De marquesa a DJ: Tamara Falcó disfruta de la noche madrileña como toda una diva con top halter y pantalón de cuero

¿Quién se apunta a copiarla esta noche de sábado?

Tamara Falcó posa como DJ en la discoteca de su novio.
Tamara Falcó posa como DJ en la discoteca de su novio. FOTO: @tamara_falco

No hay día que Tamara Falcó no nos sorprenda. Ni las notas de Isa Pantoja nos sorprenden tanto como ella. Y es que la marquesa de Griñón no baja el ritmo ni en viernes noche. Después de unas semanas de múltiples viajes desde que se anunciara la grabación de su serie con Netflix, de París a Nueva York, ayer la hija de Isabel Preysler disfrutó de la noche madrileña antes de celebrar este mismo sábado el cumpleaños de su madre. ¿Cómo lo hace para estar tan estupenda? No lo sabemos, pero lo que tenemos claro es que anoche Tamara Falcó lo dio todo en la nueva discoteca en pleno corazón de Madrid de su novio Íñigo Onieva. Y es que ya lo dijo ella misma en su documental de Amazon Prime Video, que el joven empresario sacaba de ella su parte más alocada y divertida. Ahora haciendo de DJ.

Íñigo Onieva ha sido el encargado de compartir una fotografía de Tamara Falcó en sus Stories de Instagram donde la marquesa lo está dando todo en su nueva faceta como DJ (de postureo) de su discoteca Lula Club. ¿No has ido aún? Pues sin duda es el local de moda de la noche madrileña y de lo más variopinto. Eso sí, la decoración es una fantasía.

Tamara Falcó posa como DJ en la discoteca de su novio.
Tamara Falcó posa como DJ en la discoteca de su novio. FOTO: @ionieva

¿Lo que más nos gusta? El lookazo de Tamara Falcó que se lo vamos a copiar esta misma noche de sábado. Top de cuello halter satinado en tono amarillo (casi dorado) y unos pantalones de piel tan en tendencia. Y que mejor para lucir este tipo de escote que una coleta baja.

Una fotografía que también acaba de publicar Tamara Falcó en forma de post en su cuenta de Instagram después de que Íñigo la hubiera publicado esta mañana en sus Stories de Instagram. Lo que está claro es que anoche lo pasaron de maravilla.