el relato de la Selección Española de Fútbol que fue campeona del mundo en 2010 es un caramelo. Así se ha explotado en numerosos reportajes y documentales, a más de una década ya del gol de Iniesta, pero quizá hasta ahora los acercamientos se parecían más a un informe que a una fábula. De superación, de drama deportivo y hasta de amistad. Eso es, exactamente, lo que consigue “La absoluta”, el nuevo documental de Jorge Laplace, que reúne a Iker Casillas, Carles Puyol, Xavi Hernández o Fernando Torres para que narren todo el cuento: desde aquel partido con Dinamarca en el que nació el Tiki-Taka hasta la guinda del lustro dorado, con la consecución de la Eurocopa de 2012 frente a Italia.

Sin apenas descanso entre producciones, y recién estrenada su serie documental sobre Locomía para Movistar+ (pre-seleccionada entre las 15 que eligen los Premios Feroz para su Premio Arrebato de No Ficción), Laplace construye un documental testimonio a testimonio sin caer tampoco en la sucesión de tópicos. Sí, “La absoluta” es una película de bustos parlantes, pero también de jugoso archivo informativo y de anecdotario puro. Además de los futbolistas clave en todo el proceso, como Cesc Fàbregas, Pepe Reina o David Villa, el director cuenta aquí con varios periodistas especializados en la cobertura de la Selección Española, así como con Àngels Barceló e Iñaki Gabilondo, para ayudar a entender al espectador el contexto tan especial en el que el fútbol español se hizo universal: inmersa en una crisis económica, España tuvo que empezar a lidiar con una grieta política, con causas abiertas como la del independentismo que, por supuesto, tuvo eco en aquel grupo de jóvenes liderado por Luis Aragonés, primero, y luego Vicente del Bosque.

España (en la imagen, Capdevila, Casillas y Puyol) se sobrepuso a la primera derrota del Mundial de Sudáfrica frente a Suiza
España (en la imagen, Capdevila, Casillas y Puyol) se sobrepuso a la primera derrota del Mundial de Sudáfrica frente a Suizalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@663fb8ff

”Los testimonios son la piedra angular del documental. Era esencial tenerlos a todos, a todas las grandes estrellas que pasaron por la Selección. Obviamente, no puedes meter a 50 personas, pero anduvimos cerca. Nos dimos cuenta, eso sí, que la distancia en el tiempo nos permitía hacer un relato mucho más libre, más abierto a contar qué pasó realmente con temas como el de Mourinho o el de Raúl”, explica vía telefónica el director a LA RAZÓN. Y así, en “La absoluta”, no hay temor a entrar en los conatos de cisma que dividieron al equipo. Primero, con esa transición nada pacífica en la que jugadores como Cañizares, Míchel Salgado o, sobre todo, el capitán Raúl dejaron de contar. “Hubo una conversación, una discusión, pero hay cosas que no se pueden contar. No se puede contar todo”, explica Pepe Reina en el documental. “Se habían hecho otros documentales, pero a mí me interesaba contar todo el ciclo. Desde los chavales que no eran nadie a los que se convirtieron en Campeones del Mundo. Tenía que ser el documental definitivo sobre esta historia”, añade convencido Laplace.

Hay también, en “La absoluta”, un aroma de fábula. Ahí está el trauma generacional de la Selección, “ver a España era verla perder”, cuenta un periodista, pero también el coyuntural. “Igual que con el documental sobre Locomía, me interesaba que se entendiera el contexto histórico en el que se da todo. Que se viera lo complicado, lo extraño y lo bonito de este país en cada momento”, explica Laplace. Y sigue, sobre su lienzo de pelotazos: “Me sorprendió mucho la forma de contar las cosas de Fernando Torres. Es un tipo muy tímido, pero tuvimos la suerte de contar con el mismo realizador que había hecho con él su propio documental, por lo que se soltó de inmediato y estuvo muy cómodo. Creo que él y Xavi son los que mejor manejan los tiempos de un buen relato, de una buena historia”.

Con la Selección, ahora, de Luis Enrique jugando en Catar una nueva edición de la Copa del Mundo, las comparaciones con la Generación Dorada son inevitables. La España de Pedri, Gavi, Asensio o Ferrán Torres juega distinto y, también por decisión propia, el entrenador es el centro de cada una de las polémicas en clave mediática. Laplace, que recuerda ser más futbolero entonces que ahora, aborda las similitudes: “Es cierto que con el 7-0 todos nos hemos venido un poco arriba, pero es que creo que aquel equipo, el anterior, apelaba incluso a aquellos a los que no les gustaba el fútbol. Puedes no tener ni idea de arte y aún así disfrutar igual de un paseo por el Museo del Prado. Son dos entrenadores, Aragonés y Luis Enrique, con mucho carácter. Y lo dice Torres, en el documental, que muchas veces tienes que prescindir de esos grandes nombres en favor del grupo. Y es curioso, claro, que eso pasara en su momento con Raúl y ahora, por ejemplo, haya ocurrido con Sergio Ramos, que está en el documental”.

Disponible en Amazon Prime Video, “La absoluta” cumple con su objetivo principal y es, sin lugar para la duda, el documental definitivo sobre la Selección Española. No solo sobre el núcleo duro, el de las tres copas internacionales, sino también el del grupo entero, la institución y su manejo. Laplace, como ya hizo con la figura de Carolina Marín en “Puedo porque pienso que puedo” (2020) maneja mejor que nadie los tiempos de la docu-serie y es capaz de transmitir trascendiendo la épica deportiva, convirtiendo a cada uno de los jugones, de los bajitos, en una estrella cinematográfica y literal, bordada en oro en la camiseta.