Gente

A saber con qué jugaba Garzón de pequeño

El ministro de Consumo, Alberto Garzón.
MINISTERIO DE CONSUMO
13/12/2021
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. MINISTERIO DE CONSUMO 13/12/2021 FOTO: MINISTERIO DE CONSUMO MINISTERIO DE CONSUMO

Cada vez que habla, bien sea de la carne, los donuts o los juguetes sexistas, los columnistas no adictos al régimen se visten de fiesta. Se dice que los populares quieren fichar a Pablo Isla, el lince de Inditex. Recuerdo que a los políticos les encanta entretenerse fichando a inminentes asesores (Pizarro) para luego abandonarlos en el baúl de los recuerdos de Karina. Porque el asesor sobrevive merced a no contrariar al jefe. El mantenimiento de la canonjía obliga al aplauso e incluso a la ovación, como me imagino que sucedió en el Ministerio de Consumo cuando Alberto Garzón explicó su idea de la huelga de juguetes como campaña publicitaria para acabar con los estereotipos sexistas que pueden causar estragos en el desarrollo de las mentes infantiles y marcar su futuro.

Se crean falsas expectativas. Así, una niña que juega con una Barbie vestida de Gucci no siempre puede acabar de vicesegunda y ministra de Trabajo. Mentira podrida. Y un niño que duerme abrazado a una bolsa de gominolas no necesariamente llegará a ministro de Consumo. Trola muy gorda. En cambio, la niña que juega con el geyperman camionero o armado como Rambo tiene muchas posibilidades de llegar a la Secretaría de Estado de Igualdad junto a Irene Montero, por lo menos. Son ejemplos. Pero la gran pregunta es: ¿con qué jugaba Albertito para alcanzar de mayor tan alto nivel de brillantez política? Un misterio a desentrañar por los psicólogos. Ah, y de paso, ¿qué juguete le aconsejaría el ministro al niño de Canet? ¿Podría ser, porfa, un superhéroe de Marvel que le tradujera al castellano las lecciones de sus profesores catalanes? Aunque solo fuera un 25 por ciento.