Gente

Tommy Hilfiger relata con naturalidad cómo es la vida con sus siete hijos, tres de ellos con autismo

“Son felices, aunque a veces se ponen muy tristes”, según reconoce en un reportaje esta semana en la revista ¡Hola!

Tommy Hilfiger, diseñador creativo de la marca Tommy Hilfiger
Tommy Hilfiger, diseñador creativo de la marca Tommy Hilfiger

Tommy Hilfiger ha abierto a ¡Hola! su mansión de Mustique, al norte de Venezuela, donde el diseñador ha encontrado el lujo y la privacidad que ansiaba. Con casi cuarenta años de trayectoria, el creador no deja de recibir reconocimientos y galardones, uno de los últimos el Premio a la Trayectoria Sobresaliente, con el que fue distinguido el pasado otoño en Londres.

Tommy Hilfiger ha abierto a ¡Hola! su mansión de Mustique, al norte de Venezuela, donde el diseñador ha encontrado el lujo y la privacidad que ansiaba. Con casi cuarenta años de trayectoria, el creador no deja de recibir reconocimientos y galardones, uno de los últimos el Premio a la Trayectoria Sobresaliente, con el que fue distinguido el pasado otoño en Londres. “Antes yo era un asiduo de San Bartolomé, pero de un día para otro, literalmente, sentí que se había vuelto demasiado bullicioso. Había demasiados neoyorquinos y yo quería encontrar algo que fuese más un refugio al que llevar a mis hijos”, señala en la misma publicación.

Tommy Hilfiger, en una imagen de archivo
Tommy Hilfiger, en una imagen de archivo

“Me enamoré de la isla al instante y encontré una diminuta caseta de playa donde ahora está nuestra casa, “Palm Beach”. Me imaginaba lo maravilloso que serían las vacaciones y traer a mis hijos para que revoloteasen por aquí. La intimidad es total y no hay ni un turista. No hay campos de golf, ni casinos, que suelen atraer a las masas. Creo que lo que me fascinó fue que fuese un lugar singular y que estuviese a solo cuatro horas y media en avión de Nueva York”.

Además, Hilfiger y su esposa, Dee, hablan también en el reportaje de ¡Hola! de su experiencia como padres de hijos con necesidades especiales. De hecho, el diseñador llevó a lanzar en 2017, su línea “Adaptive” para que las personas con discapacidades pudieran vestirse como los otros. “Tengo experiencia de primera mano con niños con autismo y vestirse por la mañana ha sido un gran problema en nuestro hogar desde siempre”, asegura. La colección a la que se refiere añadía discretas modificaciones como cierres fáciles con imanes o velcro, patrones especiales para personas que usan prótesis, o cremalleras de una sola mano,...

“Mis hijos querían vestirse como sus hermanos, porque su atuendo los hacía sentirse excluidos e inseguros, con baja autoestima”, desvelaba Tommy el año pasado en declaraciones a Vanity Fair, donde hablaba con ternura de los tres. “El mayor, Alex, adora el tenis y conoce a todos los jugadores de la ATP, su favorito es Rafa Nadal. Tuvo la oportunidad de conocerlo y fue uno de los mejores días de su vida. Lo sabe todo sobre el tenis. Habla italiano, francés e inglés, pero no puede leer ni escribir. Mi hija Kathleen puede leer pero no escribir. Y ahora estamos alfabetizando a Sebastian y para ello contamos con profesores especiales, terapeutas y doctores. Estos niños no pueden estar solos. (...) Todos tienen talentos especiales y gustos muy específicos. Son felices pero a veces también se ponen muy tristes.