Los cazas españoles vuelven al Báltico para proteger su espacio aéreo

España liderará la Policía Aérea de la OTAN con 6 aviones y 137 efectivos, los cuales han pasado una cuarentena previa al despliegue

Uno de los F-18 del Ala 15 que participará en la misión de la OTAN
Uno de los F-18 del Ala 15 que participará en la misión de la OTANEjército del Aire

A partir del viernes, los cazas españoles volverán a vigilar el espacio aéreo báltico en la misión de Policía Aérea de la OTAN, en la que nuestro país participó por primera vez en el año 2006, aunque desde 2015 está presente anualmente. Además, el Ejército del Aire, con sus 137 efectivos y seis aviones de combate F-18 del Ala 15, liderará durante los próximos cuatro meses la operación, en la que también participan Reino Unido y Francia. Y lo hará desde la base lituana de Siauliai.

“Agradecemos a España, Francia y el Reino Unido que se hagan cargo de la misión de Policía Aérea del Báltico de la OTAN", ha apuntado en un comunicado la portavoz de la Alianza, Oana Lungescu, para quien la continuidad de esta misión en plena crisis del coronavirus “demuestra que nuestro compromiso con la seguridad de nuestros aliados es sólido como una roca y que nuestro trabajo vital continúa a pesar de la pandemia".

Fue el pasado lunes cuando despegaron desde Zaragoza los seis cazas con destino a Lituania, para lo cual tuvieron que cubrir más de 3.000 kilómetros apoyados por un “Hércules” del Ala 31 que realizó el reabastecimiento en vuelo, tal y como informa el Ejército del Aire. Al mismo tiempo, el resto del personal y el material (tripulación, mecánicos, armeros...) volaron hasta Siauliai en otro “Hércules” y en un “A400-M”. Fue este último avión el que trajo a España el material médico donado por Lituania para luchar contra el coronavirus en respuesta a la petición de ayuda de nuestro país a la OTAN, la cual ya se ha desactivado.

Los tres destacamentos aéreos que arrancan su misión el jueves están perfilando los últimos detalles de sus despliegues para sustituir a las Fuerzas aéreas de Bélgica y Polonia, que desde enero protegen el espacio aéreo de Estonia, Lituania y Letonia, países que carecen de capacidad de defensa aérea, por lo que el resto de aliados contribuye a garantizar su seguridad. Será mañana, jueves, cuando se lleve a cabo el relevo oficial.

Cuarentena y pruebas

Al comenzarse esta misión en plena pandemia del coronavirus, a todo el personal del Ejército del Aire se le ha realizado un test y ha sido sometido a una cuarentena previa al despliegue como medida de precaución, tras lo cual se les ha realizado otra prueba. Además, se han extremado las medidas de protección sanitarias tanto en el traslado al aeropuerto como durante los vuelos del personal para evitar posibles contagios. Junto a ellos ha viajado un equipo médico para, durante estos cuatro meses, realizar un seguimiento del estado de salud de todos ellos.

Material donado por Lituania
Material donado por LituaniaEjército del Aire

Aunque la participación de España en esta misión se remonta a 2006, nuestro país ha estado presente ininterrumpidamente en la misma desde 2015, cuando se desplegaron en Amari (Estonia), cuatro Eurofighter. En 2016 hicieron lo propio en Siauliai, liderando también la misión. En las últimas ediciones, los aviadores españoles vivieron momentos tensos y polémicos, como en 2018, cuando uno de los cazas disparó accidentalmente un misil sobre una localidad de Estonia sin causar daños. El pasado año, mientras, uno de los aviones españoles vivió un tenso episodio con dos aviones rusos que escoltaban la aeronave del ministro de Defensa de dicho país. El Gobierno español defendió la actuación de los pilotos del Ejército del Aire.