Fracasan las negociaciones: Reino Unido mantiene la cuarentena a Canarias y Baleares

El Gobierno no consigue convencer a sus homólogos británicos de que los viajeros que lleguen desde España no tengan que guardar una cuarentena de 14 días

La cuarentena impuesta por el Reino Unido ha caído como un jarro de agua fría en Moncloa. Aunque en el Gobierno se ha trabajado intensamente en las últimas horas con la esperanza de que se pudiera excluir a algunos territorios insulares de la misma, para que el impacto sobre el turismo no sea tan demoledor como cabría esperar, las negociaciones han fracasado. El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido ha reiterado la recomendación de no viajar a España para incluir una mención expresa también a las islas Canarias y Baleares, sobre las que se centraban las gestiones del Ejecutivo de Sánchez. Aunque las autoridades británicas no recomiendan volver ni acortar la estancia, sí aconsejan no viajar y advierten a quienes lleguen de cualquier punto de nuestro país, que tendrán que guardar un aislamiento de dos semanas.

Esta decisión supone un nuevo mazazo a las perspectivas económicas, turísticas y a las expectativas de Exteriores, desde donde estuvieron haciendo un importante esfuerzo de explicación para lograr que la «solidez de los datos epidemiológicos» españoles calasen en las autoridades inglesas. Esos datos «siempre tienen que ser la base sobre la cual se tomen medidas limitativas», sostenían, y parece que no han sido suficientemente contundentes. Para analizarlos se reunieron hoy expertos epidemiólogos españoles y británicos, con el objetivo de «clarificar los datos epidemiológicos» que han trascendido y trasladar a sus interlocutores que están en la línea del resto de países del entorno. La línea fundamental era incidir en la circunstancia de que los números concretos de Canarias y Baleares, dadas también sus especificidades de insularidad, son muy inferiores a los que existen actualmente en Reino Unido. Otras regiones como Andalucía o la Comunidad Valenciana también habían pedido al Gobierno que intercediera por ellas para convertirlas en «corredor seguro» de turistas.

La decisión ya la anticipaba el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, que aseguraba hoy en «La Sexta» que «hoy por hoy» la cuarentena de 14 días que su Gobierno ha decretado para los viajeros procedentes de España afecta a todo el territorio nacional, de manera que no habrá ni corredores ni excepciones con las Islas Canarias y Baleares. Esto, a pesar de que Exteriores había expuesto a sus interlocutores británicos todas las medidas de prevención que se están adoptando en España: trazabilidad de contactos, aislamiento de enfermos y «duras y eficaces medidas de distancia social». En el Ejecutivo confiaban en que estas gestiones «dieran sus frutos», pero finalmente no ha sido así.