Interior deja libres a 200 irregulares sin control

Las autoridades locales están «perplejas» por esta decisión que no se comunicó y les obligó a fletar autobuses para llevarles as La Palmas

El puerto de Arguineguín, el de «la vergüenza», como le llaman las autoridades locales, alberga en estos momento a alrededor de 2.000 personas que duermen a la intemperie y sin guardar las distancias de seguridad impuestas por la pandemia. Una realidad que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, negó el pasado lunes al señalar que los migrantes no pasan más de 72 horas en el puerto canario.

Sin embargo y tras recibir varias criticas desde el Cabildo, a primera hora de la tarde de ayer, unos 200 inmigrantes de origen magrebí fueron liberados del muelle de Arguineguín en un dispositivo de seguridad dirigido por la Policía Nacional y bajo la atenta mirada de la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, que se mostró «perpleja» por la falta de información de la Delegación del Gobierno. Según explica la alcaldesa a LA RAZÓN vía telefónica, ella trató de impedir esta decisión con el objetivo de organizar un protocolo antes de liberarlos por la calles de pueblo sin control y sin medidas de seguridad. «Mediante traductores nos dijeron que querían viajar a Las Palmas porque algunos tienen familiares y, además, está el consulado de Marruecos», asegura la alcaldesa. Fue entonces cuando con sus recursos y para evitar que estas personas deambularan por las calles de Mogán, fletaron tres autobuses para trasladarles hasta la capital. Alrededor de una decena de personas decidió quedarse en el municipio. «La situación está totalmente descontrolada», denuncia la regidora.

No es el único miembro del gobierno local que se siente abandona por el Ejecutivo Central, que tiene las competencias en materia migratoria, también el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, contestó ayer al titular de Interior y aseguró que los irregulares pasan allí «más de una semana» y «hacinados». «No solo no es cierto que los migrantes pasen solo 72 horas en el Muelle de Arguineguín, sino todo lo contrario, ya que pasan más de una semana y además hacinados, con flagrante vulneración de los derechos internacionales, de hecho en estos momentos alberga a más 2.100 personas y no han dejado de llegar en las últimas horas», matizó Morales.

Fuentes de Interior aseguraron ayer que «tras superar el trámite de la reseña policial» tras una llegada irregular, «ninguna persona puede ser legalmente retenida» salvo por causa justificada, como por ejemplo en caso de medidas sanitarias como la cuarentena, y «sucede exactamente lo mismo con los migrantes que han pasado el trámite en el dispositivo instalado en el muelle de Arguineguín». En el caso de las personas que abandonaron ayer el muelle Interior precisó que «no han sido derivadas, como es habitual, al sistema de acogida como solución puntual ante la alta ocupación de las instalaciones, y se están realizando los trámites para reubicarlos en el sistema de acogida».

ARGUINEGUÍN (GRAN CANARIA) (ESPAÑA), 17/11/2020.- Entre 200 y 250 inmigrantes marroquíes que se encontraban en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) han sido conducidos por la Policía fuera del campamento de la Cruz Roja y serán trasladados en autobuses dispuestos por el Ayuntamiento de Mogán a Las Palmas de Gran Canaria. EFE/Ángel Medina G.Ángel MedinaEFE

Sin embargo, el hecho de que este movimiento coincida con las últimas declaraciones del ministro puede interpretarse como un golpe sobre la mesa de Interior tras el desmentido del presidente del Cabildo. Preguntada por ello, la alcaldesa de Mogán –donde se ubica el muelle – señala que «no puede» confirmar si quienes fueron liberados son, precisamente, quienes llevaban menos de 72 horas en el muelle.

No en vano, la llegada de pateras hasta las Islas Canarias no cesa. Salvamento Marítimo trabaja a destajo para rescatar las pateras o cayucos que navegan a la deriva por el mar Atlántico con el objetivo de llegar a España y huir de la pobreza, los conflictos o, simplemente, buscar un futuro mejor fuera de sus países. Solo ayer, alrededor de 584 personas arribaron a las Islas Canarias a bordo de 16 embarcaciones. En lo que va de año –a fecha de 15 de noviembre– un total 16.760 personas han arribado en el archipiélago, lo que significa una media de 52 personas diarias. Está previsto que el ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, viaje esta semana hasta las Islas de Gran Canarias para buscar una solución, que ya llega muy tarde.

ARGUINEGUÍN (GRAN CANARIA) (ESPAÑA), 17/11/2020.- Entre 200 y 250 inmigrantes marroquíes que se encontraban en el muelle de Arguineguín han sido conducidos por la Policía fuera del campamento de la Cruz Roja y serán trasladados en autobuses dispuestos por el Ayuntamiento de Mogán a Las Palmas de Gran Canaria. Cuando se les ha facilitado la salida del campamento, en el interior había más de 2.000 personas. EFE/Ángel Medina G.Ángel MedinaEFE
ARGUINEGUÍN (GRAN CANARIA) (ESPAÑA), 17/11/2020.- Entre 200 y 250 inmigrantes marroquíes que se encontraban en el muelle de Arguineguín han sido conducidos por la Policía fuera del campamento de la Cruz Roja y serán trasladados en autobuses dispuestos por el Ayuntamiento de Mogán a Las Palmas de Gran Canaria. Cuando se les ha facilitado la salida del campamento, en el interior había más de 2.000 personas. EFE/Ángel Medina G.Ángel MedinaEFE

Claves

Puerto Arguineguín Conocido como el «muelle de la vergüenza», es donde los inmigrantes permanecen hacinados a la espera de reubicarles ya que todos los CIE están llenos. Se calcula que hasta 2.000 personas duermen allí al raso y sin guardar la distancia de seguridad.
16.760 personas Son el número de entradas irregulares que a fecha de 15 de noviembre maneja el Ministerio de Interior. Esto significa que una media de 52 personas han llegado en lo que va de año.
Deportaciones El Gobierno central prevé medidas policiales y de cooperación al desarrollo con países de origen, así como reforzar la capacidad de asistencia en las islas pero sin trasladar migrantes a la Península para poner fin a la crisis.