MENÚ
lunes 24 junio 2019
22:35
Actualizado

Cs levanta el veto al PSOE y marca como objetivo que Villacís sea alcaldesa

Rivera retira el cordón sanitario al PSOE y crea un comité de pactos con Arrimadas al frente.

  • José Manuel Villegas, Albert Rivera e Inés Arrimadas ayer, en la sede del partido durante el Comité Ejecutivo que celebró Ciudadanos para analizar los resultados electorales. Foto: Gonzalo Pérez
    José Manuel Villegas, Albert Rivera e Inés Arrimadas ayer, en la sede del partido durante el Comité Ejecutivo que celebró Ciudadanos para analizar los resultados electorales. Foto: Gonzalo Pérez
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de mayo de 2019. 11:45h

Comentada
C.S. Macías Madrid. 28/5/2019

Doce horas después de las elecciones autonómicas, municipales y europeas, Ciudadanos reunió ayer a su Comité Ejecutivo para analizar los resultados de las urnas donde son decisivos, en la política de los pactos, en importantes comunidades y ayuntamientos. La formación naranja se mostró entusiasta por los resultados logrados y aseguró que hay que compararlos con los que sacaron en los comicios de 2015 y no con las elecciones generales. Por ello su balance es que «siempre que hay urnas Cs se consolida, crece», dijo la portavoz del partido Inés Arrimadas.

En Ciudadanos reconocen que hay muchos gobiernos «muy importantes» en juego, como es el de la Comunidad de Madrid, donde aseguró Arrimadas que Ciudadanos «va a gobernar».

La formación que lidera Albert Rivera ha creado para la política de los pactos un «comité nacional de negociación de gobiernos» que estará representado por el secretario general del partido José Manuel Villegas, José María Espejo y vicesecretarios de comunicación y organización, entre otros. «Vamos a encarar esta responsabilidad de gobernar con sentido común y una gestión responsable», insistió. A este comité nacional remitió ayer Arrimadas continuamente cuando se le preguntó por si vetarán o no al PSOE o si harán un «cordón sanitario» a Vox como recomienda Manuel Valls o como ocurrió en Andalucía. Pero ayer solo pidió «calma y serenidad» y aseguró que «vamos a hacer las cosas sensatas». «Entiendo la premura y que somos claves para la gobernabilidad, pero para que se forme un buen gobierno se necesitan más de doce horas» eso sí, garantizó que primará «el interés de los ciudadanos por encima de nuestro partido». Y es que está en juego su propia credibilidad.

El Comité Ejecutivo de Cs aprobó antes de las elecciones generales el veto a Pedro Sánchez y al PSOE con la decisión puesta en «construir nuevos gobiernos» con los socialistas «en la oposición». En la Comunidad de Madrid, Aguado dijo en campaña que no pactaría con socialistas y Villegas comunicó entonces que «ni con el PSOE ni con Sánchez. Sánchez es el PSOE y el PSOE es Sánchez». Este punto, hasta ahora lo han cumplido en las Cortes generales, sin embargo, durante la campaña de las elecciones autonómicas y municipales no descartaron la posibilidad de pactar con aquellos socialistas «disidentes» de Sánchez, pero estos han logrado la mayoría absoluta en sus comunidades. Aun así, ayer Arrimadas echó balones fuera y evitó concretar que hubiera ninguna instrucción de veto alguno y recordó las negociaciones de Andalucía.

Cs asegura que negociará «caso a caso» aunque algunas fuentes apuntan a que podría presentar un paquete de pactos a nivel nacional en el que incluirían Murcia, Aragón, Castilla y León y Madrid. En la estrategia, los naranjas intentarían que Begoña Villacís fuera la alcaldesa madrileña y a cambio podrían dar apoyos bien de gobierno o de investidura según en qué sitios a los populares. Creen que al PP les costaría soltar sus bastiones territoriales , sin embargo, la alcaldía de Madrid, al llevar cuatro años fuera de ella podría ser «negociable». Para Ciudadanos, poner a Villacís de alcaldesa sería un triunfo tanto «psicológico» como «mediático». Aunque también está por medio Vox, recuerdan.

En Castilla y León, si fuera por su candidato, Francisco Igea, que se enfrentó a Silvia Clemente y que siempre ha apostado por la «regeneración» y el «cambio» este se decantaría más del lado del PSOE, que ganó las elecciones. Aunque siempre ha dejado claro que no depende de él, sino de lo que decidan desde ese comité negociador a nivel nacional.

En sitios como Aragón o Zaragoza los naranjas aspiran a gobernar. Si no, al haber ganado el PSOE, les será más dificil «justificar» sus apoyos al PP. Y es que, aunque haya un equipo negociador, hay quien recuerda que es Rivera quien tiene la última palabra. Eso sí, ven como improbable que se mezclen estas negociaciones con la del Gobierno de España donde han mostrado su veto tajante a Sánchez.

Sobre la ruptura «definitiva» del ex ministro francés, Manuel Valls, que ha advertido que si pactan con Vox, rompe con Cs, Arrimadas evitó hablar de la posición que fijarán –aunque podría no influir en los pactos–. Tampoco desveló si los seis concejales de Valls evitarán que gobierne ERC en Barcelona.

Últimas noticias