Deportes

El PSG se harta de Neymar

Sus lesiones, su bajo rendimiento en el campo y sus problemas de actitud han acabado con la paciencia de Al-Khelaifi que no descarta buscarle una salida.

Neymar, durante el entrenamiento del PSG
Neymar, durante el entrenamiento del PSGAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Neymar no está viviendo sus mejores días en el PSG. Al “misterio” Ramos se une ahora el “enigma” del brasileño, cuya actitud y bajo rendimiento ha acabado con la paciencia de Nasser Al-Khelaifi. El atacante brasileño Neymar no entrado en el grupo del París Saint-Germain que hoy se medirá en Liga de Campeones con el Leipzig, por problemas en los aductores tras su regreso de la gira internacional con su selección, indicó este lunes el club francés.

Baja ante el Leipzig

Neymar sufre “dolores en los aductores desde su retorno de la selección” y “deberá tener un periodo de cura de varios días antes de su vuelta con normalidad con el grupo”, señaló el PSG en un parte médico.

El entrenador, Mauricio Pochettino, precisó en rueda de prensa previa al duelo contra los alemanes que Neymar comenzó el entrenamiento con el resto del grupo pero que “sintió unas molestias que le imposibilitaron hacer la parte técnica de la preparación”. Esta nueva lesión del delantero y sus constantes encontronazos con miembros destacados del vestuario parisino han encendido todas las alarmas en París y los medios galos ya apuntan a que el PSG estaría dispuesto incluso a buscarle una salida.

Un “broncas”

Sin ir más lejos, la fea reacción del delantero con Ander Herrera en el entrenamiento de ayer no ha gustado nada en el vestuario, donde ya lo tachan de “broncas” ni tampoco a los dueños del club. En un rondo, Ander Herrera hizo un caño a Neymar y este se burló de su compañero delante de Leo Messi. El brasileño guardó la matricula al español y tan pronto como pudo Neymar propinó una fea patada a Ander Herrera. El vídeo se volvió viral en internet y en el club no ocultan su enfado con un gesto que no ofrece la mejor imagen del brasileño.

Neymar está muy lejos de su mejor estado de forma y hay un malestar creciente en las altas esferas del club parisino por las sospechas de que Neymar no está llevando una vida privada demasiado ejemplar. El brasileño llegó tarde a la pretemporada de los parisinos debido a la Copa América y, hasta la fecha, no ha tenido una gran actuación en lo que llevamos de curso. Regresó de sus vacaciones fuera de forma y más rebelde de lo habitual, lo que unido a los constantes rumores sobre sus salidas nocturnas han encendido todas las alarmas. La preocupación es tal que, según in forman desde Francia el propio Mauricio Pochettino a hacer indagaciones sobre estos rumores en el vestuario.

“Mocoso y mimado”

Tras la derrota ante el Rennes Neymar fue el más criticado de tridente ofensivo de los parisinos y los detractores de brasileño siguen en aumento. El exjugador del equipo galo Edouard Cissé hablaba sin tapujos sobre la situación que vive el club desde la llegada de su ‘10′ y cargaba con dureza contra el brasileño. “En París le dieron las llaves y le dejaron hacer lo que quisiera. En un momento se perdió. Es un gran jugador, nada que decir, pero se ha convertido en un mocoso mimado y obliga a todo”, apuntó sin tapujos el exfutbolista.

Y es que su actitud también deja mucho que desear. A pesar de los, intentos del PSG por mostrar una imagen ideal de la unidad del vestuario y del buen rollo en el club parisino, el brasileño se ha visto en el centro de todos los enfrentamientos. Unos de los más sonados fue el que mantuvo con Mabppé. El delantero francés mostró su enfado con el brasileño nada más ser sustituido en el minuto 88 del encuentro que el PSG ganó 2-0 al Montpellier. El diario Le Parisien hizo una lectura de los labios de Mbappé a partir de las imágenes emitidas por Canal + y aseguró que al sentarse en el banquillo le dijo a su compañero Gana Gueye: “Este clochard no me la pasa”. La traducción de clochard es vagabundo, pero a nivel coloquial se utiliza para referirse a alguien como asqueroso, cerdo o desgraciado.

Pochettino ya confesó hace días el problema que supone trabajar con Leo Messi, Kylian Mbappé y Neymar y el brasileño no se lo está poniendo fácil.