Así defenderá Vox la moción: “Será el principio del fin de Sánchez”

Intervendrá como el “altavoz” de las vivencias y preocupaciones de lo que “le importa a la gente corriente”. El diputado catalán, Ignacio Garriga, se encomendará a su madre, recientemente fallecida, al subir a la tribuna

De las cuatro mociones de censura que se presentaron en la historia de la democracia solo una salió adelante, la de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy. Sin embargo, todos los partidos que las presentaron acabaron gobernando. Lo recuerda el portavoz Iván Espinosa de los Monteros cuando insiste en que su órdago no será en valde. Pero en Vox se han marcado un objetivo: la moción será el principio del fin del Gobierno.

El miércoles, a las 9:00 el diputado catalán de Vox, Ignacio Garriga será el encargado de defenderla en el Congreso en representación de los 52 diputados que la firmaron. Lleva semanas trabajando sin parar en ello. Le ha echado «muchas horas de trabajo espartano, leyendo muchos papeles, escribiendo y reescribiendo». Para la defensa del texto los de Vox han hablado con muchas personas para “trasladar esos sentimientos y vivencias de lo que le importa a la gente corriente”, los que, destacan, están sufriendo y aquellos que se enfrentan a la angustia que les genera el futuro. El de Garriga será un discurso “altavoz” en nombre de todos ellos.

Visibilizar la alternativa

¿Qué esperan en el partido de su moción de censura? En Vox están convencidos de que el 21-22 de octubre será “el punto y aparte” que llevará a la “recuperación de España” y “la esperanza de una alternativa que llegará al Gobierno”. Aunque han insistido en muchas ocasiones en que la moción no es contra el PP, sino contra el Ejecutivo de Sánchez y su “gestión criminal” de la pandemia se erigen en la alternativa, un terreno que creen han perdido los populares más preocupados del qué dirán el resto de partidos social-comunistas y recuerdan que, Vox, sin ambición de nada, ofrecieron a los de Casado, incluso, consensuar el candidato o que dieran la batalla ellos con su apoyo.

Aunque la aritmética parlamentaria deja a la moción de censura con solo 52 votos a favor -de los 176 necesarios para sacarla adelante- los de Abascal darán la batalla de las ideas. “No ganaremos matemáticas en mano, pero ganaremos por demostrar nuestras convicciones, las de millones de españoles”. Están convencidos de que eso “llegará a la nación” y será “la sentencia de muerte” del Gobierno de Sánchez e Iglesias.

En Vox no le temen a la estrategia del vacío parlamentario, ni a los diputados ausentes o que les rebatan los portavoces como gesto de desprecio o irrelevancia. Nos lo llevan haciendo desde que llegamos”, afirma el diputado catalán. En Vox, están convencidos de que, sean cuales sean los gestos que lleven a cabo los diputados “el discurso, a pesar de su actitud, llegará a todos los hogares y con él la vergüenza de todos ellos”, advierten.

En Vox no son de amuletos, pero Garriga asegura que lo que sí hará será «encomendarme a mi madre», Cloti, recientemente fallecida. Ella fue su principal apoyo y deseaba haberle podido ver defender la moción desde el televisor. De profundas convicciones religiosas, el diputado catalán también asegura que se encomendará «a todos los santos» momentos antes de subir a la tribuna.

Abascal intervendrá en el pleno para presentar el programa de gobierno y buscará el cuerpo a cuerpo con Pedro Sánchez. En las filas de Vox insisten en que no hay que olvidar que ellos son la “resistencia” y que han llegado para plantar cara a la mafia y “recuperar España”.