Renfe no tiene quien haga la competencia a su AVE en Galicia

Las vías en el interior de esta comunidad no son aptas para la circulación de los trenes de alta velocidad de Ouigo y de Iryo. Sólo la compañía pública dispone de trenes del ancho necesario para circular por su interior

Vista de un tren AVE junto a uno de los trenes del servicio de alta velocidad de bajo coste Avlo, de Renfe, en la estación de Madrid Atocha
Vista de un tren AVE junto a uno de los trenes del servicio de alta velocidad de bajo coste Avlo, de Renfe, en la estación de Madrid Atocha FOTO: Mariscal EFE

Su Majestad el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inaugurarán hoy oficialmente el AVE a Galicia. Según han asegurado tanto desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) como desde Adif, existe un interés notable de otras compañías por operar en este corredor y competir con Renfe. Pero la cuestión es que, en el corto plazo, se antoja muy complicado que nadie le pueda dar la réplica a la operadora pública por una sencilla razón: no disponen de trenes para hacerlo porque el ancho de vía no se lo permite.

Las vías por las que circulan los trenes de alta velocidad de Renfe y Ouigo -y por las que lo harán los de Irya a partir de la segunda mitad del año próximo- son de ancho internacional (UIC), el más extendido en todo el mundo. Sin embargo, en el interior de Galicia, la red ferroviaria disponible es de ancho ibérico. Lo es porque el Ministerio de Fomento decidió hace unos años mantener este estándar para no estrangular el tráfico ferroviario de mercancías a pesar de que ya estaba proyectada la llegada de la alta velocidad a Galicia. ¿Cómo van a circular entonces los AVE de Renfe si hasta Orense habrá ancho UIC y en el interior de Galicia ibérico? Pues lo harán gracias a que la operadora pública dispone de convoys con ejes de ancho variable capaces de adaptarse a ambas medidas. Son los que montan ahora los servicios Alvia que van a Galicia, si bien Renfe tiene previsto incorporar a partir de mediados del año que viene sus modernos Avril, un AVE puro también de rodadura variable y que alcanzará los 330 kilómetros por hora.

¿Y que ocurre con Ouigo e Iryo? Pues que ni una ni otra compañía disponen de trenes de ancho variable, lo que, de facto, les imposibilita a corto plazo competir en el AVE gallego con Renfe más allá de Orense. La compañía francesa de bajo coste opera en España con 14 trenes Alstom Euroduplex de doble piso, que disponen de 509 plazas y que no cuentan con sistema de ancho variable. Además, y como aseguró hace pocas fechas a LA RAZÓN la consejera delegada de la operadora francesa en España, Helene Valenzuela, la compañía está ahora centrada en los tres corredores en los que Adif le adjudicó capacidad: Barcelona, Valencia y Sevilla. En el primero ya opera desde el 10 de mayo y ha logrado arrebatarle a Renfe un 30% de la cuota de mercado, según datos de Adif. Para primavera tiene previsto llegar a Valencia. Y en el sur lo hará cuando sus trenes tengan montado y homologado el sistema de seguridad LZB que hay en esta línea y que es diferente al ERTMS del resto.

Los Frecciarossa 1000 de Iryo tampoco disponen de ancho variable. Se trata de un tren interoperable en distintos países europeos, que mide 200 metros de largo y tiene capacidad hasta 467 pasajeros siendo capaz de alcanzar velocidades comerciales de hasta 360 kilómetros por hora. No obstante, en los planes de la compañía participada por Air Nostrum y Trenitalia sí que está llegar a Galicia. Aunque no lo hará a corto plazo. Según explicaron el pasado mes de julio Fabrizio Favara, su entonces consejero delegado, y Víctor Manuel Bañares, su director general; en una entrevista a la publicación especializada «Trenvista», la compañía tiene previsto en una segunda fase de operación en España la compra de trenes de ancho variable para operar en Galicia. En todo caso, no sería antes de cinco años.

Nuevos jugadores

Aunque desde Adif no ofrecen detalles sobre las operadoras que se habrían interesado por competir con Renfe en Galicia, lo cierto es que, aunque se tratase de compañías diferentes a Ouigo o Iryo, su desembarco en el corto plazo tampoco parece sencillo. Fuentes del sector ferroviario aseguran que la forma más rápida que tendrían para hacerse con el material rodante necesario para circular por Galicia sería alquilárselo a Renfe, pues ya estaría además homologado. No obstante, dudan de que la compañía pública disponga de excedente de ancho variable en un plazo razonable. La compra de material nuevo podría retrasarse unos cuatro años «si no se trata de material nuevo», explican.

De momento, la competencia para Renfe vendrá de la propia Renfe. La pasada semana, su presidente, Isaías Táboas anunció que el Avlo, el tren de bajo coste que la compañía ya opera entre Madrid y Barcelona con billetes que parten de los 7 euros, también llegará a Galicia, si bien tampoco especificó en que fechas lo hará. Lo que sí parece evidente es que podrá hacerlo antes que otros competidores, lo que le posicionará en un mercado en el que Renfe aspira a pasar de una cuota de mercado en el transporte de pasajeros del 20% al 50%, arrebatándole 30 puntos porcentuales al avión.