Felipe González arremete contra Podemos por debilitar la imagen de España en la guerra de Ucrania

Exige a Pedro Sánchez que reedite los Pactos de la Moncloa y tilda de “despistados” a sus socios de Gobierno, incapaces de entender las graves consecuencias de la agresión de Putin

El expresidente del Gobierno, Felipe González
El expresidente del Gobierno, Felipe González FOTO: Cézaro De Luca Europa Press

El expresidente del Gobierno Felipe González ha exigido hoy a Pedro Sánchez que recupere el espíritu de los Pactos de la Moncloa para hacer frente a la crisis provocada por la Invasión rusa en Ucrania. “Es necesario llegar a acuerdos fundamentales con el PP”, insistía González con el objetivo de poner en marcha cuanto antes “todo el entramado institucional” necesario para afrontar lo que está por venir.

El exlíder socialista también ha tenido palabras para los socios de Gobierno, a los que ha culpado de la controversia en torno al incremento del presupuesto en Defensa anunciado por el propio Sánchez. En una entrevista en RNE, el expresidente español ha dejado claro que las discrepancias dentro del Ejecutivo se deben al “despiste de algunos socios que no saben las consecuencias de esta agresión de Putin”. No en vano, desde Moncloa quisieron dejar claro que en este asunto no hay más que hablar, ya que “Defensa es competencia del PSOE”. Y así lo ha querido subrayar también González, al matizar que “la defensa es parte de la paz”.

En este sentido, González ha defendido en todo momento la actuación de la OTAN, los países europeos, EEUU y Canadá. “Está siendo absolutamente escrupulosa con el cumplimiento de la legalidad internacional”, ha asegurado, no sin antes descartar que esté cerca una Tercera Guerra Mundial. Y es que, a su juicio, la respuesta de la Alianza Atlántica permite “alejar el riesgo” de otro conflicto internacional.

Ese es el motivo de que la OTAN no tenga previsto actuar en territorio ucraniano, ni establezca una zona de exclusión aérea, como reclama Ucrania, ya que eso supondría atacar aviones rusos e instalaciones rusas.

Único culpable: Vladímir Putin

“Los rusos deben saber que el único riesgo se llama Vladímir Putin y que si se repliegan las tropas rusas a las fronteras, desaparecería por completo el riesgo”. Así de tajante se ha mostrado el expresidente español al hablar del origen de este conflicto de consecuencias mundiales. “Nunca ha habido un intento de agresión, ni de afectar la integridad territorial de Rusia”, señalaba González en alusión a los argumentos esgrimidos por Moscú para masacrar a los ucranianos. Por este motivo, la solución, a su entender, pasaría por “aclarar” que “la soberanía territorial de Rusia nunca ha sido amenazada”. Sin embargo, A su juicio, la solución pasa por “aclarar” que “la soberanía territorial de Rusia nunca ha sido amenazada”. “Nunca ha habido un intento de agresión, ni de afectar la integridad territorial de Rusia”.

Sin embargo, la “violación de la dentidad territorial de Ucrania” sí que es un hecho ante el que no deberían producirse concesiones, ha destacado. “Hasta ahora, sólo un interlocutor o uno de los presentes en el conflicto, Putin, el actor principal, puede poner en riesgo la paz mundial, que se vería drásticamente alterada”, ha insistido.

El expresidente del Gobierno cree que habrá muchos intentos de mediación, pero espera que ninguno de ellos “intente darle la razón a Putin, que es un agresor implacable del estilo hitleriano que ha vulnerado la soberanía de Ucrania, ha dividido al país y lo está destrozando materialmente”. A su juicio, “de ninguna manera la comunidad internacional puede tolerar que haya una violación tan flagrante de la integridad territorial de un país como Ucrania, que es un país europeo en el corazón de la Europa del este, y mucho menos su soberanía, su capacidad para decidir su propio destino”.

Ante las informaciones que manejaba Estados Unidos y que alertaban de que China estaba prestando ayudar militar a Rusia, el expresidente español descartaba por completo una intervención de China en el conflicto: “No se fía del comportamiento de Rusia. No se fiaba antes, y ahora menos”. Por ello, considera que China no se implicará hasta el punto de ofrecerle “un apoyo incondicional”.