¿Cómo es un hombre atractivo?

El verdadero encanto masculino se encuentra en la personalidad y los aspectos sociales. Estos son los rasgos que aman las mujeres de los hombres.

El sentido del humor es más atractivo que un físico sin más.
El sentido del humor es más atractivo que un físico sin más. FOTO: @josereyact

¿Qué hace atractivo a un hombre? Cuando nos plantean esta pregunta, lo primero en lo que piensa el cerebro masculino es en los rasgos físicos: alto, musculoso, ojos de tal color… y ahí empieza el primer error. Esta pregunta nunca tendrá una única respuesta, pues como dice el refrán, para gustos están los colores. Además, sería más apetecible encontrar un hombre perfecto en una biblioteca que en un gimnasio.

Y es que las mujeres buscan, más allá de un cuerpo, un compañero que atraiga por su carácter, personalidad y habilidades sociales y psicológicas. Por poner un ejemplo, según estudio que ha hecho el sitio beslifeonline con más de mil mujeres con edades comprendidas entre los 21 y los 54 años, tan solo el 13% declaró sentirse atraída por los músculos mientras que el 66% reconoció querer a su lado un hombre que tenga valores morales.

Y entonces ¿hay alguna regla general que haga atractiva a una persona? Podemos hablar de sentido de humor, estilo vistiendo, educación, inteligencia… ¿pero qué separa a alguien atractivo de alguien repulsivo?

Hablemos del físico

Los antiguos griegos ya desarrollaron la teoría (que se sigue manteniendo en la actualidad) de que la belleza se encuentra en la proporción y en la armonía. Más allá de ojos verdes o cabello castaño, la conclusión de un estudio publicado por la Royal Society Open Science fue que lo que hace más atractivo a un hombre no está en su rostro sino en sus piernas.

Esta percepción se basa en un sistema de juicio evolutivo, ya que nuestro inconsciente, al igual que hace que las mujeres con grandes caderas se consideren más fértiles, hace que relacione a las personas con extremidades demasiado cortas con enfermedades como la diabetes tipo II. De hecho, las piernas demasiado cortas o demasiado largas hacen que un hombre se catalogue, directamente, como feo.

Los rasgos ideales en un hombre

Las mujeres no necesitan compañeros empeñados en demostrar lo varoniles o heroicos que son. No necesitan príncipes que acudan a rescatarlas porque ya saben salvarse ellas solas y bajarse la luna y domar todos los dragones de los cuentos. Tan solo buscan hombres que sepan ponerse a su nivel y sepan tratarlas de manera equitativa y respetuosa.

Fomentar la comunicación abierta. Discutir es necesario, pero respetando siempre a la otra parte y sin violencia ni gritos.

El respeto. Una mujer no quiere sustituir al mejor amigo de su pareja, pero sí sentir que este la trata con la misma deferencia que le daría a él. El stealthing estaría en la antípoda del respeto.

Madurez emocional. Es importante comportarse como un adulto, sin rabietas o arrebatos movidos por caprichos.

Honestidad. La duda socava cualquier relación hasta volverla tóxica. Si se está en una relación, que se sepa. Y si no, también.

Ser un equipo. Hacer sentir que las dos partes de una relación son un soporte la una con la otra es uno de los principales valores de una pareja.

Empatía. Una mujer quiere sentir que su compañero la escucha de manera activa, la comprende y considera sus sentimientos.

Sexo. Es un pilar fundamental en una relación, pero nunca puede ser lo único que sustente a una pareja. Tiene que ser consensuado y optimo para los dos.

Seguridad y sentido del humor. Son las dos cualidades que más valoran las mujeres a la hora de escoger compañero de aventuras. Incluso por encima del bienestar económico.

Habilidades prácticas. Saber cocinar, limpiar la casa, poder peinar a una niña… es decir, una persona inclusiva que no divida los roles en masculino y femenino.

Que sepa sacarse partido. No chicos, el chándal ya no sirve como excusa de la pandemia, pero cuidarse físicamente y vestirse con estilo os hace ganar muchos puntos.

¿En resumen? Los hombres atractivos son conscientes de sus defectos y virtudes y se esmeran por seguir siendo curiosos y con ganas de aprender. La empatía, el sentido del humor y la comprensión es vital para afrontar los problemas de la vida y canalizar positivamente todos los contratiempos. Tener seguridad en uno mismo es una cualidad muy preciada y si hacéis reír a vuestra pareja, tenéis ganado el cielo (y su corazón).