Gente

Medio año sin Mila Ximénez: Alba Santana y su Navidad más complicada

Hoy se cumplen seis meses desde que falleciera la colaboradora de ‘Sálvame’

Mila Ximénez y su hija Alba en una imagen de archivo
Mila Ximénez y su hija Alba en una imagen de archivo FOTO: Europa Press Reportajes Europa Press

Este jueves se cumplen seis meses desde que la noticia de la muerte de Mila Ximénez viese la luz pública. Un fatídico viernes 23 de junio que los seres queridos de la tertuliana no olvidarán y que marcó un antes y después en el mundo de la televisión y de la crónica social. A sus 69 años, Mila perdía la vida en su domicilio de Madrid tras permanecer varios días sedada. Un año de lucha contra el cáncer de pulmón que padecía desde hace más de un año y al que finalmente no logró vencer pese a las numerosas sesiones de radio y quimioterapia.

Aunque su muerte era algo que todos esperaban en silencio, nadie parecía preparado para decirle adiós a la que fuese el alma en las tardes de ‘Sálvame’ durante más de una década. Su fuerte carácter y la sinceridad con la que abordaba cada conflicto hacían de ella un ser, más que irreemplazable, necesario. Tanto fue así que el programa tomó la decisión de que su esencia permaneciera por siempre en el plató con un mural dedicado a la colaboradora y renombrando sus estudios como ‘Plató de Mila Ximénez’. Cabe recordar que ella fue una de las integrantes del conocido como ‘eje del mal’ junto a Kiko Matamoros y Kiko Hernández, y siempre fue un gran punto de unión entre sus compañeros. Jugaba a favor de obra y participaba en las polémicas, pasaba de tertuliana a protagonista y de mostrar su faceta más áspera a dejar ver su lado más humano y vulnerable.

Mila Ximénez en un desfile de Ágatha Ruiz de la Prada
Mila Ximénez en un desfile de Ágatha Ruiz de la Prada FOTO: Sergio R Moreno GTRES

Durante todo este tiempo de ausencia de Mila, su nombre ha salido a la palestra en numerosas ocasiones por sus queridos compañeros de batallas que demuestran con palabras, gestos y detalles, que no la olvidan. Pero, sin duda, el pasado 11 de diciembre su recuerdo volvía a cobrar relevancia pública tras el fallecimiento del que fuese su marido durante tres años, Manolo Santana, con el que mantuvo un conflicto televisado desde que en 1986 decidiese separarse de él. La leyenda del tenis y del deporte español perdía la vida a los 83 años en Marbella tras un fallo cardiaco. Entonces, Alba Santana, única hija en común de Ximénez y Santana, experimentaba una de sus vivencias más complicadas: perder a sus dos padres en menos de seis meses. Tras la reciente muerte del tenista, Alba, de 37 años, ha vuelto a revivir el calvario y sufrimiento que pasó cuando su madre falleció, porque, aunque quisiera a sus dos progenitores, el vínculo y la estrecha relación que mantenían madre e hija era superior a todas las cosas.

Ahora que todos los ciudadanos se encuentran inmersos en estas atípicas navidades, los Ximénez de Cisneros se enfrentan a estas fechas tan señaladas con la ausencia de su querida Mila por primera vez. Hermana, madre y abuela, ha dejado un gran legado en una familia que ahora permanece más unida que nunca y que no olvida esos 69 años de felicidad, complicidad y de grandes momentos que culminaron en una lucha incansable contra una enfermedad que se la llevó para siempre, pero cuyo recuerdo sigue presente entre todos los que la querían y admiraban.