Defensa reactivará la “Operación Balmis” en un máximo de 48 horas si hay rebrote

Robles destaca “carencias" en la Sanidad Militar: “No estaba preparada para una pandemia como la que hemos sufrido”

La ministra de Defensa, Margarita Robles, comparece ante la Comisión de Defensa del Congreso
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en el CongresoBALLESTEROSEFE

La “Operación Balmis” de las Fuerzas Armadas contra el coronavirus concluirá el próximo día 21, cuando se dé por finalizado el estado de alarma. Sin embargo, ante la posibilidad de un rebrote en otoño, el Ministerio de Defensa tiene todo preparado para que “en un plazo de 24-48 horas” vuelva a reactivarse. Así lo ha confirmado hoy la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, en donde ha informado -como ya hizo a finales del mes de abril en la Cámara Baja y el pasado mes en el Senado- sobre el desarrollo de esta misión, del plan de desescalada militar y de las operaciones en el exterior durante el pasado año.

De esta forma, la que es ya la mayor operación militar en territorio nacional en tiempos de paz se dará por finalizada tras 99 días activada, con picos de más de 8.200 militares desplegados al mismo tiempo tanto en las calles como en los centros de la Inspección General de la Defensa. “Se puso en marcha con la única finalidad de ayudar a salvar vidas. No había otra clave política”, ha reiterado Robles mientras destacaba que las Fuerzas Armadas se desplegaron porque “podían hacer una labor muy importante en defensa y ayuda de los más vulnerables”. Y ha repasado alguna de las 20.000 intervenciones realizadas por los militares en todo este tiempo, como la desinfección de infraestructuras críticas, principalmente residencias y hospitales, la instalación de hospitales y campamentos de campaña, el transporte de material sanitario y alimentos o el dramático traslado de cadáveres.

Unas capacidades y personal que han ido reduciéndose poco a poco hasta llegar a los 650 efectivos de hoy (396 en la calle y 250 en los centros sanitarios), el contingente más bajo desde que comenzó “Balmis”. Pese a ello y al inminente final, la ministra ha querido “dejar claro que las Fuerzas Armadas siguen preparadas para lo que sea necesario. Si hubiera un rebrote, todo el mecanismo que se puso en marcha, coordinado por el JEMAD y el personal del Mando de Operaciones, podríamos ponerlo en marcha en 24 o 48 horas”. “Que los españoles sepan que cuentan con unas Fuerzas Armadas entregadas para lo que sea necesario”, ha apuntado tajante, añadiendo: “Esperemos que esa situación no se produzca”.

Y, de nuevo, ha reiterado una idea que viene repitiendo en sus últimas intervenciones: “Las Fuerzas Armadas han escrito con esta operación una página muy importante en la historia de nuestro país".

Pero también ha destacado la ministra que “Balmis” ha permitido comprobar las “carencias en la Sanidad militar”: “Teníamos una Sanidad Militar mas preparada para misiones, pero no tan preparada para una pandemia como la que hemos sufrido. Es algo que debemos ir planificando y teniéndolo en cuenta. Nos hemos dado cuenta de la vulnerabilidad que tenemos y las Fuerzas Armadas han demostrado que es imprescindible que estén preparadas y el numero de médicos que tengamos es importante”.

En este punto, ha desglosado el número de militares en situación de reserva activados, que en total fueron 54 componentes del Cuerpo Militar de Sanidad: 40 son médicos, 10 enfermeros, 2 veterinarios y 2 farmacéuticos. Todos ellos fueron comisionados a los hospitales militares de Madrid y Zaragoza y a la Unidad Militar de Emergencias (UME). “Han sido activados para reforzar las UCI y los servicios de Urgencias en los hospitales”, ha señalado.

En el caso de los reservistas voluntarios, ha explicado que ninguno fue activado porque este personal ya desempeña su actividad mayoritariamente en centros del Sistema Nacional de Salud. “No se les activó porque ya estaban trabajando en el ámbito de la Salud Pública”, ha apuntado. Eso sí, se produjeron 10 peticiones de activación, en concreto, un médico, dos farmacéuticos, cuatro enfermeros, un veterinario y dos psicólogos.