Internacional

La Audiencia Nacional paraliza la entrega de “El Pollo” Carvajal a Estados Unidos

El tribunal condiciona la decisión a que Interior resuelva la petición de asilo que cursó en 2019 el ex jefe de Inteligencia de Chávez

Hugo Carvajal sale de prisión en septiembre de 2019, después de que la Audiencia Nacional rechazase en primera instancia su entrega a EE UU
Hugo Carvajal sale de prisión en septiembre de 2019, después de que la Audiencia Nacional rechazase en primera instancia su entrega a EE UUAP

Hugo “El Pollo” Carvajal no será entregado por el momento a Estados Unidos. El ex jefe de Inteligencia militar de Chávez fue detenido en Madrid el pasado día 9 -cuando llevaba en paradero desconocido desde noviembre de 2019-, pero ahora un obstáculo inesperado ha suspendido cautelarmente su puesta a disposición de las autoridades norteamericanas, que le reclaman por narcotráfico y sus contactos con las FARC. ¿El motivo? La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional tiene que esperar, tal y como ha adelantado El Mundo y ha confirmado este periódico, a que el Ministerio del Interior resuelva antes la solicitud de asilo que cursaron en su nombre sus abogados en 2019, según confirman fuentes jurídicas.

“Es obligatorio cuando se pide asilo suspender la entrega”, apuntan fuentes jurídicas. A partir de este momento, si Interior le concede el asilo se quedaría en España, pero si por el contrario se lo deniega, Carvajal podría recurrir ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, aunque ese recurso en ningún caso paralizaría la entrega, que sólo se suspendería de nuevo si consiguiese que el tribunal así lo acordara cautelarmente mientras resuelve su recurso.

En septiembre de 2019, la Audiencia Nacional, en contra del criterio de la Fiscalía Antidroga, se opuso a su entrega y ordenó su inmediata puesta en libertad. La Sala denegó la extradición al advertir “motivos políticos” en la solicitud de entrega cursada por el Tribunal Federal para el Distrito Sur de Nueva York y la Fiscalía estadounidense, a quienes reprochó que no precisasen “qué actos concretos de carácter delictivo” realizó el ex director de la División de Inteligencia Militar (DIM) de Venezuela, cargo que ostentó tanto bajo la presidencia de Chávez como de Maduro.

La Sala no dio crédito entonces a las acusaciones estadounidenses de que Carvajal atacara intereses de EE UU mediante el transporte al país norteamericano de grandes cantidades de cocaína “proveyendo de armas a las FARC como pago de la sustancia o facilitando a los guerrilleros protección armamentística”.

Para los magistrados de la Sección Tercera, esas labores se enmarcaban en las tareas de Inteligencia que llevaba a cabo bajo las directrices del presidente venezolano dentro de la estrategia de Chávez de “atacar intereses estadounidenses” en coordinación con las FARC permitiendo y facilitando el narcotráfico hacia Estados Unidos. Además, para la Sala “independientemente de lo repudiable que fuera la actividad” desplegada por el ex general en su estrategia contra EE UU, la entrega no era posible al tratarse en todo caso de un delito militar.

Casi dos años en paradero desconocido

Cuando la Audiencia rectificó dos meses después, ya era tarde porque Carvajal estaba en paradero desconocido. Y así ha permanecido hasta su detención hace solo unos días. El ex militar fue arrestado en un pequeño apartamento de la capital en el que se había refugiado en España. “Vivía totalmente encerrado, nunca salía a la calle ni se acercaba a la ventana, siempre protegido por personas en las que confiaba”, detalló la Policía en un comunicado en las redes sociales.

Washington apunta a Carvajal como responsable de la dirección de la Contrainteligencia militar en los gobiernos de Chávez y Maduro y quiere sentarle en el banquillo por su supuesta pertenencia, entre 1999 y 2019, al “Cártel de los Soles”, dedicado al transporte de cargamentos de droga hacia EE UU. Unos cargos que siempre ha negado el ex general, quien insiste en que sus contactos con las FARC siempre fueron por orden del presidente venezolano y el beneplácito de las autoridades de Colombia “en orden al proceso de paz”.

La Fiscalía norteamericana imputa a Carvajal delitos de conspiración de narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína a Estados Unidos y conspiración para poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover un delito de narcotráfico como integrante del “Cartel de los Soles” (al que pertenecían además de Chávez los vicepresidentes Tarech El Arsami y Diosdado Cabello), que quería “inundar Estados Unidos con cocaína”.