Los socios se inclinan por salvar el plan de choque de Sánchez pero plantearán abrirlo a proyecto de ley

Lamentan la “falta de comunicación” por parte del Ejecutivo con los grupos y aunque tildan de “insuficientes” las medidas, no prevén tumbarlo en el Congreso.

Los principales aliados del Gobierno de coalición todavía no conocen todos los detalles del real decreto ley del Plan Nacional de Respuesta a las Consecuencias de la Guerra que el Ejecutivo aprobará hoy en el Consejo de Ministros. La falta de comunicación del Ejecutivo con el Congreso de los Diputados es una de las principales críticas que más a menudo afean los socios, al ir en la dirección contraria del consejo que llevan meses dando en público y en privado; el de cuidar a la mayoría progresista que hizo posible la investidura de Pedro Sánchez.

Sin embargo, a falta de que todos los grupos conozcan hoy las medidas concretas y la letra pequeña, los socios no prevén tumbar el plan de choque del Gobierno cuando llegue a la Cámara Baja. Casi todos los partidos de izquierda han echado en falta medidas para subir los impuestos a las grandes eléctricas y han criticado el hecho de que el Estado abonará la mayor parte de la rebaja del precio de combustible, (15 céntimos), mientras que las petroleras aportarán cinco céntimos por litro. También han afeado la falta de comunicación, al tener que enterarse de las medidas que se aprobarán hoy por parte de los medios de comunicación.

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha garantizado que Sánchez “no va a tener dificultad” en sacar adelante el plan de choque por la guerra de Ucrania porque, dice, “no se entendería que hubiera oposición a un paquete de medidas de este tipo”. Ha tildado al presidente del Ejecutivo de “llanero solitario” y le ha pedido abordar con los socios “las cosas con tiempo y con antelación” para “ir todos juntos y con las ideas claras”.

Desde Más País confiesan que están a la espera de leer la “letra pequeña” y que de ella dependerá su apoyo, aunque reconoció que la “música” suena bien, pero la “letra” debe “concretarse”. “Estamos acostumbrados a que la melodía suene mejor que la letra”, añadió Errejón, quien exigió al Gobierno “hacer los deberes por adelantado” porque “cuando trata a los grupos con antelación, responsabilidad y cuidado”, al Ejecutivo “le suelen salir bien las cosas”, mientras que, “cuando lo deja para última hora, se lleva importantes sustos”.

Errejón se abrió a que el decreto ley pueda tramitarse como proyecto de ley con el objetivo de que los grupos parlamentarios puedan introducir enmiendas para mejorarlo, al igual que desde Esquerra Republicana que incidió en que su partido necesita “palancas” para intentar “obligar” al PSOE a “mejorar” algunas de las iniciativas que plantea en este real decreto”. Por lo que “si una de estas palancas es abrir este real decreto a un proyecto de ley lo tendremos que usar”, destacó, aunque aclaró que “no es lo ideal”.

El portavoz Gabriel Rufián cree que este real decreto son “parches” y lamentó que parece que tiene que venir “plagas bíblicas” o una “invasión extraterrestre” para que el Gobierno “haga lo que tiene que hacer”. Al igual que el resto de grupos lamentó la “falta de comunicación” por parte del Ejecutivo al enterarse por la prensa del plan de choque. “A este Gobierno le sigue costando enormemente comunicarse de una manera normal con los grupos parlamentarios”, lamentó. En cuanto al sentido de voto de ERC, reconoció que las medidas son “insuficientes y coyunturales”, pero aseguró que su partido siempre está “al lado de iniciativas que estén por ayudar a la gente en estos momentos”, por lo que dejó ver que los republicanos votarán a favor del Plan de Respuesta.

Bildu no se opondrá “en principio” al plan de choque, aunque pidió “más concreción” por parte del Gobierno sobre las medidas. Destacó como “muy positivo” que el Ejecutivo no realice una “rebaja generalizada de impuestos” como pedía el PP, en palabras de la portavoz Mertxe Aizpirua. “En principio no nos vamos a oponer”, confirmó.