La boda secreta de la princesa del chavismo que indigna a los venezolanos

Diosdado Cabello, número dos del régimen venezolano, utilizó un emblemático edificio militar para casar a su hija. La celebración familiar irritó a la élite militar del país

Era un secreto a voces en Venezuela: Daniella Cabello y Omar Acedo finalmente se casaron en medio de lujos, como tantas veces se había especulado antes. Ocurrió en diciembre, en Caracas, en una instalación militar, como demostración de que Diosdado Cabello, el segundo hombre fuerte del chavismo, controla los cuarteles a pesar de ser un oficial retirado sin rango superior.

A mediados del año pasado se había dicho que la también cantante había contraído nupcias en el archipiélago de Los Roques, un paradisíaco destino del Caribe venezolano. Era junio cuando desde Miami se aseguraba que los festejos habrían durado dos días y tenido un coste de 16 millones de dólares. No fue así, y el asunto fue motivo de burla tanto por parte de Diosdado Cabello en su programa de televisión semanal, como por la propia Daniella en sus redes sociales.

La verdad es que en mayo de 2019 el anillo de compromiso llegó a las manos de la muchacha de 27 años con el sí que le contestó a Omar Acedo, cantante y productor musical, de 35 años de edad en ese momento. A finales de noviembre se concretó la unión civil y un mes más tarde la boda eclesiástica, en el Círculo Militar de Caracas, un club social para militares creado por la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en los años 50 y que está enclavado en Fuerte Tiuna, el principal cuartel de la capital venezolana.

La confirmación ocurrió con una fotografía de la pareja tomada en el Patio de Honor de la Academia Militar de Venezuela, el lugar donde los oficiales reciben su sable al graduarse para servir a la patria. Según testimonios de uniformados recogidos por la periodista Sebastiana Barráez, conocedora de la fuente castrense, el asunto no cayó bien.

«El mensaje que Cabello Rondón le envía a la Fuerza Armada es que es el dueño de una institución que en realidad le pertenece al país. A muchos de los militares no nos gustó; porque él lo que quiso es decir que esa Academia Militar la puede usar su familia a capricho, lo que es impropio», dice uno de los que declara, protegiendo su identidad.

Objetivo: evitar filtraciones

De la celebración de la boda no ha habido más testimonios, registros o detalles. Se cuenta que los invitados debieron acudir sin teléfonos móviles para evitar filtraciones o imágenes. Hasta ahora, apenas algunas fotografías profesionales, sin créditos del autor, han sido difundidas en las cuentas Instagram de ambos integrantes de los ahora esposos.

La carrera como cantante de Daniella también ha tenido momentos estelares en actos oficiales y tarimas patrocinadas por el Estado, incluyendo la inauguración de una fábrica de bloques, el 60º cumpleaños de Hugo Chávez y el Festival Suena Caracas (cuya participación en 2014 fue abucheada, según una reseña de «El Universal», que luego fue censurada).

Pisó escenarios internacionales como el del teatro Karl Marx de La Habana o la «ExpoVerdad» en Madrid en 2015, donde se alababan los logros de la llamada revolución bolivariana. Hasta ahora nunca ha tenido un concierto «normal», con entradas y cartel.

El impulso artístico que comenzó en 2014 llegó gracias a su relación con Omar Acedo, ex integrante de la agrupación «Calle Ciega», convertido en solista posteriormente y quien se ha manifestado como simpatizante del chavismo, al menos, desde 2012. En aquel año, acompañó a Chávez cantando en los escenarios de actos de la última campaña electoral del líder bolivariano. Tras su muerte, compuso el tema «Chávez seguirá contigo», que se lo dedicó a la hija María Gabriela Chávez.

Acedo no solo es artista, sino también empresario. Según el Servicio Nacional de Contratistas (RCN) tiene 40% de las acciones de Chévere Television, C.A, empresa creada en el año 2013, donde él se encarga de la presentación, publicidad y mercadeo de artistas, conciertos y juegos deportivos.

Fue la compañía que organizó la última gira en Venezuela de Carlos Vives y fue la productora del vídeo promocional de la Fitven 2014, sin haber pasado por una licitación o contar con un registro nacional de contratista actualizado, requisitos indispensables. Allí arrancó su relación con Daniella, y lo que comenzó como un enlace profesional terminó siendo sentimental.

La pareja más famosa del status quo chavista

En todo caso, se trata de la pareja juvenil más famosa del status quo chavista, una que comenzó a dar de qué hablar en 2014 cuando se presentó en público. Entonces, Daniella era una desconocida para el gran público, la hija de Diosdado Cabello -entonces presidente del parlamento venezolano- y Marleny Contreras, una diputada del chavismo que luego fue ministra de Turismo de Nicolás Maduro.

Pero pronto el impulso del poder le elevaría el perfil público. Ella quería ser cantante profesional. En entrevistas ha dicho que: “Yo he cantado toda mi vida, hacía shows a la mitad de la sala de la casa, me fascina la música”. Y desde 2015 el asunto se ha ido profesionalizando, aunque nunca alejada de lo partidista.

El 24 de marzo de 2015 se publicó una versión en inglés del tema “Imagine”, de John Lennon -cuyos derechos de uso son férreamente custodiados por su viuda Yoko Ono- que Daniella Cabello entonaba. El estreno del videoclip ocurrió durante un programa de televisión semanal que encabezaba el propio Nicolás Maduro por toda la red de medios públicos venezolanos. Tres días antes, la cantante había compartido en su cuenta de Instagram una selfie tomada en el estudio de grabación “La Fábrika”, propiedad de Omar Acedo, haciendo referencia a la pieza.

Era apenas la sexta interpretación vocal de Daniella Cabello, cuyo repertorio tenía temas como “Gotas de lluvia” o “Invencible”, ambas dedicadas al fallecido Hugo Chávez, además del tema promocional de la Feria Internacional de Turismo de Venezuela (Fitven) 2014 escrito por Acedo -que llegó a ser emitido en cadena nacional obligatoria por todos los canales de TV del país-; otra canción que aún usa el gobernante partido PSUV -cuyo jefe político es Diosdado Cabello- y algunas canciones que suelen escucharse en el programa Con el mazo dando, que tiene su padre en la pincipal televisora estatal.

Estudios universitarios sin terminar

Entonces, Daniella Cabello era una estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela. Tenía inteligencia, competencia y responsabilidad, según uno de sus profesores. Nunca terminó la carrera. Su faceta artística le ocupó todo el tiempo desde que se hizo figura pública en 2015, no solo como cantante: ha sido presentadora de televisión y de documentales oficiales, conductora de programas de radio en emisoras estatales y siempre acompaña a su padre en las transmisiones televisivas y radiofónicas que tiene varios días a la semana.

Desde hace años promete una canción propia no relacionada a la política o al Gobierno chavista, pero no llega. Han pasado casi cinco años desde que se supo que la carrera solista de Daniella formalmente iniciaría con una canción de estilo tropical, cercana al merengue, con producción de Omar Acedo, según cuenta un amigo de los artistas, que escuchó la maqueta. «En Cuba compartieron con un arreglista local muy popular. Un joven baladista de La Habana con el que Omar ha conversado para trabajar en temas chéveres», dijo la fuente. Se trata de Baby Lores, quien fungió como director musical del espectáculo que financió la estatal petrolera PDVSA en la isla antillana en abril de 2014.

Pero tal pieza no ha visto la luz. Tampoco ha habido una producción musical completa ni un desarrollo artístico más allá de la sombra de su padre y, en tal caso, de su esposo. Por ahora, Cabello es una «celebrity» de la revolución. Acedo, en cambio, sigue activo produciendo canciones, como «El aguardiente», publicado en el último trimestre de 2019.