Gente

Kiko, Isa y Anabel llegan a Cantora para reunirse con Isabel Pantoja tras la muerte de doña Ana

En un principio, no les permitían dar el último adiós a la madre de la tonadillera

El fallecimiento de doña Ana pilló a sus nietos Kiko Rivera e Isa Pantoja en La Graciosa. Habían acudido allí con sus respectivas familias para asistir a la boda, que finalmente se celebrará mañana, de Anabel Pantoja. Y aunque en un principio tenían vetada la entrada, finalmente los tres (Kiko, Isa y Anabel) han podido acercarse a Cantora, donde reposan los restos mortales de la madre de Isabel Pantoja, fallecida el pasado miércoles.

Sobre las dos de la mañana, los tres llegaban a la finca a reunirse con Isabel Pantoja que atraviesa sus horas más difíciles tras perder a su madre. Se producía entonces la imagen más esperada, la del clan Pantoja unido. La mala relación entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja hacían inviable un encuentro que finalmente se ha producido. Él la ha tildado de ser una «mala persona», una «rastrera» y una «ruin», entre otros muchos descalificativos. Ella, por su parte, ha procurado no entrar en adjetivos, pero ha llegado a amenazar a Kiko con un enfrentamiento en los tribunales.

Ese mal rollo ha salpicado también a otros miembros de la familia como Isa y Anabel, que con sus posturas se han distanciado de la cantante. Parece que ha llegado el momento de un acercamiento entre todos ellos... al menos por unas horas.

Kiko, con el rostro serio y cansado, entraba en la finca en un coche conducido por Manuel Cortés, hijo de Raquel Bollo. Su hermana Isa y su prima Anabel, lo hacían en otro vehículo.

Ayer, Kiko se despedía de su abuela en Instagram con un emotivo mensaje en el que destacaba su impotencia por no poder decir adiós a su “yaya”.

“Hoy te has ido y contigo se ha ido parte de mi vida😰No sé qué hacer estoy perdido y en “La Graciosa” Tuve mis dudas de venir pero al final arriesgué y perdí.Yaya de mi alma tantos meses sin verte y ahora ya no te veré nunca mas😓Mi abuela, a la que no dejan que vaya a despedirme por mierdas de problemas familiares.Órdenes expresas desde Cantora... “No queremos que venga nadie”😰No sé nada sólo sé por la tele porque nadie me ha llamado para decirme nada. No sé qué se va hacer ni donde,ni horarios ni absolutamente nada.Solo quiero que me dejen despedirme de mi abuela. No quiero saber de nadie más,todos los demás me importan una mierdaPorque son unos indeseables todos. Me quedare esperando y rezándote. Me quedare quieto y callado pensándote.Lo siento mucho yayaPero tus hijos no me dejan despedirme ni siquiera me han informado de tu estado. Me siento roto,solo y desolado.Tú alma vive en mi y aunque no me pueda despedir de ti( lo hice en su momento) pero ahora lo necesito otra vez, siempre te llevaré en mi ❤️.Descansa en Paz Yaya.Por siempre tu nieto favorito”, eran las palabras del DJ acompañadas de una tierna imagen de su infancia con doña Ana.

Sin embargo, horas antes de poner rumbo a Cantora, el propio Kiko confirmaba en “Sálvame” que se despediría de su abuela. «Al final se me ha muerto mi abuela, sea de la manera que sea a mi madre se le ha muerto la suya. Por lo tanto, voy a ir a Cantora, independientemente de si mi abuela está incinerada o no y allí voy a estar. Si me dejan pasar le daré un abrazo a mi madre y me iré y si no me dejan pasar pues me iré igualmente. Creo que es el momento de apartar ciertas cosas y tirar para adelante».

Poco antes de la llegada de Kiko, Isa y Anabel, Agustín Pantoja, visiblemente afectado, abandonaba el tanatorio de Jerez de la Frontera con las cenizas de su madre en el interior de una bolsa.