Internacional

Draghi “salva” el invierno de los italianos y firma con Argelia un contrato de 4.000 millones

Italia sustituye a España como socio preferente del país magrebí en el sur de Europa

El primer ministro italiano, Mario Draghi, podría confirmar mañana su renuncia al Gobierno después de la crisis abierta en su Ejecutivo tras el rechazo del principal socio de la coalición a votar una moción de confianza. El presidente de la República, Sergio Mattarella, solicitó al economista que pospusiera su dimisión --anunciada la semana pasada-- para ganar tiempo y salvar un importante acuerdo comercial con Argelia. Y este lunes, con el destino de Italia en el limbo, el ‘premier’ firmó un contrato de 4.000 millones de dólares que garantiza el suministro de gas argelino a los italianos el próximo otoño y desplaza a España como socio preferente en el sur de Europa.

Draghi visitó la capital de Argelia junto a una importante delegación del Gobierno transalpino, que incluyó a los ministros de Asuntos Exteriores, de Interior, de Justicia y de Transición Ecológica y confirmó “una asociación privilegiada” con el país magrebí en el sector energético, que lo convierte “en el principal proveedor de gas nuestro país”, según confirmó el primer ministro italiano durante la conferencia de prensa conjunta con el presidente argelino, Abdemadjid Tebboune.

Italia importa cerca del 90% del gas que consume y hasta hace unos meses casi el 40% procedía de Rusia. Sin embargo, la invasión de Ucrania y el temor al chantaje energético del Kremlin, que está cerrando el grifo a los países considerados “hostiles” en venganza por las sanciones de la Unión Europea, hizo que Roma buscara alianzas alternativas para asegurarse el abastecimiento energético y reducir su dependencia de Moscú. La buena reputación internacional del primer ministro italiano, que podría tener sus horas contadas al frente del Ejecutivo transalpino, ha conseguido en apenas unos meses reemplazar a Rusia como principal proveedor de gas.

Argelia intensificará el suministro de gas a Italia a través del gasoducto Transmed que llega a Sicilia vía Túnez. La empresa de hidrocarburos argelina Sonatrach anunció que aumentará sus envíos de gas al país transalpino a partir de los próximos días con 4.000 millones de metros cúbicos adicionales, que se suman a los cerca de 14.000 millones suministrados en lo que va de año. Un incremento que representa un 113% de los volúmenes previstos y que el país magrebí espera aumentar hasta los 6.000 millones de metros cúbicos antes de 2023. El envío se realizará a través de la petrolera italiana ENI, controlada un 30% por el Tesoro italiano, que se ha convertido en la principal empresa energética internacional en Argelia.

Socio comercial clave

El país magrebí se ha convertido en un socio comercial clave para Roma, pero el importante acuerdo energético es también una oportunidad para ellos, que aspiran a convertirse en “uno de los proveedores de Europa con energía solar y eléctrica”, como reconoció el presidente argelino.

El fortalecimiento de las relaciones comerciales entre Italia y Argelia podría ser el epílogo de los 17 meses de Mario Draghi al frente del Gobierno italiano. Con los deberes hechos, el ex presidente del Banco Central Europeo comparecerá este miércoles en el Parlamento para someterse a una moción de confianza, aunque es probable que su decisión de seguir o no al frente del Ejecutivo no dependa del resultado de la votación, que se espera supere sin dificultades.

El primer ministro italiano ha defendido siempre que no encabezará un Gobierno del que no forme parte el Movimiento Cinco Estrellas, pero los ‘grillinos’ están divididos y no se excluye que en las próximas horas se produzca una nueva desbandada de disidentes contrarios al órdago lanzado por su líder, Giuseppe Conte.

Y mientras aumenta la tensión entre los partidos políticos a la espera de la decisión del ‘premier’, que podría precipitar unas elecciones anticipadas en otoño que sólo favorecen a los ultraderechistas de Hermanos de Italia, se multiplican en todo el país los llamamientos para que ‘Súper Mario’ permanezca en Palazzo Chigi hasta 2023. Rectores de universidades, asociaciones profesionales, ambientalistas y organizaciones empresariales, entre otras, se unieron a la petición lanzada por más de 1.300 alcaldes para que el primer ministro no abandone el barco en medio de la tempestad. “En un momento histórico como el que vivimos, Italia no puede quedarse sin una guía autorizada y segura como la del presidente Mario Draghi”.