Coronavirus

Cuarentena: 1.100 millones de euros esfumados en solo un día

Las compañías turísticas caen a plomo en bolsa. Los analistas temen que su situación empeore en agosto por el avance de los rebrotes

Thumbnail

A la espera de saber cuál será el efecto a largo plazo sobre el sector turístico español de la cuarentena decretada por Reino Unido para los que regresen de España, a corto plazo la medida ya tiene un efecto que se puede cuantificar. Aerolíneas, cadenas hoteleras o proveedores de soluciones tecnológicas cotizadas registraron ayer fuertes caídas en bolsa que les llevaron a perder más de 1.100 millones de euros en capitalizción bursátil.

La compañía más golpeada en términos porcentuales fue la cadena hotelera Meliá, que se dejó un 6,4%, con lo que su capitalización bursátil retrocedió 52 millones de euros. Muy cercano estuvo el batacazo de IAG. La matriz de las aerolíneas Iberia y British Airways se dejó un 5,9%, con lo que su valor retrocedió en 258 millones de euros. El podio lo completó NH Hoteles, con una bajada del 4,35% y un retroceso en cotización de 47 millones. Aunque el golpe más fuerte, en términos absolutos, se lo llevó Amadeus, que perdió 544 millones de capitalización tras retroceder el valor de sus títulos un 2,66%. Los de Aena cayeron un 1,81%, lo que provocó que su valor en bolsa retrocediese en 315 millones. La única que avanzó tímidamente fue eDreams, que ganó un 0,62% y sumó 108 millones a su valor.

El desplome de los valores turísticos lastró a la bolsa española, cuyo selectivo, el Ibex 35, sufrió un retroceso del 1,7%, superior a los registrados en el resto de los grandes parqués europeos. De esta forma, encadena cuatro sesiones en rojo.

Mazazo

La cuarentena decretada por el Gobierno británico ha caído como una auténtica bomba sobre el deprimido sector turístico español, que confiaba en los meses de julio y agosto para salvar algo la ya de por sí mala temporada a que le ha abocado el coronavirus. La situación es especialmente dramática para zonas como Alicante, Canarias o Baleares, muy dependientes de este sector y de los turistas británicos. Y aunque el Ejecutivo de Pedro Sánchez confiaba en alcanzar acuerdos para establecer corredores seguros con estas zonas desde las islas británicas, la recomendación realizada a última hora de la tarde de ayer por el Foreign Office de no viajar a los archipiélagos complica todavía más la situación (para más información, ver páginas 10 y 11).

La decisión unilateral de Reino Unido, golpeado también de forma severa por la pandemia –con más muertes diarias que en España– y con un sector turístico también muy deprimido y necesitado de los ingresos que puedan dejarle sus ciudadanos, ha creado malestar más allá de las fronteras españolas. La propia Comisión Europea recordó que las decisiones sobre cuarentenas obligatorias a viajeros de determinadas zonas deben tomarse sin discriminar a unas regiones frente a otras en una situación epidemiológica similar, según aseguró el portavoz de Salud del Ejecutivo comunitario, Stefan De Keersmaecker. A día de hoy, once comunidades autónomas españolas tienen una propagación del virus menor que el propio Reino Unido.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) también advirtió que la imposición de la cuarentenas, no sólo del Reino Unido, sino de otros países como Noruega o Irlanda, al tratarse de medidas unilaterales ante la Covid-19 «pueden crear confusión y traer consecuencias innecesarias». Su secretario general, Zurab Pololikashvili, alertó que este tipo de respuestas de los gobiernos «pueden socavar la confianza pública más aún, un bien valioso para cuyo restablecimiento hemos trabajado duramente en estos meses difíciles».

Sector aéreo

Por el momento, y a pesar de que el mayor turoperador europeo, TUI, ha anunciado la cancelación de sus vuelos a la Península, Ryanair, la compañía que más pasajeros transporta en España, aseguró ayer que mantiene sus conexiones con el país. En declaraciones a la cadena de televisión británica BBC, el director financiero de la aerolínea de bajo coste irlandesa, Neil Sorahan, reiteró que el «mercado permanece abierto» y que el «calendario sigue en activo», por lo que continuarán operando desde y hacia España «con normalidad». El directivo precisó que la compañía «mantiene bajo revisión» todas sus operaciones, al mismo tiempo que sigue reactivando su programa de vuelos, después de verse obligada a cancelar el 99% de sus trayectos durante los confinamientos decretados por la pandemia de coronavirus.

El sector aéreo ha reaccionado con desolación a la cuarentena británica. La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) considera que la medida tendrá un «efecto devastador» para el sector aéreo y el turismo, ya que uno de cada cuatro turistas internacionales que visitan España proceden de Reino Unido. Su presidente, Javier Gándara, defendió que, ya que la pandemia avanza a diferentes ritmos, se haga de forma regional.

Los analistas de es.investing.com aseguran que la caída de la demanda debido a la crisis sanitaria es el principal desafío al que se enfrenta este verano el sector turístico español. Un desplome que puede agudizar la cuarentena decretada por Reino Unido. Para tratar de combatir este reto, han incrementado «las medidas de seguridad para generar confianza entre los clientes. Sin embargo, los numerosos rebrotes que se están registrando en nuestro país suponen otro obstáculo más para la reactivación del sector. Julio se está pudiendo salvar un poco, pero veremos agosto, cuando el repunte de contagios sea mayor a nivel nacional», alerta el analista Ismael de la Cruz.