Brexit: Un acuerdo comercial muy lejano

Reino Unido y la UE retoman negociaciones, pero ¿es factible alcanzar un acuerdo comercial en plena pandemia y antes de finales de año?

La crisis del coronavirus ha dejado en un segundo plano a la otra gran crisis de nuestro tiempo, el Brexit. El miércoles, los equipos negociadores de la Unión Europea y Reino Unido retomaron las conversaciones, eso sí, por videoconferencia. Se han marcado un nuevo calendario que según algunos expertos podría ser muy poco realista. Con todo, el Gobierno británico insiste en que no tiene intención de pedir una prórroga del periodo de transición del Brexit, que finaliza el próximo 31 de diciembre.

Preguntamos a Philip Catney, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Keele, por el futuro acuerdo post Brexit, para quien ya antes de que se desatara el brote de Covid-19 era un hecho muy poco probable. ¿Forzará la pandemia una extensión del periodo de transición post-Brexit?

-¿Llegarán a un acuerdo Reino Unido y la UE antes de finales de año?

-Ya era muy poco probable antes de la crisis del coronavirus que un acuerdo comercial comprensible pudiera alcanzar antes de final de 2020. Cabe recordar que la decisión de pedir una prórroga debe acordarse antes de principios de julio, lo que parece cada vez más improbable.

-Normalmente se tardan años en cerrar acuerdos comerciales entre países. ¿Es realista pensar que ocurrirá en 2021? ¿Ante la pandemia podría prorrogarse el periodo de transición?

-El acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE siempre iba a ser difícil debido a la ambición del Gobierno británico de progresivamente desalinearse de los estándares de la UE, pero con acceso al sector financiero británico al mercado único. La Unión Europea no estará de acuerdo en esa estrategia de Boris Johnson que pretende una cosa y la contraria. En cuanto a una prórroga, incluso si algunos simpatizantes del Brexit reconocen que debido a la crisis del Covid-19 se necesitará una extensión de al menos un año. Extrañamente, el Gobierno británico ha intentado sonar como que se quería mantener en el plan y fechas originales. Pero esto es un modo de subrayar a los «brexiters» que cualquier prórroga solo se acordará por las extremadamente difíciles circunstancias tanto en Reino Unido como en la UE.

-¿Cuáles son los otros obstáculos?

La libertad de movimientos y los derechos de los ciudadanos seguirán siendo un escollo. Cuando Theresa May era primera ministra, el Gobierno británico estaba por la labor de garantizar los derechos de los ciudadanos comunitarios que llegaran a Reino Unido antes del final del periodo de transición. Sin embargo, Johnson y sus asesores parecen menos dispuestos a esto, pues creen que esto otorga al Gobierno británico algo de ventaja durante las negociaciones.

Los acuerdos comerciales que el Gobierno británico está buscando cerrar con otros países van a ser conflictivos bajo los estándares de la UE. Por ejemplo, permitir alimentos genéticamente modificados de Estados Unidos en el sistema alimentario británico chocará con la hostilidad comunitaria respecto a esta tecnología.