Egos TV

Los sorprendentes nuevos mejores amigos de Rociíto

Carlota Corredera y Jorge Javier Vázquez, así como los dueños de La Fábrica de la Tele, Oscar Cornejo y Adrian Madrid, se han convertido en sus íntimos.

Rocío Carrasco en una imagen reciente
Rocío Carrasco en una imagen recienteGtres

Si algo tiene en común los recién incorporados al círculo de mejores amigos de la hija de Rocío Jurado y su marido, Fidel Albiac, es el papel determinante que todos ellos tuvieron en su supuesto maltrato mediático. Para sorpresa de propios y extraños, la pareja no sólo ha perdonado a los presentadores, directores y productores de Sálvame el daño mediático que le han causado sino que, tras la firma del millonario contrato de Rocío Carrasco con La Fábrica de la Tele, se han convertido en sus más íntimos amigos. ¿Todo por la pasta?.

Resulta curioso que aquellos que permitieron durante décadas el supuesto maltrato mediático a Rociíto, que a punto estuvo de costarle la vida, y que motivó la desestimada denuncia por maltrato psicológico a Antonio David Flores, sean hoy sus mejores amigos. Hablamos de Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera, presentadores y ex directora de la versión diaria de Sálvame, y de los socios mayoritarios de La Fábrica de la Tele, Oscar Cornejo y Adrián Madrid que están consiguiendo hacer más planes con la pareja que las Campos.

El día que Carlota Corredera se tragó a Rocío Carrasco FOTO: Telecinco

Si, antes del estreno del revolucionario formato “Rocío: contar la verdad para seguir viva”, tan sólo David Valldeperas y Raúl Prieto, míticos directores de “Sálvame Diario”, contaban con la amistad de la ex de Antonio David Flores, hoy, toda la “cúpula” forma parte de su círculo de amistades.

David y Raúl, la dirigieron desde 2014 a 2016 en “Hable con ellas” y desde entonces, mantienen la amistad. Prueba de ello es la presencia de David Valldeperas el día en que Rocío Carrasco sufrió un robo en su chalet de Valdelagua, a las afueras de Madrid. El director de Sálvame estaba cenando con la pareja y otros amigos en el jardín cuando una banda de albaneses entró a la vivienda una noche de julio de 2015. Además de comidas en la casa de la pareja, la amistad con Raúl Prieto se afianzó gracias a la relación de éste y las Campos, a las que dirigió en su polémico reality y con las que cuenta en todos sus programas.

Pero a pesar de su amistad con los directores de Sálvame que le dieron la oportunidad de regresar por por la puerta grande a Telecinco, como una de las cinco presentadoras de “Hable con ellas”, Rocío no consiguió que su imagen pública mejorara. La audiencia seguía empatizando con el “padre impío” y no con ella. Su hija, Rocío Flores, ya vivía en Málaga con su padre, y su hijo, estaba a punto de no volver a verla el año de su boda con Fidel Albiac. Ella, ante la ausencia de sus hijos en el enlace, aseguró en una entrevista que “estaban en la boda los que tenían que estar” y estos eran: además de sus compañeras del programa de Telecinco como Alba Carrillo o Sandra Barneda, las Campos al completo y otros empleados de La Fábrica como Carlota Corredera, David Valldeperas y Raúl Prieto.

DEFENSORES DE ROCIO CARRASCO MARIA TERESA CAMPOS Y SUS HIJAS TERELU Y CARMEN BORREGO . DAVIS VALLDEPERAS, ALBA CARRILLO Y ANABEL DUEÑAS FOTO: Daniel Gonzalez La Razón

Rocío aún creía que por la vía judicial, y nunca por la mediática, resolvería el injusto tratamiento mediático que sufría. Sólo cuando no podía más, llamaba a Raúl o a David, para que levantaran el pie del acelerador en sus programas y, si no lo hacían, llamaba a David Vasallo, su abogado y amigo, para que interpusiera las pertinentes demandas contra la cadena, la productora, su ex marido u Olga Moreno, o el colaborador de turno. Ahora, con la firma del contrato entre La Fábrica de la Tele, los abogados de ambas partes han negociado la retirada de las demandas contra la productora y la cadena aunque continúen las acciones contra las personas físicas.

Si alguien, entre los tótems de la factoría rosa, aún no era íntimo de Rocío Carrasco era Jorge Javier Vázquez. El catalán, que había llegado a sentir un cierto afecto y cariño por Rocío Flores tras su participación en Supervivientes 2020, no perdona a la hija de Antonio David que le vetara en esta nueva edición. El desaire de la niña, provocado por el injusto despido del ex guardia civil de Sálvame, ha dado alas al catalán para acercarse a Carrasco. Y la hija de la Jurado se lo ha agradecido viajando a Barcelona para celebrar el cumpleaños de Jorge Javier Vázquez en el teatro. Una sorpresa que ha dejado a más de uno boquiabierto, incluido al propio presentador.

Y es que, como se promocionó el documental, “el programa que iba a acabar con la mayor mentira del mundo del corazón de los últimos veinte años”, la docuserie de Rociíto lo ha cambiado todo: lo que era blanco es negro, los malos son ahora buenos y los buenos, malos, el padre coraje es ahora el impío, y los causantes de su maltrato mediático son los artífices de su rehabilitación y sus nuevos mejores amigos.