“Operación Balmis”: 882 militares contagiados, 150 hospitalizados y 9.621 en cuarentena

Robles apunta en el Senado que “España tiene una deuda de gratitud con los mayores” y aboga por una “reflexión importante” sobre el “problema real” de las residencias

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido hoy en la Comisión de Defensa del Senado para informar sobre la “Operación Balmis” de las Fuerzas Armadas contra el coronavirus y para explicar las líneas de actuación de su Departamento. Una intervención en la que no ha dejado de agradecer a los militares su lucha desde hace 69 días, en los que han llevado a cabo cerca de 20.000 intervenciones en unas 2.300 localidades de toda España. Además del repaso a cómo se está desarrollando la misión de los efectivos del Ejército de Tierra, del Aire, la Armada o la Unidad Militar de Emergencias (UME), Robles ha reconocido que 882 miembros de las Fuerzas Armadas se han contagiado, de los que 150 requirieron hospitalización. Junto a ellos, hay 9.621 que han estado aislados y en cuarentena como medida de precaución.

La ministra ha comenzado mostrando su gratitud a todos los militares, cuyo único objetivo “ha sido salvar vidas". “Cada vez que una administración nos lo pedía, allí estaban para ayudar, sin preguntar ni cómo ni cuándo ni a quién. El objetivo no ha sido hacer política con ello. Nadie ha hecho política con esto. El objetivo sólo ha sido ayudar y salvar vidas”. De ahí que no haya dudado a la hora de afirmar que las Fuerzas Armadas “han escrito una página de oro” en la historia.

Robles ha hecho un breve repaso de las principales actuaciones de los militares, como el transporte de material sanitario, la ayuda a levantar hospitales de campaña o albergues para personas sin hogar y la desinfección de puntos críticos, principalmente en residencias de ancianos. En este punto, ha señalado que el efecto del coronavirus en los geriátricos “ha sido terrible”. “Este país tiene una deuda enorme de gratitud con nuestros mayores y debería hacer una reflexión muy importante sobre su situación una vez superada la crisis del coronavirus. Es un problema real. No podemos ponernos de perfil”, ha destacado.

Una actividad, la de los militares, que ha sido coordinada desde el Mando de Operaciones (MOPS), al mando del teniente general Fernando José López del Pozo. De este “cerebro” de “Balmis”, la ministra ha señalado que “había personas anónimas que trabajaban 24 horas sin descanso, porque se recibían multitud de solicitudes”. Hasta 600 en un día llegaba a gestionar.

En lo que se refiere a los miles de militares que han estado en primera línea luchando contra la pandemia, tanto en la calle como en los hospitales de Defensa o en la Farmacia Militar, Robles ha dicho que “hemos tratado de protegerles dentro de nuestras posibilidades”. Y ha apuntado “con todas las cautelas”, que desde el inicio de “Balmis”, 9.621 efectivos han estado aislados o en cuarentena, 882 han dado positivo y 150 han requerido hospitalización. Las últimas cifras que se tenían se remontaban al 3 de mayo, cuando en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados habló de 350 militares contagiados y 1.625 sospechosos.

Al respecto, ha reconocido que en la actualidad cuentan con 20.000 test “bastante fiables” de los 56.000 de los que han adquirido en una primera fase para el personal y que han comenzado a realizárselos a los miembros de la UME, unidad que fue la “punta de lanza” de la “Operación Balmis”. Y ha recalcado que a todo el personal que se le ha hecho un test dudoso se le hace la prueba PCR.

Juegos Militares de Wuhan

En este apartado de los contagios, Robles también se ha referido a los Juegos Mundiales Militares de Wuhan (China) del pasado mes de octubre, en los que participó una delegación española formada por unos 170 efectivos. Según ha explicado, cuando los participantes regresaron a España, a finales de octubre, “nadie hablaba del coronavirus”. Sin embargo, ha reconocido que en los últimos días han sabido de la “preocupación” de algunos de ellos, por lo que se ha ofrecido a todos la realización del test de anticuerpos. Eso sí, ha dejado claro que, “siete meses después, los resultados que den poco podrían decir”. “Cuando fueron los Juegos nadie sabía lo que había ocurrido”, ha sentenciado al respecto de esta polémica.