Gente

El generoso gesto de Belén Esteban: se ofrece a pagarle el arreglo de la boca a Loli Pozo, la quiosquera a la que Pantoja debe dinero

La colaboradora sufragará los gastos de la anciana a la que la artista debe casi 80.000 euros

Belén Esteban, en Sálvame
Belén Esteban, en Sálvame FOTO: Mediaset

Loli Pozo, la quiosquera a la que Isabel Pantoja debe 76.000 euros, ha hecho un llamamiento público para reclamarle a la cantante el dinero que le prestó hace siete años, antes de que entrara en la cárcel de Alcalá de Guadaira por el caso Malaya «Me debe 76.000 euros. Hubo un acto de conciliación y ni se presentó», lamentaba Pozo en “Sálvame”. La precaria situación económica hace además que la mujer no tenga ni siquiera dinero para arreglarse la boca.

Al escuchar su relato, Belén Esteban no pudo resistirlo y le dirigió un mensaje a Isabel Pantoja: «Yo te he defendido. Y lo he hecho. A mí nadie me ha obligado, hay cosas que no me han parecido bien y lo he dicho. Pero si Loli fuera tu madre», decía, indignada. Así, recordaba que Loli estuvo «levantándose hasta las 5 de la mañana para abrir su quiosco, que no tiene para arreglarse la boca» y por este motivo le gustaría que la cantante «recapacitaras un poco y pensases si no te da pena de Loli».

La de Paracuellos no ha dudado en ofrecerle su ayuda a Loli para hacer frente a sus gastos. Porque, además de la boca, Loli necesita a alguien que la ayude a salir a la calle cada día, ya que tiene problemas de movilidad. «Loli, si tú necesitas que te paguen la media boca, la media boca te la pago yo», le ha dicho. «Lo hago porque me recuerda a mi abuela y me ha dado mucha pena», admitía con la voz entrecortada. Loli, emocionada, le daba las gracias. Casi no se lo creía…

Además, Loli ha contado que aunque Isabel Pantoja le ha dado la espalda, ella sigue escuchando sus canciones, porque le encanta la copla y la madre de Kiko Rivera y Rocío Jurado son sus artistas favoritas.

«Yo solo quiero lo que es mío», ha recordado Loli. «Lo demás no quiero nada. Lo que yo he trabajado, porque el silencio mata». A día de hoy, lo que peor lleva es la indiferencia de Pantoja y que no se haya puesto en contacto con ella. «Yo era de su familia. Teníamos más de 45 años de amistad», señalaba recientemente.