La Policía de Sídney pide a una joven que se quite un tampón durante un cacheo

Una investigación interna a raíz de varias demandas ciudadanas descubre prácticas abusivas de los agentes australianos en 2019

FILE PHOTO: Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) in Sydney
Jóvenes disfrutan de la playa Bondi en Nueva Gales del Sur en AustraliaLoren ElliottReuters

La policía de Sydney le pidió a una mujer joven que se quitara el tampón durante un cacheo, según una revisión de la Policía. Es uno de los casos de mala conducta policial puesto de manifiesto en el curso una investigación sobre cinco controvertidos registros en Sydney en 2019.

La mayoría tuvo lugar en festivales de música y dejó a dos ciudadanos de a pie humillados y degradados por los agentes, según el informe. La policía de Nueva Gales del Sur aseguró que tomaría en consideración las conclusiones del informe.

La investigación sobre la Comisión de Conducta de la Aplicación de la Ley solicitó a la Policía que se disculpase con una de las víctimas y confirmó que en otro caso de abuso policial el agente había sido suspendido del servicio.

Demandas de los padres

Los episodios se revisaron después de que los padres de las jóvenes hubieran presentado una queja o hubieran difundido su historia en los medios de comunicación. Las preguntas sobre la legalidad de estas prácticas policiales todas ellas amparadas en la lucha contra el tráfico y consumo de drogas son un problema “recurrente”, según el informe.

En una instancia en enero de 2019, la policía registró a dos mujeres jóvenes en las afueras de un casino de Sydney; un oficial le pidió a una que se quitara el tampón. El informe “revela una falta de claridad con respecto a la legalidad de la solicitud de los agentes”.

Este hallazgo provocó una revisión de otros casos en los que se presentaron demandas por la conducta policial y que además no se encontraron señales de abuso de drogas y otras sustancias. En otro caso, a una cantante en el festival Secret Garden se le ordenó que se bajara la ropa interior y se inclinara ante los agentes que se dirigieron a ella sin profesionalidad e incluso se rieran de ella, según el informe.

Prácticas más allá de la ley

A otra mujer en un lugar de striptease le obligaron a ponerse en cuclillas y toser sin procurarle la privacidad adecuada. El informe concluye que la Policía no sabe como proceder dentro de este tipo de locales. Hace un año se presentó un manual de conducta policial.

Pero los casos denunciados plantean interrogantes sobre la legalidad de las prácticas, la presión para realizar las redadas de drogas, la mala comunicación y la rudeza de los registros.

¿Son legales los cacheos? Según la ley australiana, la policía solo puede llevar a cabo este tipo de inspecciones si “la gravedad y la urgencia de las circunstancias” lo exige. También deben realizar la búsqueda menos invasiva posible. Es ilegal registrar en áreas genitales o cavidades corporales. En el caso de menores, un padre o tutor debe estar presente, a menos que sea necesaria una búsqueda inmediata para proteger a la persona o evitar la destrucción de evidencia. Pero las acusaciones de tácticas agresivas de búsqueda corporal por parte de la policía han causado controversia.

El año pasado, una investigación interna descubrió que a un niño de 14 años se le exigió que mantuviera sus genitales expuestos a la Policía en una de al menos 25 búsquedas de cintas potencialmente ilegales en un festival de música adolescente. Un oficial dijo a esa investigación que los cacheos en festivales eran necesarios debido a las preocupaciones sobre el uso de drogas, después de que varios jóvenes murieran por sobredosis. Esto provocó llamamientos a soluciones alternativas, como instalaciones de prueba de píldoras.