Casado cierra la puerta a los Presupuestos y a la negociación del CGPJ

Reunión con Sánchez el día 2: Ambos dirigentes hablarán tras cuatro meses de silencio. Los populares creen que el encuentro «llega tarde»

El Gobierno tratará de marcar la agenda política del nuevo curso desde el minuto uno. Bajo el argumentario de afrontar la crisis del coronavirus desde la «unidad institucional», Moncloa ha previsto una ronda de contactos con los principales partidos de la oposición para testar el ambiente para negociar las que serán las principales batallas para el Gobierno, como los Presupuestos, un pacto inminente para el que el Gobierno ya ha comprobado que tendrá dificultades aritméticas de aprobarlo en el Congreso con sus socios independentistas, máxime cuando recelan del Gobierno por su apoyo a la Monarquía y tras reclamar un gesto político para abordar el conflicto independentista en Cataluña. A pesar de conocer de antemano la respuesta de los populares, Sánchez tratará de hacer calar su hoja de ruta.

Tras cuatro meses sin hablar, el próximo miércoles el jefe del Ejecutivo, mantendrá, al fin, un encuentro con el principal líder de la oposición. Según fuentes gubernamentales, se reunirán en el Palacio de la Moncloa a las 10:00. Será el primer encuentro presencial entre ambos líderes desde el pasado 17 de febrero. Posteriormente ambos celebraron un encuentro por videoconferencia el 20 de abril. La última vez que hablaron por teléfono, según explican estas mismas fuentes, fue el pasado 4 de mayo cuando el jefe de Ejecutivo telefoneó a Casado para tratar de lograr el apoyo de su formación en la prórroga del estado de alarma.

Casado acudirá a la reunión a la que le ha citado Sánchez, como ha hecho siempre que Moncloa le ha convocado, sin embargo, los populares no comprarán el discurso bajo el que este martes se erigía Sánchez, que apuntaba a la geometría absoluta para salvar la Legislatura. Fuentes del PP confirman a LA RAZÓN que en la cita, el líder del PP seguirá proponiendo «grandes acuerdos de Estado» con el fin de salvar vidas y de acometer la recuperación económica, sin embargo rechazan frontalmente convertirse en socios del Gobierno. «Vamos a seguir denunciando lo que hace mal Gobierno, es nuestra responsabilidad como principal partido de la oposición» clarifican. La hoja de ruta de Génova pasa, en consecuencia, por rechazar frontalmente pactos en la futura negociación de los Presupuestos Generales del Estado y sobre la renovación del Consejo del Poder Judicial. Los populares siguen defendiendo que, sobre las cuentas públicas, sus postulados económicos son incompatibles con los de Unidas Podemos, y critican que el Gobierno no les ha presentado «ni un solo papel» durante las últimas semanas.

En cuanto a la reforma de la dirección del CGPJ, desde el PP paran las expectativas de Moncloa, al negarse a acordar la reforma con la cuota morada en el Gobierno a quienes acusan de «atacar a las instituciones, a la Justicia y al Rey». El análisis que hacen estas fuentes populares es que la reunión «llega a tarde», pues, insisten, en julio Casado ofreció a Sánchez en el Congreso poner a sus grupos a trabajar en el «plan B jurídico» en referencia a mantener el mando único bajo las leyes de Sanidad y que Sánchez «se fue de vacaciones», lamentan.